El gobierno de aragón insiste en un modelo agotado y destructor

 
–         En general, este proyecto insiste en un modelo de desarrollo agotado, totalmente superado en países de nuestro entorno y destructor, basado en la especulación urbanística y el desprecio por el patrimonio natural y sociocultural de nuestras montañas; y radicalmente enfrentado a cualquier criterio de sostenibilidad ambiental, social o económica.
 
–         La falta total de rentabilidad de las estaciones de esquí alpino y el enorme endeudamiento de ARAMON, no hará sino agravarse, sobre todo teniendo en cuenta que los estudios científicos prevén que los efectos del cambio climático sean especialmente intensos en las zonas de montaña del sur de Europa, en particular España.
 
–         Hace oídos sordos a la grave crisis inmobiliaria motivada por una especulación galopante. Ello es todavía más grave por realizarse en una zona de alto valor ecológico y destruyendo la estructura social y cultural basada en la ganadería de montaña, que es lo que debería ser fomentado junto con un turismo respetuoso. ¿Se han planteado en el Gobierno de Aragón, con Marcelino Iglesias a la cabeza, dedicar una décima parte de todo este esfuerzo a fomentar la economía local en vez de a eliminarla? ¿Qué ocurre con el resto de zonas rurales y de montaña de Aragón, como siempre condenadas al olvido?
 
–         La barbarie y desproporción de este proyecto no puede ser entendida sino está motivada por un mero capricho personal de tintes megalómanos. Una vez más, se anteponen los oscuros intereses de beneficio rápido de unos pocos a los intereses de la sociedad en general, que tendrá que asumir los elevadísimos costes económicos y ambientales.
 
–         En todo caso, la repentina declaración del COTA nos obliga a reactivar los diferentes frentes iniciados desde la PDMA: i) quejas ante la Comisión Europea por el elevadísimo impacto ambiental del proyecto y las repercusiones sobre la conservación de especies y hábitats en peligro; ii) preocupación también en la UE por los abusos urbanísticos de este proyecto; iii) vías judiciales en curso contra los primeros pasos que se agravan ahora, como la presentación de un Recurso Contencioso Administrativo a la totalidad del Plan Urbanístico de Montanuy; iv) nuevas campañas sociales de protesta y denuncia, etc.
 
De todo ello, la PDMA informará en detalle en los próximos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.