La mayoría de los accionistas de candanchú firma la opción de venta a un grupo aragonés

Un grupo de esquiadores, en la zona de Pista Grande de la estación de Candanchú Un grupo de esquiadores, en la zona de Pista Grande de la estación de Candanchú Laura Zamboraín

Los principales accionistas de la estación de Candanchú han firmado ya la opción de venta vinculante con el grupo empresarial aragonés que lideran las familias Yarza, Alierta y Forcén, que hace justo tres meses presentó una oferta de adquisición del 100% del capital social de Explotaciones Turísticas de Candanchú (Etuksa).

Fuentes de Etuksa aseguraron que el acuerdo, firmado el pasado jueves, garantizará a la nueva propiedad ostentar el 52% de las acciones cuando se oficialice la compraventa, prevista para el próximo mes de octubre. Para entonces, ya se conocerán las conclusiones de la auditoría de la sociedad que se va a encargar ahora (denominada técnicamente en el sector como ‘due diligence’) y, salvo que haya sorpresas, se ejecutará la opción de venta vinculante.

La junta general de accionistas tendrá la última palabra cuando se reúna el 20 de septiembre. Según los estatutos de Etuksa, cualquier socio puede ejercitar el derecho de tanteo y quedarse con las acciones que ha pactado comprar el citado grupo empresarial aragonés si iguala su precio. Sin embargo, nadie considera que se pueda dar este caso, puesto que los 25 accionistas mayoritarios de Etuksa han firmado la opción de venta. «Difícilmente un socio minoritario va a querer liderar el proyecto», señalaron.

Las condiciones de adquisición son las mismas que se dieron a conocer a los socios por escrito en el mes de abril y pasan por el desembolso de 1.750.000 euros en un plazo de siete años y la entrega de otros 500.000 euros en especie, a través de la entrega de forfaits a los titulares de las acciones en proporción a sus participaciones.

La oferta económica supone un 72,5% del capital social de Explotaciones Turísticas de Candanchú, que estaba condicionada a la adquisición de un paquete de acciones que garantice el control de la sociedad, además de asegurar la mayoría de la representación en el consejo de administración. Igualmente, se establecía la necesidad de que los socios que vendan asuman cualquier tipo de contingencia de Etuksa previa a la operación mediante la constitución de avales.

Varios de los accionistas de peso que han firmado consideraron que lo «previsible» es que los minoritarios también acaben vendiendo al grupo aragonés el resto de la propiedad, que está muy atomizada. En total, hay 380 accionistas y solo los 25 que han firmado la opción de venta vinculante representan casi el 52% del capital social. La intención de los compradores, que acaban de constituir la sociedad Ibernieve Aragón para ello, es ostentar la mayoría de las acciones, algo que tendrán garantizado cuando se oficialicen las escrituras en octubre.

Varios de los accionistas están a la espera de conocer los planes de Ibernieve Aragón para tomar una decisión al respecto, aunque son conscientes de los graves problemas de liquidez de la sociedad, que tiene una deuda de más de seis millones de euros. El vencimiento de los pagos con los 150 acreedores con los que se pactó un calendario de desembolsos no dejan el más mínimo margen de maniobra a la sociedad «con una falta de liquidez absoluta».

Otros apuntan que la estación del valle del Aragón podría ser rentable en cuestión de un año si se hace una mínima inversión, que estiman en tres millones de euros. «Si hacen bien las cosas, le pueden dar la vuelta a la situación en cinco años», opinaron.


Heraldo de Aragón

La mayoría de los accionistas de Candanchú firma la opción de venta a un grupo aragonés

Las familias Yarza, Alierta y Forcén lideran la oferta, que en tres meses se ejecutará tras auditarse la estación de esquí

Los principales socios de Etuksa firman el acuerdo, al que se prevé se sumen el resto

Los principales accionistas de la estación de Candanchú han firmado ya la opción de venta vinculante con el grupo empresarial aragonés que lideran las familias Yarza, Alierta y Forcén, que hace justo tres meses presentó una oferta de adquisición del 100% del capital social de Explotaciones Turísticas de Candanchú (Etuksa).

Fuentes de Etuksa aseguraron que el acuerdo, firmado el pasado jueves, garantizará a la nueva propiedad ostentar el 52% de las acciones cuando se oficialice la compraventa, prevista para el próximo mes de octubre. Para entonces, ya se conocerán las conclusiones de la auditoría de la sociedad que se va a encargar ahora (denominada técnicamente en el sector como ‘due diligence’) y, salvo que haya sorpresas, se ejecutará la opción de venta vinculante.

La junta general de accionistas tendrá la última palabra cuando se reúna el 20 de septiembre. Según los estatutos de Etuksa, cualquier socio puede ejercitar el derecho de tanteo y quedarse con las acciones que ha pactado comprar el citado grupo empresarial aragonés si iguala su precio. Sin embargo, nadie considera que se pueda dar este caso, puesto que los 25 accionistas mayoritarios de Etuksa han firmado la opción de venta. «Difícilmente un socio minoritario va a querer liderar el proyecto», señalaron.

Las condiciones de adquisición son las mismas que se dieron a conocer a los socios por escrito en el mes de abril y pasan por el desembolso de 1.750.000 euros en un plazo de siete años y la entrega de otros 500.000 euros en especie, a través de la entrega de forfaits a los titulares de las acciones en proporción a sus participaciones.

La oferta económica supone un 72,5% del capital social de Explotaciones Turísticas de Candanchú, que estaba condicionada a la adquisición de un paquete de acciones que garantice el control de la sociedad, además de asegurar la mayoría de la representación en el consejo de administración. Igualmente, se establecía la necesidad de que los socios que vendan asuman cualquier tipo de contingencia de Etuksa previa a la operación mediante la constitución de avales.

Varios de los accionistas de peso que han firmado consideraron que lo «previsible» es que los minoritarios también acaben vendiendo al grupo aragonés el resto de la propiedad, que está muy atomizada. En total, hay 380 accionistas y solo los 25 que han firmado la opción de venta vinculante representan casi el 52% del capital social. La intención de los compradores, que acaban de constituir la sociedad Ibernieve Aragón para ello, es ostentar la mayoría de las acciones, algo que tendrán garantizado cuando se oficialicen las escrituras en octubre.

Varios de los accionistas están a la espera de conocer los planes de Ibernieve Aragón para tomar una decisión al respecto, aunque son conscientes de los graves problemas de liquidez de la sociedad, que tiene una deuda de más de seis millones de euros. El vencimiento de los pagos con los 150 acreedores con los que se pactó un calendario de desembolsos no dejan el más mínimo margen de maniobra a la sociedad «con una falta de liquidez absoluta».

Otros apuntan que la estación del valle del Aragón podría ser rentable en cuestión de un año si se hace una mínima inversión, que estiman en tres millones de euros. «Si hacen bien las cosas, le pueden dar la vuelta a la situación en cinco años», opinaron.

La plantilla señala que es «bueno para la estación y para el valle»

Los trabajadores de la estación de Candanchú siguen los avances en la compraventa de Etuksa con «expectación», aunque el presidente del comité de empresa, Juan Antonio Rodríguez, manifestó ayer a este diario que la entrada de los nuevos accionistas es «bueno para la estación y para el valle del Aragón» tras sufrir «cuatro años de penurias».

Rodríguez consideró que el grupo empresarial aragonés que ya tiene firmada una opción de compra sobre el 52% de Etuksa «viene con interés de meterse fuerte en el mundo de la nieve», con lo que es una garantía para el futuro. Además, recordó que la familia Alierta proviene y mantiene casa en Villanúa. «César Alierta viene mucho por aquí», añadió.

La plantilla ya ha trasladado su interés por reunirse con los empresarios para conocer sus intenciones y planes para la estación. Hace tres meses, el presidente del comité aseguró que solo se hacía el mantenimiento básico, el obligatorio, y había escasez de material y de plantilla, por lo que no se podía seguir en estas condiciones durante mucho tiempo.

1928

La estación de Candanchú se convirtió en la decana del Pirineo al abrir al público en 1928 y cuenta en la actualidad con un dominio esquiable de más de medio centenar de kilómetros.

PROPIEDAD

Explotaciones Turísticas de Candanchú está participada por cerca de 380 accionistas, aunque la mayoría de su capital (concretamente, un 52%) está en manos de 25 socios. Junto a la vecina estación de Astún, son las únicas que no forman parte del grupo aragonés de la nieve, Aramón.


RADIO HUESCA

Los Yarza, Alierta y Forcén se garantizan la compra de la mayoría de las acciones de Candanchú

El grupo empresarial aragonés liderado por las familias Yarza, Alierta y Forcén continúa avanzando en la compra de las acciones de Candachú. En las últimas horas, los accionistas mayoritarios de Etuksa, sociedad gestora de la estación, han dicho sí y han firmado la opción de venta. De esta forma, este grupo de empresarios se asegura la adquisición de al menos el 52% de las acciones cuando se haga oficial la compraventa en torno al mes de octubre.

La deuda actual de la estación es de 5,1 millones, un millón y medio menos de los que había cuando se cerró el acuerdo con los acreedores para salvar la quiebra de la sociedad hace dos años. Los mayores acreedores son las administraciones públicas, a las que se debe 2,3 millones, seguidas por las entidades financieras, con otros 1,6.

Los accionistas aprobaron el pasado 30 de abril las cuentas de la pasada temporada, que se cerró con un saldo positivo de 680.000 euros. Sin embargo el resultado de explotación sigue siendo negativo y la estación arroja unas pérdidas de 458.000 euros (2013/2014). Desde Etuksa se consideran unos resultados que permiten, poco a poco, mirar con más optimismo el futuro.


DIARIO DEL ALTOARAGON

Los principales accionistas firman una opción de venta de Candanchú

El acuerdo permitirá al grupo liderado por las familias Yarza, Alierta y Forcén obtener el 52% de las acciones

La Junta General de Accionistas de Explotaciones Turísticas de Candanchú (Etuksa) se pronunciará el próximo 20 de septiembre sobre la venta de la estación de esquí del valle del Aragón al grupo empresarial aragonés liderado por las familias Yarza, Alierta y Forcén. Y lo hará después de que esta semana, los principales accionistas del centro invernal hayan firmado la opción de venta vinculante con el grupo empresarial citado, que con anterioridad había presentado una oferta de adquisición del cien por cien del capital social de Etuksa, informó en su edición de ayer Heraldo de Aragón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.