El pirineo aumenta la polémica apuesta por la nieve artificial

A dos semanas para que el Pirineo estrene una nueva temporada de esquí (Vaquèira Beret, Masella y la Molina prevén abrir el 26 de noviembre), aficionados, empresarios y empleados del sector siguen esperando la gran nevada. Esa que garantizaría un arranque de la campaña con buen pie, con un buen colchón de nieve fresca. Expectantes, pues, y también inquietas, porque ya son tres años capeando la crisis gracias a una meteorología propicia, las estaciones de esquí apuestan fuerte este año por la producción de nieve artificial. Buena parte de los 10,5 millones invertidos para esta campaña han ido a la compra de innivadores.

Por si acaso, a diferencia del año pasado (cuando varias estaciones aplicaron redondeos de precios al alza), esta temporada intentan fidelizar a la clientela «con una congelación de tarifas y la creación de abonos de esquí a bajo coste», explica Xavier Nolla, director de Masella (Cerdanya) y presidente de la Associació Catalana d’Estacions de Muntanya (ACEM). ¿El objetivo? Repetir los dos millones de forfaits que el pasado invierno despacharon los 14 complejos invernales catalanes.

DEMASIADO CALOR / De momento, sin embargo, solo las cotas más altas están hoy teñidas de blanco. La borrasca de la semana pasada no fue lo bastante fría y la nieve «se quedó por encima de los 1.900 metros», cuenta Roberto Buil, director comercial de Vaquèira Beret (Vall d’Aran). «Solo con que las temperaturas nocturnas descendieran un poco más, sería suficiente para que los cañones pudieran trabajar», agrega.

Y es que tener nieve, aunque sea artificial, es vital para cualquier estación. «Los esfuerzos económicos que hacen las empresas no tendrían sentido si luego, cuando llegan los clientes, no se garantizan unos grosores mínimos», observa el directivo. Además, admite, «eso permite adelantar un poco la fecha de inicio de la temporada». Si hay nieve, Vaqueira abrirá, como Masella y La Molina (Cerdanya), el último sábado de este mes.

La estación aranesa ha destinado tres millones de euros a la construcción de un nuevo lago artificial que le permite almacenar 180.000 metros cúbicos de agua, que destinará a la producción de nieve. Esta gran infraestructura ha ido acompañada con la instalación de 59 innivadores en la vertiente norte de la estación.

También Espot Esquí (Pallars Sobirà) -que tiene prevista la apertura para el 2 de diciembre-, incorpora ocho nuevos aparatos para la fabricación de nieve, mientras que Masella «ha reforzado la red, de manera que habrá 37 kilómetros de pistas con nieve asegurada de los ya 74 con que cuenta la estación», afirma su director. PortAiné (Pallars Sobirà) y La Molina han preferido renovar el parque de cañones ya existente, para ahorrar en consumo energético. Con estos son ya 2.100 los innivadores instalados en Catalunya, según la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y de Montaña (Atudem),

CRÍTICAS ECOLOGISTAS / Pese a las innovaciones que ha incorporado en poco tiempo el sector, los ecologistas siguen criticando la práctica. «Las tomas de agua suelen estar situadas en zonas de alta montaña, los consumos energéticos son muy elevados y el impacto sobre el paisaje y la erosión del terreno son importantísimos», denuncia Theo Oberhuber, coordinador de Área Natural en Ecologistas en Acción. «Con el cambio climático, cada vez más evidente en el área mediterránea, ¿vamos a acabar teniendo unos cañones de nieve muertos de risa?», cuestiona Miguel Ángel Soto, de Greenpeace.

Joaquim Alsina, gerente de la ACEM, recuerda, en defensa de las estaciones, que los innivadores que se están colocando «son de última generación» y asegura que «los sistemas actuales ya ajustan al mínimo el consumo de agua y electricidad».

ESQUÍ ‘LOW COST’ / Mientras tanto, hasta un gigante como Vaqueira ha tenido que recurrir este año al ajuste de precios para mantener la clientela. La estación propone dos nuevas modalidades de forfait: uno juvenil, para esquiadores de 12 a 17 años, y un abono de temporada para los días laborables. Para facilitar su uso, la empresa ha habilitado un sistema de recarga por internet, explica Buil. Masella, que el año pasado fue una de las estaciones más beneficiadas por las semanas blancas escolares, ofrece este invierno hasta 36 tarifas distintas, «con la posibilidad, por ejemplo, de esquiar solo los martes», indica Nolla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.