Funeral por la ilp de las montañas

El 28 de enero vamos a rendir un merecido homenaje a esa ILP, un espectacular funeral. Pero un funeral optimista, porque la protección de la montaña sigue viva, resucita del cadáver de la ILP, con más fuerza todavía.

El funeral consistirá en un espectacular cortejo fúnebre, en el que intervendrán grupos de música, animación, actores… y sobre todo buena parte de esos 30.000 aragoneses que le dieron vida a esta iniciativa, todo con la idea de conseguir la resurrección del espíritu de la ILP.

El cortejo fúnebre arrancará a las 18 horas aproximadamente de Glorieta Sasera-Plaza Aragón (puerta Ibercaja, el socio de Aramón) con un «paloteao» como símbolo del sonido de la montaña. Después el cortejo, encabezado por el féretro que contiene la ILP, enfilará el Pº Independencia para irlo recorriendo, acompañado en todo momento por grupos de música y animación, será un cortejo al estilo «Nueva Orleáns», espectacular pero cargado de ilusión, pues sabemos que el espíritu de la ILP sigue vivo. Se hará una breve parada en el monumento al Justicia, para presentarle la situación, pues de hecho la ILP va a pedir el amparo del Justicia de Aragón para poder seguir viva tras los graves y bochornosos acontecimientos que tuvieron lugar el 15 de diciembre.

El cortejo fúnebre terminará en la Plaza España, donde será recibido a lo grande con la interpretación de una aria fúnebre, para pasar inmediatamente a proceder a su resurrección. Para ello se escenificará una danza del fuego, acompañada de toda una serie de interpretaciones, que culminarán con un espectacular final en la resurrección del espíritu de la ILP, la protección de la montaña, como una «novia-cadáver», volverá a la vida gracias al amor de los aragoneses.

De este modo se rendirá un más que merecido homenaje a la ILP de las Montañas, a los magníficos valores naturales y culturales que conservan nuestras montañas, al tremendo esfuerzo democrático invertido por miles de aragoneses durante todo un año, a todo eso que nuestro Gobierno, en un acto vergonzoso, no ha considerado merecedor de consideración. Pero también como una demostración de que la defensa de las montañas de Aragón está más viva que nunca, de que los aragoneses queremos nuestras montañas vivas y no como una moneda de cambio entre especuladores urbanísticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.