La dga acepta finalmente refinanciar la deuda de 94,9 millones de aramón

HERALDO DE ARAGON

La DGA acepta la refinanciación de la deuda del grupo Aramón tras frenarla  

El endeudamiento llega a 94,9 millones y la negociación con los bancos se prevé cerrar este mes. El Consejo de Gobierno aprobará en unos días la carta de compromiso por más de 9 millones que se le exige ahora.

La situación de las empresas públicas y participadas por la DGA se complica por momentos. Y no se salvan ni las joyas de la corona, ya que el grupo Aramón atraviesa una grave tensión de tesorería como consecuencia de su endeudamiento y de la negativa inicial del Gobierno de Rudi a emitir una carta de compromiso por valor de más de 9 millones de euros exigida por los bancos para refinanciar los créditos. La deuda acumulada, tanto a corto como a largo plazo, asciende a 94,9 millones de euros.

La postura mostrada la semana pasada por la DGA se ha flexibilizado en los últimos días tras haber generado una gran preocupación entre sus socios en el grupo Aramón (Ibercaja comparte el accionado con la DGA a partes iguales). De hecho, fuentes del Gobierno indicaron que la previsión es aprobar ahora las garantías exigidas en el Consejo de Gobierno de la próxima semana, donde se detallarán los términos de la operación.

De manera oficial, todas las partes guardan las formas. La DGA evita referirse a las cartas de compromiso, mientras Aramón e Ibercaja optan por centrarse en lanzar un mensaje de optimismo, dando por hecho que se podrá cerrar la refinanciación este mes. En este sentido, desde el holding de la nieve se subrayó que su viabilidad está fuera de toda duda, ya que genera unos ingresos anuales superiores a los 40 millones de euros y tiene un patrimonio de suelo valorado en más de 130 millones.

La renegociación de la deuda ya estaba «muy avanzada» cuando Luisa Fernanda Rudi accedió al Pignatelli, tal y como se reconoce en la propia auditoría de la DGA que encargó este verano a la Intervención General de la institución. Entre las nuevas cláusulas exigidas se incluye la que obliga a los dos socios a emitir sendas cartas de compromiso para garantizar una ampliación de capital por algo más de 19 millones de euros en caso de que la sociedad no pudiera responder a los pagos con sus recursos ordinarios, los que obtiene con la actividad de las estaciones y otros negocios asociados al sector.

Al Gobierno de Aragón le toca comprometer 9 millones, repartidos entre los próximos tres ejercicios, pero en un principio frenó esta operación ya negociada con los bancos.

El 60% de la deuda, en 3 años Las entidades financieras están dispuestas a refinanciar los 95millones, pero incidieron en la necesidad de recuperar el 60% de esta cantidad en el plazo máximo de tres años, para lo que se llegó a fijar un calendario de amortizaciones. El grupo Aramón estaba de acuerdo, ya que con su plan de negocio se podía afrontar los desembolsos sin mayores problemas, aunque se le ha exigido un compromiso añadido a los socios.

El resto de la deuda, el 40%, vence a largo plazo, por lo que no genera mayores problemas, especialmente para un grupo empresarial que dispone de suelos en varias de sus estaciones pendientes de desarrollo urbanístico (los de Cerler y Castanesa se podrán vender en cuanto se reactive el mercado inmobiliario).

La empresa matriz, Aramón, y las otras cinco sociedades en las que ostenta entre el 80,24% y el 100%, tienen una deuda con entidades financieras de 93,4 millones, a la que sumaba otros 1,5 millones en concepto de contratos de leasing hace solo tres meses.

Los seis créditos contratados por las distintas sociedades del grupo cuentan a su vez con sus respectivas garantías, emitidas por la Corporación Empresarial Pública de Aragón entre julio de 2009 y el pasado mes enero. Estas cartas de compromiso obligan a los dos socios a mantener un 50% del capital, ya sea en solitario o de forma conjunta. «Cuando llega el vencimiento de cada una de las deudas, se renuevan sus compromisos», añade la auditoría. Su refinanciación obliga a dar un paso en las garantías, ya que hasta ahora se limitaban, como indica la propia auditoría, a la permanencia.

La DGA también firmó en julio de 2008 una línea de avales con Barclays Bank por un importe máximo de 12 millones de euros y vencimiento indefinido que debía efectuar Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque, una de las empresas que forma parte del ‘holding’. La operación fue instada por el Ayuntamiento de Benasque y compromete la permanencia del Gobierno aragonés en la matriz Aramón con un 50% de las acciones.  

EL GRUPO

El grupo Aramón se constituyó hace siete años con el objetivo de impulsar el sector turístico de la nieve mediante la explotación de las propias estaciones, así como de complejos hosteleros. La empresa matriz, Aramón, está participada a partes iguales por la DGA e Ibercaja y cuenta con un capital de 137,5 millones de euros. De esta firma cuelgan otras siete: Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque, Formigal, Nieve de Teruel, Panticosa Turística, Castanesa Nieve, Viajes Aragón Esquí y Araser. Las participaciones de Aramón en estas sociedades oscilan entre el 100% y el 80,24%.  

LA NEGOCIACION

El nuevo presidente de Aramón, Manuel Guedea, señaló a finales de noviembre que estaban negociando la refinanciación de la deuda , que era abultada por el hecho de que se hubiera afrontado «la mayor inversión en la historia de la nieve aragonesa». Desde su constitución, ha destinado más de 160 millones a ampliaciones y modernizaciones de estaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.