«el urbanismo es la única forma de amortizar la inversión en la nieve»

Francisco Bono PRESIDENTE DE ARAMÓN: «El urbanismo es la única forma
de amortizar la inversión en la nieve»

Nacimiento: Hace 61 años
Formación: Economista
Trayectoria: Ssiempre ha estado vinculado a Ibercaja. Fue tambien el
primer consejero de economía de Aragón hace 25 años y ejerció dos
décadas como profesor en la facultado de económicas de Zaragoza.
Preside Aramon.

Estos días se han facilitado datos contradictorios sobre la afluencia
a las estaciones de esquí. Daba la sensación de que se quería ocultar
algo innegable: que la temporada no ha empezado bien por la falta de
nieve. ¿Por qué esa contradicción?
Es una mala temporada, pero para los malos augurios que había el
balance es satisfactorio. Cerler y Teruel están teniendo mejores
datos que el año pasado. Es cierto que Formigal y Panticosa tienen
menos, pero muy pocos menos. ¿Por qué? Porque el año pasado, en
Navidad, hubo más días cerrados por ventiscas y nieblas. Este año ha
habido poca nieve, pero se ha abierto todos los días, por eso al
final no ha habido casi diferencia. Lo cual no quita para decir que
es un mal año de nieve.

El calentamiento global del planeta no invita a pensar que esta
situación mejore. ¿Cómo prevé hacer frente a esta tendencia?
Ese tema conviene matizarlo. Una cosa es el cambio climático, que
indudable se está produciendo. Y otra cosa es que sus efectos se
estén manifestando de golpe en este mismo momento. El 2007 es un año
coyunturalmente de poca nieve, pero no el que marca el inicio de una
falta de nieve. Hace varios años, ya había temporadas así.

Pero ¿influye en la planificación de la gestión de Aramón?
Se están enfocando otras actividades complementarias a la nieve, para
que los años en que no haya se pueda atraer también al visitante. De
esto se está hablando en serio desde hace dos años. Excursiones
utilizando los remontes, paseos con motos, paquetes turísticos que
den a conocer la gastronomía y los museos del Pirineo…

Hace unos días la Unión Europea auguraba en un informe la ruina del
turismo de los países del sur por el cambio climático. ¿Está de acuerdo?
Es una visión catastrofista. Hay otros organismos y universidades
que, sin negar el calentamiento, hablan de un gradualismo. No estamos
preocupados, porque las propias actuaciones que se hagan a nivel
planetario y el avance de las tecnologías (en nuestro caso, en
técnicas de innivación) podrán ir corrigiendo la situación. El de la
nieve, como todos los sectores económicos, se irá adaptando al cambio.

¿Y, a largo plazo, el holding no se está replanteando su política de
expansión y de desarrollo urbanístico del entorno de las pistas?
No. La expansión de las estaciones es mínima. De momento, Aramón no
ha hecho ningún apartamento (aunque pensamos hacer alguno). Se ha
vendido un suelo que teníamos en Cerler desde hace 30 años. Insisto
en que es de hace 30 años para que quede claro que no es una
especulación de compra y venta inmediata. Es más, podríamos haber
hecho la venta de suelo para 1.000 viviendas y se ha quedado en mucho
menos. También tenemos un convenio urbanístico con Sallent y Benasque
para hacer unas pequeñas urbanizaciones. Bueno, y en Panticosa, pero
allí es básicamente para hoteles y pocas viviendas. Hablamos de poco
dinero.

¿Hasta qué punto es rentable una estación de esquí sin el desarrollo
urbanístico del entorno?
Una estación puede ser rentable si no se tiene en cuenta las
inversiones nuevas, que son las que hacen que surjan pérdidas por la
amortización. Y esa es la parte que se intenta suplir con actuaciones
urbanísticas. Formigal y Cerler se habían quedado obsoletas y la
ampliación de las instalaciones. Había que ponerlas en la misma línea
de competencia con Baqueira, Sierra Nevada o Los Alpes. Y como las
amortizaciones de esas inversiones son superiores a los ingresos por
la explotación ordinaria, ha habido que planificar alguna actuación
extraordinaria, que puede ser urbanística o de otro tipo.

¿De qué otro tipo?
De momento, no hay de otro tipo, así que hay que recurrir a la
fórmula del urbanismo para amortizar la inversión en la nieve. De
pequeña dimensión y destinado solo a financiar esa inversión. Con
control de los ayuntamientos. En el caso de Formigal y Cerler, ¿hará
falta más desarrollo urbanístico dentro de 15 años? Pues,
seguramente, no. Porque ya han alcanzado el tamaño idóneo.

Los colectivos ecologistas y defensores de la montaña no piensan lo
mismo. Las críticas se mantienen en el tiempo…
Mezclan churras con merinas. Hay falta de información. Los convenios
de Aramón son los que estoy diciendo yo: Formigal, Panticosa y Benasque.

¿En qué fase se encuentra el proyecto de Castanesa, en esta última zona?
Todavía es un anteproyecto. Se quiere ejecutar en un plazo de entre
15 y 20 años. La estación de esquí va por delante y se completará con
un balneario, spa, algún campo de golf… El urbanismo se concentrará
en los núcleos de población existentes y estará integrado con la
arquitectura del municipio.

¿Hay negociaciones con Astún y Cancanchú para integrarlas en el holding?
No hay negociaciones, pero sí buenas relaciones. Algún día, por
estrategia, podría interesar la unión. Ahora, no es necesaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.