La dga da el primer paso para convertir cerler en la mayor estación de españa

HERALDO DE ARAGON

La DGA da el primer paso para convertir Cerler en la mayor estación de España

La ampliación del centro de esquí hacia Castanesa ha sido declarada de interés supramunicipal. Aramón espera iniciar las obras a mediados de 2010, una vez acabada toda la tramitación del proyecto.

El Gobierno de Aragón ha dado el primer paso para ampliar la estación de Cerler hacia el valle de Castanesa y convertirla en el mayor destino esquiable de toda España. El Consejo de Ordenación del Territorio informó favorablemente ayer sobre la declaración de interés supramunicipal del proyecto, un paso que, además de lanzar su tramitación administrativa, la agilizará atendiendo a su «especial importancia» para el interés de la comunidad. Si finalmente la DGA aprueba esta actuación, será el propio Ejecutivo autonómico el que autorice la urbanización de los terrenos en los que Aramón propone crear nuevas pistas.

Según fuentes del grupo, Montañas de Aragón calcula que las primeras obras para la ampliación de Cerler comenzarán a mediados de 2010. Hasta entonces, sus esfuerzos se centrarán en conseguir todas las autorizaciones urbanísticas y ambientales necesarias para poner en marcha un proyecto que prevé dotar a la Ribagorza de unas instalaciones con unos 140 kilómetros esquiables -ahora tiene la mitad-, 107 pistas -frente a las 61 actuales- y 54 remontes -en la actualidad funcionan 18-.

En realidad, la actuación supondrá la creación de una nueva estación de esquí con hasta 4.000 viviendas en el valle de Castanesa, pero tanto esa zona como las otras tres áreas de expansión previstas -el sector de Ardonés, el de Aneto y el de Isábena- estarán unidas entre sí formando un único dominio esquiable.

El principal objetivo que persigue Aramón con este ambicioso proyecto es convertir a Cerler en una estación capaz de competir con cualquier centro de esquí de España. Además, la ampliación por el valle de Castanesa dotará al complejo de un nuevo acceso desde el valle del Noguera Ribagorzana, lo que a su vez permitirá quitar esquiadores a las estaciones catalanas -los remontes de Castanesa estarán a apenas 20 kilómetros de la futura autovía que llevará al valle de Arán-.

La construcción de las nuevas pistas de esquí y de los servicios asociados a ellas se hará por fases. Fuentes de Aramón explicaron que la intención del grupo de la nieve es comenzar por el sector de Castanesa partiendo del collado de Basibé, el punto de unión entre esa nueva área de esquí y las instalaciones actuales de la estación de Cerler.

Puede haber modificaciones

No obstante, las mismas fuentes recordaron que, de momento, todo son propuestas y anteproyectos que pueden variar sensiblemente. «Calculamos que la tramitación de todos los permisos puede durar unos 18 meses -indicaron-. Durante ese tiempo pueden cambiar muchas cosas, entre otras cosas, por las prescripciones ambientales que nos impongan».

Una vez conseguida la declaración de interés supramunicipal, Aramón debe remitir al departamento de Medio Ambiente una memoria ambiental del proyecto como primer paso del largo proceso hasta que el Inaga formule la declaración de impacto ambiental -que será positiva o negativa-.

Además, Montañas de Aragón también tendrá que presentar los anteproyectos y todo tipo de documentación ante la Dirección General de Urbanismo. Los proyectos supramunicipales equivalen a los planes parciales y de urbanización, lo que significa que el holding deberá aportar información sobre planeamiento, impactos, programación temporal, viabilidad económico-financiera…

Esos informes tendrán que ser sometidos a un proceso de información pública de dos meses. También se pronunciará la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio de Huesca y todos aquellos organismos implicados -la CHE, ayuntamientos, consejerías, otras administraciones…-. La aprobación definitiva por parte de Urbanismo solo podrá llegar una vez formulada la declaración de impacto ambiental.


HERALDO DE ARAGON

Según explica Aramón, el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler busca ganar cota y asegurar nieve para la práctica del esquí a principio de temporada, a final y en los años malos. También tiene la ventaja de abrirse a otro valle -el de Castanesa- acercando este destino esquiable a los esquiadores de Cataluña, Valencia y Francia. Para ello, se prevé expandir las pistas por cuatro zonas.

Castanesa

La ampliación por la zona de Castanesa se conectará con el dominio actual de Cerler desde el collado de Basibé y estará unida con el nuevo sector de Isábena por el collado de Tous. Está situada al oeste del término municipal de Montanuy. Se accederá a ella mediante una telecabina directa que saldrá del núcleo de Fonchanina. Contará con una vía de evacuación de alta capacidad que se utilizará como carretera de servicio. Esta ampliación será la que generará mayor impulso socioeconómico en los municipios, principalmente en Montanuy, donde el Plan General de Ordenación Urbana prevé suelo para hasta 4.000 viviendas -parte de ellas serán hoteles-.

Dominio esquiable. Será el sector más grande de los cuatro nuevos. Tendrá 900 hectáreas de dominio esquiable, de las que 123 formarán parte de las pistas.

Pistas. Dispondrá de 25 recorridos más un área 'snowpark'. Entre todos sumarán 23,9 kilómetros esquiables.

Remontes. Al ser la más amplia, será también la zona con más remontes. Tendrá 12: cuatro telesillas desembragables de alta capacidad, dos telesillas de pinza fija, una telecabina, un arrastre y cuatro tapices para los esquiadores menos experimentados.
Esquiadores. Podrán disfrutar del esquí en esta nueva zona 3.983 personas.
Aparcamientos. Se ha previsto construir un aparcamiento de 1.300 plazas en Benifons y un edificio-aparcamiento de 500 plazas en Fonchanina.
Edificios de servicios. En el frente de nieve se ubicará el edificio de servicios y acceso a las pistas, que tendrá 9.500 metros cuadrados. Habrá también depósitos de combustible, una depuradora, cinco construcciones destinadas a garajes de telesillas y tres que serán cafeterías y restaurantes. Contará con helipuerto y tres estaciones para el telecabina. 

Ardonés

El sector de Ardonés estará conectado con el dominio actual de Cerler desde el collado de Basibé. Por lo tanto, no dispondrá de acceso rodado ni de aparcamiento para el público en el frente de nieve. Este dominio se localiza íntegramente en el municipio de Benasque. Según Aramón, su elevada altura y su buena orientación permitirán disponer de nieve suficiente para la práctica del esquí desde el principio de temporada. Se espera que esta zona asegure la apertura de la estación en los años de poca nieve.

Dominio esquiable. Esta nueva zona dispondrá de 240 hectáreas de terreno para la práctica del deporte blanco, de las que 66 formarán parte de las pistas.
Nuevas pistas. Tendrá 12 pistas que sumarán un total de 15,9 kilómetros esquiables.
Remontes. Ardonés contará con dos telesillas desembragables y un telesquí.
Esquiadores. El sector estará preparado para recibir a 1.546 deportistas.
Edificios de servicios. Contará con un helipuerto. El edificio de servicios medirá 1.000 metros cuadrados y habrá otras dos construcciones: una para la depuración de aguas y un garaje de sillas.

Isábena

El sector de Isábena estará unido a Cerler desde el pico y el collado de Gallinero, y al futuro sector de Castanesa, por el collado de Tous. No dispondrá de acceso rodado ni de aparcamiento en el frente de nieve. Permitirá crear la ronda del Isábena, un recorrido esquiable apto para cualquier deportista con un nivel de esquí medio, lo que será un elemento diferenciador con respecto a otras estaciones de esquí.

Dominio esquiable. Tendrá unas 250 hectáreas para disfrutar del deporte blanco, de las que 50 formarán parte de las pistas.

Pistas. Conformarán este nuevo sector 8 pistas que tendrán una extensión de 9,6 kilómetros.

Remontes. Darán servicio a las pistas de este futuro sector cinco remontes: dos telesillas desembragables, dos telesquís, y una telesilla de pinza fija.

Esquiadores. El sector tendrá capacidad para recibir a 1.611 esquiadores.

Edificios de servicios. Se construirá una cafetería y restaurante de entre 150 y 300 metros cuadrados con una amplia terraza de hasta 850 metros cuadrados. Habrá garajes de sillas.

Aneto

La zona de Aneto no tendrá conexión con el dominio actual de Cerler, pero sí se unirá con el sector de Castanesa por el valle del Baliera. Será el único sector que dispondrá de acceso rodado y aparcamiento para clientes aprovechando en buena parte el actual acceso desde Aneto al embalse de Llauset. Este sector refuerza la apertura de Cerler al valle del Noguera Ribagorzana con una segunda entrada desde la N-240, la vía que lleva al túnel de Viella.

Dominio esquiable. Tras Castanesa, será el segundo sector en superficie. Tendrá 780 hectáreas, de las que 77 estarán en las pistas.
Pistas. Contará con 9 itinerarios que superarán los 18 kilómetros esquiables.
Esquiadores. El sector estará preparado para 560 deportistas.
Remontes. Siete darán servicio al sector: tres telesillas desembragables, dos de pinza fija, un arrastre y un telecabina.
Edificios de servicios. El edificio de servicios tendrá unos 1.000 metros cuadrados, habrá cuatro garajes de sillas y también una cafetería con restaurante.


EL PERIODICO DE ARAGON

Visto bueno de la DGA a la ampliación de Cerler

Benasque, Bisaurri, Castejón, Laspaúles y Montanuy, beneficiados.

La ampliación de la estación de esquí de Cerler propuesta por Aramón avanza a buen ritmo. El Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón (COTA) ha informado favorablemente el interés supramunicipal de la ampliación de la estación de esquí con el objetivo de ganar cota y asegurar nieve a principio y final de temporada, así como en años de escasez de precipitaciones. Además, el proyecto permitirá abrir la estación a otro valle y conseguir más clientela catalana, valenciana y francesa, según fuentes del Gobierno de Aragón.

Los principales municipios que se verán beneficiados por las diferentes actuaciones son Benasque, Bisaurri, Castejón de Sos, Laspaúles y Montanuy. Otros municipios de la zona, los situados en los valles del Ésera, del Isábena y del Noguera Ribagorzana, también verán mejoradas sus economías indirectamente.

Según fuentes del Ejecutivo autónomo, el proyecto de ampliación persigue convertir a Cerler en una estación capaz de competir con los principales destinos de esquí de España, así como impulsar el desarrollo socioeconómico de los municipios de la Ribagorza Oriental y del valle del Isábena, que hasta ahora apenas se han beneficiado del dominio esquiable de Cerler.

En total, a la estación de esquí de Cerler le supondría una ampliación de 317 hectáreas, con un aumento de unos 70 kilómetros esquiables. El número de pistas será de 55 y se proyecta la instalación de 27 remontes para el funcionamiento de toda la ampliación de superficie esquiable. Los remontes tendrán una capacidad para transportar 46.180 personas por hora. La capacidad de acogida será de 7.700 esquiadores en pistas.

Los aparcamientos para usuarios de la estación, se han planteado siempre en los distintos núcleos habitados actualmente. El proyecto contempla actuaciones en cuatro zonas: sector de Ardonés, sector de Castanesa, que incluirá una nueva vía de alta capacidad que constituirá la actual N-230, sector del Aneto y sector del Isábena.


DIARIO DEL ALTOARAGON

La ampliación de la estación de Cerler, de Interés Supramunicipal

El Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón informa favorablemente sobre el proyecto

 

El Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón (COTA) ha informado favorablemente el Interés Supramunicipal de la ampliación de la estación de esquí de Cerler Aramón, un proyecto que busca ganar cota y asegurar nieve para la práctica de esquí a principios y finales de temporada, así como en años de escasez de nieve, y abrirse a otro valle, acercando la estación aún más a la clientela catalana y valenciana y francesa.

HUESCA.- Los principales municipios que se verán beneficiados por las actuaciones son los que se localizan más próximos a la estación: Benasque, Bisaurri, Castejón de Sos, Laspaúles y Montanuy. Otros municipios de la zona, los situados en los valles del Ésera, del Isábena y del Noguera Ribagorzana, también se verán beneficiados indirectamente.

Según explicó ayer el Gobierno aragonés en una nota de prensa, la ampliación del centro invernal supondrá disponer de 317 hectáreas y de unos 70 kilómetros esquiables más. El número de pistas será de 55 y se proyecta la instalación de 27 remontes para el funcionamiento de toda la ampliación de superficie esquiable. Los remontes tendrán una capacidad para transportar 46.180 personas por hora, y la capacidad de acogida será de 7.700 esquiadores en pistas.

En todos los casos, los aparcamientos para usuarios de la estación se han planteado siempre en los distintos núcleos habitados, según las mismas fuentes.

Los objetivos del proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler son convertirla en una estación capaz de competir con los principales destinos de esquí de España, así como ampliar y mejorar el acceso del público a la estación mediante la apertura de una nueva vía de acceso en el valle del Noguera Ribagorzana.

También se pretende impulsar el desarrollo socioeconómico de los municipios de la Ribagorza Oriental y del valle del Isábena, «que hasta ahora apenas se han beneficiado del dominio esquiable de Cerler».

La propuesta de Aramón de ampliación se concreta en los sectores Ardonés, Castanesa, Isábena y Aneto.

El sector Ardonés, que estará conectado al dominio actual desde el Collado de Basibé, no dispondrá de acceso rodado ni aparcamiento en el frente de nieve para el público, como el resto de sectores. «La aportación clave de este sector radica en su elevada altura y buena orientación, lo que permite disponer de nieve suficiente para la práctica del esquí desde el principio de temporada y asegurar la apertura de la estación incluso en temporadas de escasa innivación».

El área de Castanesa, que conectará desde el Collado de Basibé, contará con acceso directo por telecabina desde el núcleo de Fonchanina. Según el GA, «esta ampliación es en sí misma la que genera mayor impulso socioeconómico en los municipios de la zona, al abrir una nueva vía de acceso cercana a un público que podrá acceder a ella desde la nueva vía de alta capacidad que constituirá la actual N-230».

El sector Isábena, que conecta con la actual estación desde el pico y collado de Gallinero, dispondrá únicamente de una vía de evacuación. Por último, el sector Aneto no tendrá conexión con el dominio actual de Cerler. Se conectaría por el valle del Baliera con el futuro sector Castanesa, y dispondría de acceso rodado y aparcamiento para clientes, aprovechando el actual acceso desde el núcleo habitado de Aneto (Montanuy) al embalse de LLauset. En cualquier caso, este sector sería el último en desarrollarse y solo se prevé a muy largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.