El mal tiempo y la crisis perjudican los resultados de la temporada de esquí

La irregularidad meteorológica y la crisis económica ha condicionado el desarrollo de la temporada de esquí en las estaciones aragonesas, que han cerrado sus instalaciones este fin de semana a excepción de Candanchú, que lo ha hecho hoy.

Aramón espera que los datos al cierre de esta temporada sean positivos, aunque no tan buenos como el año pasado, ya que la climatología adversa y la crisis económica han afectado al turismo de nieve y montaña, según han indicado fuentes de Aramón este lunes.

El grupo considera que el mal tiempo que hizo en las pistas aragonesas durante el puente de la Constitución, Navidad y el mes de enero va a provocar que los resultados de fin de temporada no sean tan buenos como en años anteriores. Sin embargo, siguen esperando cosechar buenos resultados después de esta Semana Santa.

Formigal, Panticosa y Cerler en Huesca y Javalambre y Valdelinares en Teruel, espera superar el millón de esquiadores, pero no superar los 1.230.000 de la temporada pasada.

Así fue la temporada

El hecho de que la Semana Santa haya sido a finales de abril ha prolongado una temporada que comenzó el pasado mes de noviembre con muy buenas perspectivas y abundante nieve, pero que se vio condicionada por el mal tiempo y temperaturas inusualmente altas en fechas como los puentes de la Constitución y de Reyes.

Los meses de febrero y marzo fueron mejores en este apartado, aunque posteriormente las altas temperaturas y las lluvias afectaron a la calidad de la nieve.

Una campaña larga e irregular

Por ello, los responsables de los centros invernales hablan de una campaña muy larga, con 150 días, «irregular» y «atípica» en la que ha primado más la meteorología que la crisis a la hora de decidir a los esquiadores a practicar este deporte.

Astún y Candanchú

Desde Astún, apuntan que el número de esquiadores sí se ha incrementado esta temporada debido a las mejoras inauguradas este año por la estación, entre las que destaca la nueva silla cuatriplaza de Truchas o la renovación de la red de innivación artificial.

Esta estación, que preveía cerrar las instalaciones este domingo , adelantó la clausura a la jornada del sábado debido a la lluvia y a la escasez de esquiadores en esta Semana Santa en la que ni las fechas en las que ha tenido lugar ni la meteorología han favorecido un cierre más animado.

En este sentido, el director de Astún, Jesús Santacruz, ha recordado que la temporada comenzó pronto y ha sido un poco atípica porque la Semana Santa «ha caído muy tarde». «Hubiéramos querido poner el broche de oro con la Semana Santa, pero en vez de nieve hemos tenido lluvia», ha señalado, al tiempo que ha agregado que «es lo que pasa en la montaña y hay que asumirlo».

Por su parte, la estación de Candanchú se ha despedido este lunes dando así oportunidad a los esquiadores de Comunidades cercanas en las que es festivo, como País Vasco, Navarra o Cataluña a realizar sus últimos descensos por la zona de la Tuca.

El director de este centro invernal, Eduardo Roldán, ha calificado la temporada de «difícil», con poca nieve y una meteorología «complicada con altas temperaturas o lluvia en momentos claves». También en Candanchú la Semana Santa ha sido «muy floja» debido a las fechas y a las lluvias que no han facilitado al usuario la práctica de este deporte.

Actividades veraniegas en Aramón

Aramón continuará este año con la realización de actividades en las pistas fuera de la temporada de nieve, con la intención de impulsar el turismo en el Pirineo aragonés fuera de temporada, a través de la promoción de otro tipo de deportes como el senderismo y escalada.

Este verano, como novedad, Aramón añadirá nuevas rutas al Valle de Tena, dentro de los recorridos de bicicletas de montaña denominados Aramón Bike que ya cuentan con rutas por Benasque y Sobrarbe.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.