El complejo de la vall fosca empezará a funcionar en 2010

Esta previsión es sólo la primera fase de un ambicioso proyecto que quiere convertir esta zona del Pallars Jussà en un “referente turístico de los Pirineos” con la construcción de un resort, que incluirá, además de pistas de esquí, un campo de golf, un spa de 2.500 metros, una zona village (con comercios y restaurantes) de 5.000 metros, un gran centro de convenciones con capacidad para 1.000 personas, 2.400 plazas de hotel y 900 vivendas.
Esta macrocentro vacacional tiene como objetivo atraer al turista de montaña y competir con zonas consolidadas como la Vall de Boí o la Vall d’Aran. Otro objetivo es conseguir que el turista que no sólo acuda a la zona en invierno, sino durante todo el año, para ello sus impulsores proponen reinventarlo con actividades como el senderismo o el excursionismo.
Otra arma para captar a los turistas será ofrecerles “infraestructuras de calidad, que actúen como un motor para el turismo de montanya”, explicó Josep Maria Gràcia, director de la división de Explotación Patrimonial de Vallfosca Resort.
De momento, ya se ha iniciado la construcción del campo de golf del complejo, que se inaugurará el próximo año, y de las primeras 99 viviendas en el núcleo de Espui. Una obra que, según destacó Gràcia, no va ligada ni a la estación de esquí, ni al campo de golf, ni al resort, ya que fue iniciada por la anterior empresa promotora del proyecto.
También en paralelo, está previsto construir la estación de esquí, cuyas obras ya están contratadas y se encuentran en fase inicial. Por ello, la empresa Fadesa, que gestiona actualmente el proyecto, espera que la primera fase de las pistas pueda estar terminada en la temporada 2008-2009.
Sin embargo, el dominio no será todavía esquiable en esta fecha, puesto que se calcula un periodo de dos o tres meses para probar las instalaciones antes de abrirlas al público. Por este motivo, los clientes no podrán esquiar en la Vall Fosca hasta la temporada 2009-2010.
En este periodo se espera abrir los 30 primeros kilómetros de pistas, cinco remontadores y un telecabina de última generación, del que sólo se encuentran cinco unidades en todo el mundo. Según destacó Gràcia, esta infraestructura será “más cómoda, más rápida y más fiable” que las tradicionales y supondrá una mejora importante respecto al proyecto original. También en esta fase, se prevé disponer de 1.200 plazas hoteleras (de hotel y apart hotel) incluídas en cuatro edificios.
Respecto a una segunda fase, que podría estar lista en el plazo de unos diez años, Gràcia explicó que se dispondrá de 45 kilómetros de pistas de esquí y 2.400 plazas hoteleras, que se encontrarán en el núcleo de Espui y a pie de pista.
El macroproyecto incluye también un aparcamiento subterráneo de 2.200 plazas, modificado respecto al proyecto original (que era de 1.200) a petición del Ayuntamiento de la localidad pallaresa, quien también demandó que todos los vehículos quedarán bajo el nivel de la calle, de forma que no se viera ningún automóvil.
Todo ello tendrá un coste que rondará los 500 millones de euros, una cifra de inversión que, tal y como explicó, Jaume González- Milá, director de Fadesa en Catalunya y Baleares, ha sufrido un notable incremento en relación al primer proyecto, ya que se han realizado modificaciones que han encarecido el coste de la obra.
Estas modificaciones se han realizado para “dimensionar” el conjunto y conseguir que funcione durante todo el año, explicó González-Milá, ya que, tal y como apuntó, “algunas estaciones lo hacen sobre la marcha, mientras que nosotros lo podemos hacer desde el principio”.
500 puestos de trabajo
Esta voluntad explica, según González-Milá, la fuerte apuesta a nivel de compañía que Fadesa realiza en este proyecto, que creará 250 puestos de trabajo directos y alrededor de 500 indirectos. Además, por el momento ya trabajan en la construcción del complejo unas 30 personas.
También la venta de las casas avanza a buen ritmo, puesto que, según informó Fadesa, ya se han vendido alrededor de un 70% de la primera promoción de viviendas que se construye actualmente, y que consta de 99 casas.
Sin embargo, estos alojamientos no son la principal prioridad de la empresa, quien se marcó como objetivo inmediato las obras del dominio esquiable, aunque continuó con el proceso de comercialización de esta promoción.
Proyecto complejo con oposición vecinal
Respecto a la oposición vecinal que ha acompañado la iniciativa desde sus inicios, González-Milá explicó que “es necesario ejecutar el proyecto para que la gente lo conozca” y destacó que la empresa Fadesa no ha mantenido contactos con la plataforma opositora al complejo, si bien añadió que “todas las opiniones son respetables”.
El complejo turístico ha topado con la oposición de grupos de vecinos, ecologistas y políticos desde sus inicios a finales de los 90. Además, la firma gallega Fadesa compró la promotora del proyecto (Vallfosca Interllacs) en noviembre de 2005.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.