Iu denuncia el «urbanismo salvaje» y gran scala

El portavoz de Izquierda Unida en las Cortes, Adolfo Barrena, y la coordinadora de su grupo, Patricia Luquin, y el eurodiputado de la misma formación, Willy Meyer, explicarán hoy a los parlamentarios europeos lo que a su juicio es un «urbanismo salvaje» que está proliferando en determinadas zonas de Aragón. Junto a la denuncia del exceso de construcción, Barrena expondrá también los peligros de que se instale en Los Monegros el macrocomplejo de Gran Scala. Asimismo, estudiará con Meyer las posibilidades que ofrece el Parlamento Europeo para intentar frenar el trasvase del Ebro a Barcelona.

Barrena comparecerá en la Comisión de Peticiones del Europarlamento. Hace justo un año fue admitida su demanda para exponer los distintos proyectos urbanísticos que se están desarrollando en Aragón y que para la formación son insostenibles: las distintas actuaciones en las estaciones de esquí de Panticosa y Formigal, así como la ampliación de Cerler a través de Castanesa.

Junto a los planes pirenaicos, Barrena denunciará las actuaciones en Gúdar-Javalambre, Camarena de la Sierra y San Agustín (todas ellas en Teruel) y la escasa reserva de suelo en Zaragoza y la ampliación desaforada de su área metropolitana en Villanueva de Gállego y Cuarte de Huerva. También aprovechará este foro para denunciar el complejo de Gran Scala, ya que su partido ha sido el principal opositor al proyecto .


IU logra que la UE siga pidiendo datos del urbanismo «salvaje»

Barrena comparece para denunciar el desarrollo en la montaña y Zaragoza. Socialistas y populares consideran sostenibles los planes de la Administración.

 

28/05/2008 A. I. I. / R. L. M.

 

Izquierda Unida consiguió ayer que la Comisión Europea que investiga el desarrollo urbanístico de determinadas zonas de Aragón no cierre sus trabajos y mantenga su vigilancia ante los distintos planes expansivos de Aramón y de otras empresas que se han comido todo el suelo edificable de la ciudad de Zaragoza. Así lo decidió el presidente de la Mesa de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, el ultraconservador polaco Marcin Lobicki, a pesar de que tanto el PP Europeo como el Grupo Socialista Europeo querían dar carpetazo a la alerta de la UE.

Lobicki tomó esta decisión tras un ácido debate y tras escuchar las conclusiones de Ignacio Ramallo, representante de la Comisión Europea, el compareciente Adolfo Barrena y las explicaciones de los distintos grupos parlamentarios. Tanto Inés Ayala (PSOE) como Carlos Iturgaiz (PP) apoyaron el cierre de la investigación, pero no pudieron conseguirlo. Ayala se guardó además un as en la manga: la contracomparecencia del director general de Aramón, Francisco Javier Andrés, quien defendió los planes expansivos de esta sociedad participada al 50% por la DGA e Ibercaja. La sorpresa y malestar no impidió que los responsables de la denuncia, los miembros de IU Adolfo Barrena y Willy Meyer, consiguieran que la cámara mantenga viva su queja: la insostenibilidad de determinados proyectos que prevén la construcción de segundas residencias en lugares medioambientalmente sensibles.

Barrena, en una precisa declaración de cinco minutos, fue capaz de transmitir sus reivindicaciones a los eurodiputados quienes participaron en un acalorado debate hasta que el presidente lo dio por zanjado con el anuncio de que se seguirá investigando. Previsiblemente, en menos de un año volverá a haber conclusiones, que podrían incluir la visita a Aragón de una comisión del Parlamento Europeo. Esto es lo que reclamó el eurodiputado de IU Willy Meyer, quien contó con el apoyo del grupo de Los Verdes. Ambos grupos, el de izquierdas y el ecologista, denunciaron el abuso hídrico y la insostenibilidad de unos proyectos que, lejos de tener en cuenta a los habitantes, van en su perjuicio.

Las tesis de Barrena fueron rebatidas tanto por Andrés como por Ayala e Iturgaiz, quien fue muy duro con los diputados de IU. «Yo conozco Aramón, y sus proyectos son muy respetuosos con el Medio Ambiente y están creados para el desarrollo de la zona», apuntó Iturgaiz, quien se negó a visitar Aragón en comisión, pese a que, dijo, le resultaría fácil hacer demagogia y acudir por el simple hecho de que está gobernada por el PSOE. Ayala también insistió en el respetuoso trato de la DGA hacia el Medio Ambiente, y se mostró partidaria de estos planes urbanísticos, definidos por Barrena como «salvajes», porque los propios habitantes de la zona (en concreto de la Ribagorza) los demandan para facilitar su desarrollo. IU seguirá presentando iniciativas encaminadas a implicar en la UE en sus protestas contra el desarrollo urbanístico «desmesurado» en el Pirineo, algunas comarcas turolenses y el área metropolitana de Zaragoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.