Defender el pirineo

Aragón cuenta con una cordillera notable, el Pirineo, que ha sufrido en los últimos decenios una notable sangría demográfica, y que se debate entre un desarrollo insensato y destructivo o un desarrollo sostenible. Por lo que parece, y a tenor de los últimos atentados contra el paisaje y la naturaleza, se ha optado por la insensatez y la destrucción del medio natural. Con la excusa de que la gente de la montaña también tiene derecho al progreso, y con el beneplácito cuando no con la acción directa de las administraciones públicas, se están produciendo actuaciones gravísimas e irreversibles contra estas montañas. Laderas, valles, incluso perfiles están cambiando bajo la vorágine demoledora y la voracidad de rapiña de cuatro interesados. Nadie con sentido común y prospectiva de futuro se niega al desarrollo de las áreas de montaña, pero nadie con sensibilidad sería capaz de destruir, como impunemente se está haciendo, nuestras montañas. Se puede ganar dinero construyendo y se pude tener una magnífica vivienda en el Pirineo sin atentar contra la naturaleza. Bastaría con que el gobierno de Aragón pusiera en marcha un plan para recuperar las decenas de antiguos pueblos abandonados, ahora cubiertos por la maleza y el polvo, e impedir las urbanizaciones insensatas. No es complicado hacer las cosas bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.