La expansión de cerler costará unos 400 millones

Aramón considera que el proyecto de ampliación que permitirá convertir la estación de Cerler en el mayor destino esquiable de toda España requiere una inversión de unos 400 millones de euros. Según los cálculos del grupo aragonés de la nieve, la mitad de ese dinero -200 millones- se destinará a extender las pistas por el sector de Castanesa. El de Aneto requerirá otros 100 millones y las zonas de Isábena y de Ardonés, 50 millones cada una.

Estos y otros muchos datos se detallan en la memoria que Montañas de Aramón envió a distintos ayuntamientos e instituciones -entre ellos, el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón- para obtener la declaración de interés supramunicipal de este ambicioso proyecto. Las cifras de inversión que aparecen en ese documento incluyen tanto los gastos que conllevará la ampliación del dominio esquiable de Cerler como los necesarios para dotarle de nuevos accesos y conectarlo a las redes generales de agua y luz.

Hay que recordar que, de momento, la ampliación de Cerler se encuentra en fase de anteproyectos y debe recibir todos los permisos ambientales y urbanísticos. Esto significa que las actuaciones planteadas por Aramón pueden sufrir muchos cambios aunque finalmente salgan adelante -el holding calcula que su tramitación administrativa durará 18 meses-.

Pese a todo, la memoria redactada por Aramón permite hacerse una idea de la magnitud de la empresa, sobre todo si se tiene en cuenta que la inversión acometida por la empresa mixta participada por la DGA e Ibercaja para convertir Formigal en una de las mejores estaciones del Pirineo rondó los 100 millones de euros, cuatro veces menos que la que se plantea ahora en la Ribagorza.

De esos 400 millones, la creación de las nuevas zonas de esquí absorbería algo más de 300: 134 para remontes, 77 para el acondicionamiento de pistas, 26 para los sistemas de innivación artificial, 16 para los edificios de servicios, 14 para la restauración medioamiental del dominio esquiable…

A esa cantidad hay que sumarle, siempre en cifras aproximadas, otros 77 millones invertidos en mejorar las carreteras de acceso, construir un telecabina y crear dos aparcamientos; 6 millones para las infraestructuras de conexión con las redes generales de agua y luz ; y 13 millones para los gastos en proyectos, direcciones de obra, tasas y licencias.

En cuanto a su distribución por los cuatro sectores a los que se extenderá la estación, el que más inversión requiere es el valle de Castanesa, donde en realidad se va a crear una nueva estación de esquí con hasta 4.000 viviendas -una parte serán hoteles-. En esa zona se proyectan 23 kilómetros de pistas y 13 remontes con una inversión de 200 millones.

En el sector de Aneto, donde se crearán 18 kilómetros de pistas y 7 remontes, habrá que gastar 100 millones. En Ardonés, la inversión rondará los 50 millones para abrir 16 kilómetros de pistas y 3 remontes; y en la zona de Isábena, otros 50 millones para hacer 9,5 kilómetros de pistas y 4 remontes.

¿Cómo lo pagará Aramón?

La gran incógnita ahora es saber cómo afrontará Aramón este enorme desembolso que, en cualquier caso, se hará por fases. Montañas de Aragón asegura que todas las ampliaciones del dominio esquiable de Cerler las hará con fondos propios, pero el problema es que actualmente el holding acumula una deuda de unos 100 millones de euros.

Además, Aramón no dispone de suelos que puedan ser vendidos a corto plazo, ya que sus terrenos en la urbanización de Cerler están bloqueados por los contenciosos con el Ayuntamiento y con los vecinos. El grupo también tiene parcelas en Panticosa, Sallent y Montanuy, pero no podrán desarrollarse hasta que no se apruebe su plan parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.