El plan de aramon eleva a 240.000 euros la hectárea en la ribagorça oscense

Según publicó en su edición del pasado domingo El Periódico de Aragón, las opciones de compra de terrenos rústicos ya se están pagando por encima de los 240.000 euros, una cifra que representa cien veces más del precio de ese suelo sin recalificar para usos urbanísticos. Algunas de estas operaciones, según El Periódico de Aragón, incluyen cláusulas para los vendedores: reciben el 15% del precio tras firmar el preacuerdo, que tiene un plazo de materialización de dos años. Si pasado ese plazo la empresa no lo ejecuta, tienen una ganancia limpia. Si deciden rescindirlo para entregar la tierra a otro promotor, deben devolverlo y pagar una indemnización de la misma cuantía.
Pleta en Ginast
Aprovechando el tirón de Aramon, otras promotoras comienzan a hacerse con ubicaciones estratégicas adquiriendo terrenos junto a las islas que adquiere la empresa mixta de la DGA e Ibercaja. Puede ser el caso de los promotores de la nueva pleta l’Espluga del núcleo de Ginast (Montanuy), donde se ofrecen “apartamentos de dos habitaciones y dúplex con fachadas de piedra y porticones de madera”. En Castejón de Sos se ha pagado terreno rústico (colindante con fincas urbanizables) a más de 2,5 millones de euros la hectárea y en un núcleo de Benasque se han pagado 6 millones de euros por un terreno (ya urbanizado, con la calle construida y los servicios básicos operativos) para construir pisos. Mientras tanto, Montanuy está a punto de aprobar un plan urbanístico municipal ligado al proyecto de Aramon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.