El repunte del final salva una temporada de esquí con más de un millón de usuarios

HERALDO DE ARAGON

El repunte del final salva una temporada de esquí con más de un millón de usuarios

Desde la página 1 JACA. A pesar de la temporada irregular –comenzó tarde y con poca nieve– y de los temporales registrados que obligaron a cerrar instalaciones, las estaciones aragonesas cierran hoy con un balance positivo y similar al del año pasado: más de un millón de usuarios. Las precipitaciones de nieve caídas desde finales de enero han permitido remontar la temporada con un incremento muy positivo de esquiadores, que han disfrutado hasta el último día de espesores de dos metros y buen tiempo.

Con todo y aunque aún hay que cerrar números, la cifra final superará el millón de usuarios. Solo en las estaciones de Aramón se ha llegado a cerca del millón de esquiadores, una cifra muy similar a la de la temporada pasada. Desde el ‘holding’ de la nieve se destaca sobre todo el «empujón importante» del final de temporada, que ha supuesto un repunte muy positivo. Igualmente cabe resaltar la ampliación de Valdelinares, que ha permitido este año incrementar el número de usuarios.

Este último fin de semana está siendo «maravilloso», según apuntó Antonio Gericó, director general de Aramón. Los dos centros que permanecen abiertos, Formigal y Cerler, han contado con buen tiempo y un buen ambiente en pistas, debido sobre todo a las actividades programadas, como la bajada tropical, la piscina playera o la música de DJ. Estos dos centros han ofrecido 132 kilómetros esquiables y una calidad del manto nivoso buena debido a la ligera bajada de temperaturas.

Respecto al balance final, Joaquín del Rincón, director de márquetin de Formigal, apuntó que ha sido «un año irregular, que empezó sin nieve y posteriormente hubo fines de semana con meteorología adversa». Pero la última parte, desde febrero, «ha sido muy buena siempre que ha acompañado el tiempo». La Semana Santa «ha sido la mejor de los últimos años, por lo que el balance es muy correcto», subrayó.

Las dos estaciones del Valle del Aragón, Astún y Candanchú, también hacen un balance positivo, aunque la jornada de ayer no fue de una afluencia masiva. Las previsiones meteorológicas apuntaban lluvia, lo que pudo desanimar a algunos esquiadores. Andrés Pita, director comercial de Astún, reconoció que la temporada que hoy finaliza ha sido «regular». «Hemos ido de menos a más: empezamos tarde, sin el puente, lo que es un hándicap serio, y, a final de enero y febrero tuvimos dos semanas muy malas de temporal y mermó el número de esquiadores», explicó. «Pero es verdad que el último tramo ha sido excelente», aseveró. Para Pita, la Semana Santa «ha sido la mejor de los últimos diez años». «Prefiero quedarme con el buen sabor de boca del último tramo que no del global», resumió.

Pero pese a este repunte final, no se ha compensado el mal inicio de temporada. «Se ha recuperado mucho pero hay que tener en cuenta que la temporada ha sido más corta que el año pasado y por el mal tiempo hemos tenido 20 días menos», argumentó. Esta estación no suele dar cifras finales, pero estas podrían ser similares a las del año pasado, según Pita. «Ha sido una pena no haber tenido el puente de la Constitución porque eso nos hubiera permitido superar las cifras», lamentó.

En Candanchú se podrían llegar a los 200.000 esquiadores, a falta de la jornada de hoy, pero lo que es seguro es que se ha igualado la cifra del año pasado que ascendió a 198.000 usuarios. «Son unos registros buenos teniendo en cuenta que ha sido una temporada corta, ya que el año pasado se cerró el 21 de abril y que además hemos tenido menos días por el mal tiempo, pero aun con todo el balance es positivo porque igualamos o incluso podemos superar lo del año pasado», apuntó Antonio Bentué, director comercial de Candanchú.

«Da gusto, no hay mucha gente y la nieve está bien»

Los que acudieron ayer a quemar «el último cartucho» en la nieve disfrutaron de una buena jornada de esquí, sin aglomeraciones, con buen tiempo y con nieve en buenas condiciones hasta el mediodía. «Hay que tener en cuenta que estamos ya en primavera, que las temperaturas han subido y la nieve no se conserva igual, pero yo estoy pasándolo genial», apuntaba Roberto Martínez, de Zaragoza, que estaba despidiendo la temporada con dos amigos en Astún. «Hemos venido pronto, porque la nieve está mejor en las primeras horas y vamos a aprovechar al máximo porque a nosotros que nos encanta esquiar se nos va a hacer muy largo hasta que empiece la próxima temporada», añadió.

Estos jóvenes acuden a este centro invernal siempre que pueden, incluidos los primeros días de temporada. «Entonces no nos podíamos imaginar que terminaría esto con tanta nieve», señaló. Ainhoa Arpeitz, del País Vasco, tampoco quiso perderse el último fin de semana de nieve. «No pude venir en Semana Santa, pero la verdad es que viendo como está la estación no me arrepiento, porque la nieve está bien y no hay mucha gente, así que se esquía genial», subrayó.


RADIO HUESCA

Concluye una temporada de esquí que en términos generales puede calificarse de buena

Este domingo finalizaba la temporada de esquí en los centros invernales del Pirineo Aragonés. Aunque la temporada comenzó de forma incierta, ya que en el puente de la Constitución, las estaciones no pudieron abrir debido a falta de nieve, el cómputo general puede calificarse de bueno. Hay que tener en cuenta que la temporada ha tenido 20 días menos que la anterior y el número de esquiadores va a ser similar al pasado ejercicio

La temporada ha ido de menos a más y concluye con más de dos metros de nieve en las zonas altas de los centros invernales. Las Navidades fueron buenas, la recta final del mes de febrero y el mes de marzo ha sido buena y concluye con la Semana Santa y la semana de pascua que este años han tenido un alto porcentaje de ocupación en pistas y en los hoteles.

Con relación a los espacios nórdicos, también llegan a su fin. El balance de los circuitos de fondo, también puede calificarse de positivo.

Desde el grupo Aramón, su director general Antonio Gericó , ha señalado que aunque faltan por computarse los últimos datos, la temporada ha ido por los parámetros y cifras que se habían planteado.

En el valle del Aragón, las estaciones de Astun y Candanchú finalizan la temporada con un número de usos superior al pasado año. Luis Terren, responsable de eventos y marketing de la estación de Candanchú, ha señalado que año termina con un balance positivo

Desde la estación de Astún, su director comercial, Andrés Pita ha señalado que, a pesar de contar con 20 días menos que la pasada edición, el número de esquiadores ha sido similar.

En este último fin de semana han estado en funcionamiento las estaciones de Astún, con 42 kilómetros, Candanchú con 39, la zona esquiable de Formigal Panticosa con 84 kilómetros, y Cerler con 40 kilómetros. El tipo de nieve es primavera y los espesores en las zonas altas superan los dos metros.


RADIO HUESCA

Los empresarios el Valle del Aragón despiden una temporada con «muchos altibajos»

Los empresarios de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) despiden una temporada invernal con “muchos altibajos” con la confianza de que el resto de las actividades que ofrece la zona sigan atrayendo un considerable número de turistas. Las alternativas son muchas, en su gran mayoría ligadas al patrimonio y el medio natural, y muestra de ello fue el casi 100% de ocupación que se alcanzó en el puente de la Constitución, con las estaciones todavía sin abrir.

Esther Franco, presidenta de la ATVA, explica que después de una Navidad “muy buena”, durante el mes de enero y las primeras semanas de febrero descendió el número de esquiadores y visitantes, en gran parte por los temporales de nieve y las condiciones meteorológicas poco favorables. Y es que, según la representante de esta entidad, la crisis ha incrementado las reservas de última hora y las ha condicionado en mayor medida a las predicciones meteorológicas.

Una vez concluida la temporada de esquí, desde el ATVA miran con optimismo al verano, unos meses de gran afluencia de visitantes en la zona. Dicen notar como “el consumo se va recuperando poco a poco” pero la asignatura pendiente continúa siendo el turismo entre semana. Algo a lo que beneficiaría sin duda la unión de estaciones. De momento, los establecimientos apuestan por ser competitivos manteniendo los precios y continuar trabajando en la marca Valle del Aragón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.