Comunicado de la plataforma en defensa de las montañas de aragón ante el proyecto de unión de estaciones

Ante el inicio de la tramitación administrativa por parte del Gobierno de Aragón para dar luz verde a los trabajos para unir las estaciones de Candanchú, Astún y Formigal por Canal Roya queremos manifestar nuestra absoluta oposición y nuestro estupor.

El gobierno se escuda en la falta de dinero cuando recorta en sanidad, educación y servicios sociales; un dinero que sí parece disponible para acometer este nuevo despropósito. Se olvidan nuestro gobernantes que la crisis económica, que ellos quieren imaginar pasajera, es consecuencia en gran medida de proyectos de esta naturaleza, tremendamente caros y sin ninguna racionalidad económica y social a corto, medio y largo plazo.

Es un proyecto inútil, algunos políticos del territorio han llegado a declarar que la unión de estaciones no traerá más esquiadores ¿de dónde van a salir con una población cada vez más envejecida, con salarios cada vez más bajos y con más del 50% de los jóvenes en paro?

Dejando las razones socio-económicas de lado, la Universidad de Barcelona en un reciente estudio afirmaba que las estaciones de esquí dejarían de ser viables en 2050 por cuestiones exclusivamente climáticas. Si bien este año ha nevado mucho, ya nadie considera el cambio climático como una arriesgada suposición de radicales, sino que su certidumbre científica es confirmada de manera unánime entre centros de investigación, universidades y agencias gubernamentales. Entre ellos la Comisión Europea, que señala a España como uno de los países más afectados.

En términos medioambientales, el proyecto supondría una afección gravísima a los ecosistemas de alta montaña presentes en la Canal Roya, destacando la tremenda alteración paisajística. Un paisaje que los expertos señalan como principal recurso de futuro para el desarrollo económico de estas zonas.

Es un proyecto socialmente muy injusto que hace recaer las enormes pérdidas de las estaciones en todos los aragoneses. Queremos recordar que Aramón debe en estos momentos más de 120 millones de euros, el año pasado perdió 22 millones y este año a pesar de ser extraordinario en cantidad de nieve volverá a perder dinero público.

Esta es la propuesta de unos políticos incapaces e irresponsables, que pretenden sacarnos de la crisis con propuestas que profundizan en las causas que la han originado.  Nos parece increíble que este gobierno, que aprobó hace unos meses el igualmente descabellado proyecto de Castanesa, afirme que cuando las condiciones económicas mejoren, seguirá recorriendo un camino agotado y que en buena medida nos ha llevado a una situación de bancarrota económica y moral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.