La audiencia de huesca desestima la demanda contra aramón de los vecinos de cerler

HERALDE DE ARAGON

La Audiencia de Huesca desestima la demanda contra Aramón de los vecinos de Cerler

La sala de lo civil confirma la sentencia del Juzgado de Boltaña que rechazó revertir los suelos de la urbanización a sus antiguos dueños.

La Audiencia Provincial de Huesca ha confirmado la sentencia que desestimó la demanda presentada contra Aramón por los antiguos propietarios de los suelos en los que se levanta la urbanización de Cerler. Esos vecinos del pueblo reclaman la reversión de unas 24 hectáreas de terreno valoradas en 84 millones de euros al considerar que la sociedad responsable de la estación de esquí había incumplido los contratos suscritos hace 40 años.

 Sin embargo, en enero de 2008 el Juzgado de Boltaña rechazó esa petición al considerar que la empresa afrontó su obligación principal -poner en marcha la estación- y además no se ha opuesto a cumplir la que todavía tiene pendiente -entregar a los anteriores dueños del suelo una serie de parcelas ya urbanizadas-. Los demandantes recurrieron esa sentencia ante la Audiencia de Huesca, y ahora la sala de lo civil de este tribunal la ha ratificado.

 La demanda fue presentada por una treintena de vecinos de Cerler que reclaman la resolución por incumplimiento de los contratos que firmaron hace 40 años con Telesquís del Pirineo S. A. (más tarde Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque, empresa ahora integrada en Aramón).

 Esos documentos tenían una naturaleza mixta, ya que establecían un doble sistema de pago. A cambio de las tierras necesarias para crear el centro invernal, los dueños recibieron entre 9 y 11 pesetas por metro cuadrado por el valor de las parcelas como suelo rústico. Además, como los terrenos iban a revalorizarse, Telesquís del Pirineo se comprometió a entregar a cada uno una superficie equivalente al 10% del suelo que aportaba, pero ya urbanizado.

 Cuatro décadas después, ese compromiso adquirido por la estación de esquí todavía no se ha cumplido. Por eso los demandantes solicitaron al juez que diera por resueltos esos contratos por incumplimiento y que obligara a Aramón a devolver los suelos o su valor en metálico.

En su sentencia, el titular del Juzgado de Boltaña estableció que existe un vínculo contractual vigente, «aunque de índole atípica», entre Aramón y los antiguos dueños de los terrenos, lo que significa que se reconoció que la estación tiene pendiente una obligación hacia los vecinos: darles las parcelas prometidas -algo que, Aramón nunca ha negado, pero no en concepto de pago-.

 No obstante, ese primer fallo también consideró que ni la empresa ha incumplido «de forma grave» sus compromisos ni ese incumplimiento -que existe- se ha producido por una conducta «obstativa» (de oposición) por parte de la sociedad. Esos dos argumentos, esgrimidos por el juez de Boltaña para desestimar la demanda, han sido confirmados ahora por la Audiencia de Huesca.

 Sobre la actitud de la empresa, la nueva sentencia sostiene que «el tiempo transcurrido, a pesar de su larga duración, no es relevante porque la demandada (Aramón), aunque con evidente retraso, empezó a cumplir su obligación a partir de 2001». Según los jueces, a partir de ese año la estación de esquí sí inició el proceso para poder urbanizar las parcelas prometidas a los vecinos, un condición indispensable para la entrega de esos suelos.

Una petición «no justificada»

En este sentido, el fallo destaca que en los cinco años que duró esa tramitación los demandantes «no cuestionaron tal decisión (…), por lo que la aceptaron tácitamente». De hecho, el tribunal califica de «relevante» el silencio mantenido por los vecinos durante ese tiempo y afirma que, cuando plantearon la resolución de los contratos, ese requerimiento «no estaba ya justificado». «El fin económico del contrato iba a quedar culminado en poco tiempo en 2006 (…), cuando se formalizó el requerimiento de resolución», recuerda el fallo ahora conocido.

 En cuanto al grado de cumplimiento de las obligaciones asumidas por la empresa, la Audiencia Provincial de Huesca, aun reconociendo que hay un compromiso pendiente, reitera que «el verdadero motivo» de los contratos entre la estación de Cerler y los antiguos dueños de los terrenos era «la apertura de la estación de esquí y su urbanización».

«La demandada ha cumplido este cometido», destaca la sala de lo civil, ya que el centro invernal está en marcha y dispone de un complejo turístico y de ocio anexo. Por eso los magistrados consideran que, si se le obligara a devolver los suelos aportados ‘por los vecinos, no se respetaría «el justo equilibrio de las prestaciones».


 

DIARIO DEL ALTOARAGON

Los antiguos propietarios de Cerler presentarán un recurso al Supremo

 
Tras confirmar la Audiencia de Huesca la sentencia que desestima la demanda contra Aramón

 GRAUS.- Después de que la Audiencia Provincial de Huesca confirmara la sentencia que desestima la demanda presentada contra Aramón por los antiguos propietarios de los suelos de la urbanización de Cerler, hecha pública el viernes, y tras reunirse en la tarde de ayer con sus abogados, los vecinos de Cerler han decidido presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo para reclamar la resolución por incumplimiento de los contratos que firmaron hace cuarenta años con Telesquís del Pirineo S.A. (posteriormente, Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque, empresa hoy integrada en Aragón).

Uno de los dos abogados de la treintena de demandantes, Fernando Rivarés, avanzó que «presentaremos el recurso de casación ante el Supremo, pero eso no quita para que pueda haber un acuerdo». Sin embargo, desde Aramón, «muy satisechos» con la ratificación por parte de la Audiencia de Huesca, aseguraron que «en ningún momento, vamos a negociar con ellos».

La sentencia de la Audiencia Provincial de Huesca dada a conocer el pasado viernes corrobora la decisión del Juzgado de Boltaña que desestimó la demanda presentada contra Aramón por los antiguos propietarios de los suelos en los que se levanta la urbanización de Cerler. La sala de lo civil de la Audiencia de Huesca rechaza la petición de los vecinos que reclaman la reversión de unas 24 hectáreas de terreno valoradas en 84 millones de euros al considerar que la sociedad responsable de la estación de esquí había incumplido los contratos suscritos hace 40 años.

EN CINCO DÍAS

Rivarés, abogado de los vecinos junto a Javier Ballarín, explicó que el recurso de casación se presentará al Supremo en un plazo de cinco días y, «primero, tiene que ser admitido a trámite y, luego, la tramitación puede durar unos dos años y medio». El letrado manifestó que, pese a que «queremos que el Tribunal Supremo ratifique esta sentencia, a partir de ahí, también abrimos las puertas a Aramón para negociar». El abogado de los antiguos propietarios aseguró no entender «por qué no hay negociación por parte de Aramón» y recordó que «el alcalde de Benasque ha intentado soluciones marco porque está muy preocupado porque esto no tenga incidencia en Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque». El abogado dijo que «si el Tribunal Supremo cambia el criterio, ese día se acabará el recorrido y no habrá margen para negociar».

Respecto a la sentencia de la Audiencia de Huesca, apuntó que «vuelve a decir que Aramón sigue teniendo la obligación de pago, eso se mantiene», dijo en alusión a los contratos firmados hace cuarenta años, por los que los propietarios entregaban las tierras para la creación de la estación, recibiendo entre 9 y 11 pesetas por metro cuadrado, y a cambio se les entregaría la superficie equivalente al diez por ciento del suelo que aportaban ya urbanizado.

Por su parte, desde el holding de la nieve se mostraron «satisfechos» con la sentencia que pone de manifiesto, dicen, «la buena voluntad que, desde el principio, ha tenido Aramón y que no se ha podido materializar. Se les pagó en su momento –añadieron- pero no hemos tenido permiso para urbanizar». Por otra parte, como recogían los contratos, «hemos avanzado en el desarrollo de la estación y esto se recoge tanto en esta sentencia como en la de Boltaña».

Las fuentes de Aramón consultadas, que recordaron que el recurso de casación «puede o no ser admitido por el Supremo», no se mostraron partidarias del diálogo con los vecinos de Cerler, «lo intentamos antes de las demandas», puntualizaron, pero ahora «nosotros, en ningún momento, vamos a negociar con ellos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.