Escepticismo ante la declaración de interés general de la ampliación de cerler por castanesa

RADIO HUESCA

Escepticismo ante la declaración de interés general de la ampliación de Cerler por Castanesa

Los responsables municipales de Benasque y Montanuy consideran la declaración de interés general del proyecto de ampliación de Cerler “un proceso administrativo que había que terminar”, si bien discrepan en cuanto a la viabilidad del mismo. Mientras que Benasque considera que la ampliación debería realizarse por Ardonés, para Montanuy sería el motor económico que daría vida a la zona nororiental de la Ribagorza.

Para la alcaldesa de Benasque, Luz Gabás, la noticia se ha magnificado puesto que una cosa es la terminación del expediente “en espera de tiempos mejores” y otra la viabilidad de una ampliación que, por lógica, debería realizarse por Ardonés, que es donde está la nieve, apuntaba.

Desde Montanuy, su alcalde, José María Agullana, manifestaba que se trata de un proceso administrativo que había que terminar y aunque reconocía que el momento económico es muy complicado, remarcaba que la entrada a Cerler por Castanesa “daría vida a la Comarca de la Ribagorza y especialmente a la zona oriental, donde hay que buscar motores económicos que revitalicen el territorio”.

“Aramón sigue pensando en un concepto de promoción inmobiliaria para desarrollar la ampliación por Castanesa”, algo que para Gabás es inviable porque la experiencia ha demostrado que no es acertado. Y porque en un momento en el que se está ajustando en sanidad o educación, choca oír hablar de inversiones millonarias, añadía.

«La ampliación de Castanesa es la única iniciativa que puede salvar el valle»

Así lo indicaba, Esther Cereza, presidenta de la Asociación para el Desarrollo de la Montaña, quien indicaba que, desde el nacimiento de la asociación, en 2008, se ha apoyado este proyecto por ser la única iniciativa que puede sacar adelante un valle tan despoblado como el de Castanesa.

Acerca de las voces que suenan en contra del proyecto y hablan de desarrollar más el sector primario en la zona, Cereza señalaba que, actualmente, eso no es posible y, precisamente, es la falta de trabajo la que hace que la gente joven se esté marchando del territorio.

El proyecto, decía, dotará de servicios los núcleos que permitirán asentar población.

Este valle cuenta con 17 pueblos, que pertenecen al municipio de Montanuy, donde viven alrededor de 300 habitantes con una media de edad de unos 50 años. Hay pueblos como Fonchanina donde viven dos personas o en Ardanuy donde son seis vecinos, pueblos que según Cereza están abocados a desaparecer si no se actúa.

Esta sensación se vio agravada, explicaba la presidenta de la asociación, con el incendio que asoló la zona el pasado mes de marzo y que puso de manifiesto la importancia de mantener vivos los pueblos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.