El grupo aragonés ibernieve ya es el accionista mayoritario de la estación de candanchú

HERALDO DE ARAGON

El grupo aragonés Ibernieve ya es el accionista mayoritario de la estación de Candanchú

Ha adquirido el 72% de la sociedad a 190 de los 376 accionistas.

El grupo Ibernieve Aragón se convirtió este martes oficialmente en el nuevo propietario mayoritario de la estación de Candanchú al adquirir el 72% de las acciones de la sociedad Explotaciones Turísticas de Candanchú (Etuksa).

Más de un año después de que comenzaran las negociaciones, los empresarios vascos y aragoneses que han controlado históricamente el complejo invernal del valle del Aragón han cedido el testigo a Ibernieve, que estudia ahora «distintas posibilidades» para mejorar la explotación con el único objetivo de atraer más esquiadores.

Hasta 190 de los 376 accionistas de Etuksa firmaron la compraventa de sus acciones en una notaría de Zaragoza. Las condiciones pactadas son las mismas que se negociaron con los socios mayoritarios y que pasaron por el consejo de administración de Etuksa: el desembolso del 77,7% del precio fijado por cada acción en metálico en un plazo de siete años y el resto del dinero en especie, a través de la entrega de abonos a los titulares de las acciones en proporción a sus participaciones. Como ayer firmaron 190 accionistas que ostentan el 72% del capital social, se les pagará 1,25 millones de euros en efectivo y otros 359.640 euros en forfaits de temporada (concretamente, 720).

Ahora tocará negociar con varios de los beneficiarios, ya que los abonos solo pueden ser utilizados por los titulares y a algunos les corresponden tantos por su número de acciones que no tendrían suficientes años de vida para disfrutarlos. Esto no supondrá mayor problema para el negocio, ya que los 720 bonos representan una cuarta parte de los que se han llegado a vender en la temporada de esquí que acaba de terminar y su uso se alargará en varios ejercicios.

Ibernieve había condicionado la operación a la obtención de un paquete de acciones que garantizara el control de la sociedad, fijada en un mínimo del 55% del capital social, además de asegurar la mayoría de la representación. La propiedad de la estación de Candanchú estaba muy atomizada, con 376 accionistas, aunque dos de ellos concentraban un tercio. Ahora, los 186 que quedan como minoritarios se repartirán el 28% de Etuksa y en ningún caso superan el 1%, según fuentes de la sociedad.

Rescate

El primer objetivo de Ibernieve Aragón, constituida el pasado otoño y participada por cuatro sociedades ligadas a empresarios aragoneses, se está cumpliendo y no es otro que rescatar el complejo invernal del valle del Aragón. El siguiente paso se dará a finales de mayo, cuando expire uno de los plazos pactados con los 150 acreedores de Candanchú y se haga frente al plan de pagos y de viabilidad. Esto permitió salir del concurso de acreedores presentado en 2012 al no poder afrontar una deuda que superaba entonces los seis millones de euros. Desde Ibernieve se garantizará ahora el desembolso. «Se pagará sí o sí», señalaron fuentes de la compañía.

El próximo mes se renovará el consejo de administración de Etuksa y supondrá la entrada de representantes de las cuatro sociedades de Ibernieve, para lo que se convocará una junta general de accionistas. Al frente del equipo de la estación de Candanchú no se prevén cambios y seguirá como director Pere Gómez, que asumió el cargo en noviembre de 2013.

La intención de la nueva propiedad es lograr que la estación sea «lo más viable posible y mejorarla», aunque no concretaron por el momento cómo se plasmará en los próximos ejercicios. Las expectativas no han dejado de crecer en el valle del Aragón desde que se hizo público el rescate de la estación por parte de Ibernieve Aragón.

De momento, los nuevos socios confían en poder cuadrar las cuentas de la pasada temporada, que por culpa de la falta de nieve comenzó con mucho retraso. La estación abrió para Reyes y tuvo que cerrar de nuevo a mediados de enero, lo que se traduce en 88 días de explotación frente a los 114 días que estuvo abierta en 2014-2015. Esto ha provocado que la afluencia de esquiadores se haya reducido más de una quinta parte. «Esperemos que los buenos fines de semana registrados y la Semana Santa permitan recuperar las cifras», añadieron.


EL PERIODICO DE ARAGON

El grupo Ibernieve se hace con la estación de esquí

El grupo empresarial aragonés Ibernieve formalizó ayer la compra del 76% de las acciones de la estación de esquí de Candanchú por un precio en torno a los 2,3 millones de euros. La adquisición había recibido previamente la luz verde de la junta general de accionistas de Explotaciones Turísticas de Candanchú (Etuksa), que hasta ahora ostentaba el control del centro invernal.

De esta forma, se pretende poner fin a la azarosa existencia de la estación, que arrastra una deuda de 800.000 euros y ha tenido graves problemas de rentabilidad desde hace unos cuantos años. Esta situación llevó hace varias temporadas a un acuerdo con el grupo Aramón para asegurar su apertura.

Las negociaciones entre Ibernieve y Etuksa han durado meses y antes de llegar a un acuerdo fue preciso realizar una auditoría para establecer el estado de las cuentas de la estación.

El valle del Aragón tiene depositadas grandes esperanzas en el cambio de manos de Candanchú, dado que es una fuente importante de empleo y un centro de atracción de numerosos aficionados a los deportes de nieve. La estación requiere fuertes inversiones en la modernización de sus instalaciones así como el incremento de los servicios que ofrece a los esquiadores.


RADIO HUESCA

Candanchú tiene nuevo propietario, el grupo de empresarios aragonés Ibernieve

Hoy estaba prevista la compra de la estación de Candanchú por parte del grupo de empresarios aragoneses Ibernieve. De esta forma Etukza vende el 76% de las acciones de esta histórica estación al grupo de empresas formado por las familias aragonesas Yarza, Alierta, Forcén y Soláns.

El lunes César Alierta, cara visible de una de las familias aragonesas que compran la estación, visitaba Huesca y allí mostraba su satisfacción por la iniciativa que se ha tomado, y que tiende a dar impulso y continuidad a una de las estaciones de esquí más emblemáticas del Pirineo aragonés. Alierta recordaba que su madre era natural de Villanúa, lo que a él le hace estar íntimamente ligado a este lugar del Pirineo al que le desea los mayores éxitos. Alierta deseaba, ante los medios de comunicación, que Candanchú sea una de las mejores estaciones de esquí.

Pere Gómez, director de la Estación de Candanchú, pone en valor la compra por parte de un grupo empresarial “fuerte” y asegura estar contento por el hecho de que Candanchú pertenezca a un grupo en el que parte de sus propietarios son del territorio y han demostrado que “apuestan por su tierra”. Es de esperar, explicaba, que ahora la estación entra en una nueva etapa que llama al positivismo. Si una empresa compra es de esperar que invierta y apuesta por fortalecer el negocio.

El valor nominal del cien por cien de las acciones de la estación ascendía a 3.100.00 euros. Ibernieve se hace con el 76% de las acciones que hasta ahora pertenecían a Etuksa.

El pasado mes de diciembre se realizaba la Junta general de accionistas de la empresa Etuksa, donde además de conocer la situación de las cuentas de la pasada temporada, se daba luz verde a la operación de venta. La oferta vinculante acabó el pasado 31 de diciembre y más del 70% de los propietarios mostró su intención de vender sus acciones al grupo Ibernieve. El objetivo era poder adquirir un mínimo del 52%, porcentaje que se ha superado con creces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.