Estropicios… por el bien de todos

El alcalde de Mallén y diputado provincial, Antonio Asín, condenado a siete años de inhabilitación por haber prevaricado, recurrirá este fallo para no perder sus cargos, a los que se aferra con uñas y dientes. Aramón y el ayuntamiento de Montanuy también presentarán recurso contra la sentencia que echa por tierra su fabuloso plan para construir una gran estación de esquí en Castanesa, porque si no lo hacen la sociedad semipública que gestiona el supuesto negocio de la nieve en Aragón tendrá que declararse en quiebra. Aquí, el que puede gana tiempo mientras proclama que hace lo que hace, e hizo lo que hizo, por el bien de todos, por su pueblo, por la creación de empleo, por el desarrollo del Pirineo (o del Bajo Aragón, o de Teruel, o de cualquier lugar de ese cúmulo de ínsulas que denominamos territorio). Y sobre este bonito panorama sobrevuela el inefable criterio citado expresamente por los jueces en el citado caso Mallén: las sociedades públicas, aunque gestionen el dinero del común, se rigen por el derecho privado. Toma ya.
PP, PSOE (y su socio alternativo, el PAR) están literalmente enganchados a una peculiar visión del sector público que parte de la política de escaparate (a la levantina) y acaba en fracasos evidentes y despilfarros sistemáticos. Eso sí, puede tener éxito entre el personal. En Mallén, por ejemplo, los electores han seguido respaldando a su procesado alcalde. Y no serían pocos los aragoneses (no digamos si preguntásemos en los pueblos de Castanesa) que apostarían por seguir adelante con el tema del esquí.
Buena parte de las sociedades públicas y de los proyectos de naturaleza público-privada han traído aparejados enormes gastos y raquíticos beneficios. Si se han creado puestos de trabajo, ha sido a un coste desorbitado (a millón cada empleo, en algunos casos). Las cuentas jamás se han conocido con detalle, salvo cuando las investigaciones policiales han arrojado algo de luz. En ese oscuro ámbito, la incompetencia hace estragos y la corrupción acecha. ¿Acabará con esta situación la futura Ley de Transparencia? Ojalá. Aunque lo dudo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.