Primer trámite para unir las estaciones de formigal, astún y candanchú

El Gobierno de Rudi ha convertido la unión de las estaciones de esquí de los valles de Tena y del Aragón en uno de sus ejes estratégicos, lo que demostró ayer iniciando los trámites para declarar dicho proyecto de interés general de Aragón (PIGA). El Consejo de Gobierno acordó que la Corporación Empresarial Pública de Aragón asuma la gestión, de forma que en seis meses pueda presentar todos los estudios e informes preceptivos para lograr dicha declaración. No obstante, se necesitarán dos años en total para culminar toda la tramitación.

Un grupo de esquiadores, ayer, en la estación de Astún. El consejero de Presidencia, Roberto Bermúdez de Castro, explicó que la declaración de interés general detallará el área de influencia del proyecto y las entidades locales afectadas, con la que se pretende únicamente lanzar los planes de unión de las estaciones de Formigal, Astún y Candanchú para acometerlos cuando se invierta la tendencia económica. Además, habrá que poner de acuerdo a las tres sociedades implicadas -Aramón (dueña de Formigal), Eivasa (Astún) y Etuksa ( Candanchú)- para concretar quién afronta la inversión y cómo se gestiona este gran dominio esquiable. Además, es una incógnita el futuro de Candanchú, inmersa en un concurso de Rango del artículo 20 feb 2013 Heraldo de Aragón JORGE ALONSO LAURA ZAMBORAÍN 21/02/13 Kiosko y Más lector.kioskoymas.com/epaper/viewer.aspx 2/2 acreedores.

Bermúdez de Castro señaló que al tratarse de un PIGA será el propio sector público el que lo lidere, tal y como establece el artículo 34 de la Ley de Ordenación del Territorio. En este caso, será la Corporación Empresarial la que tramite los estudios previos para lograr la aprobación del proyecto de interés general. La lista se compone de uno específico sobre el impacto territorial, un análisis preliminar de incidencia ambiental, otro de previsiones del fomento de actividades económicas y sociales y un cuarto sobre la gestión del proyecto.

Un coste de entre 15 y 42 millones

El consejero de Presidencia señaló que parte de la documentación ya está disponible gracias al trabajo desarrollado por el anterior Gobierno y al estudio de la unión de estaciones que encargó la Asociación Turística del Valle del Aragón a la consultora canadiense Ecosign. Esta empresa calculó la inversión necesaria entre los 15,6 y 42 millones en función de la solución técnica que se estableciera para unir los valles.

Bermúdez de Castro recordó también que la unión de Formigal, Astún y Candanchú supondría generar un dominio esquiable de 210 kilómetros, el más amplio de España y uno de los diez mayores del mundo. Su puesta en marcha podría atraer a 1,5 millones de esquiadores.

El primer paso administrativo será la declaración formal del interés general por parte del Gobierno de Aragón, que requerirá, además de los citados estudios, otros específicos sobre los modelos de gestión y financiación. Luego tendrá que darse audiencia previa a las entidades locales afectadas y ser todo informado por los distintos departamentos de la DGA implicados, que tendrán en ambos casos un mes de plazo, según la ley de Ordenación del Territorio.

La elaboración propiamente dicha del proyecto de unión de las estaciones se podría alargar otros ocho meses y deberá superar la preceptiva declaración de impacto ambiental. Solo entonces se podrá aprobar la unión de la estaciones como proyecto de interés general y someterlo a información pública durante tres meses para licitar las primeras actuaciones.

En este sentido, Chunta reiteró ayer su rechazo al proyecto por considerarlo «innecesario» y una «barbaridad» desde el punto de vista medioambiental, además de considerar que devuelve a Aragón «a la época del pelotazo», en palabras del diputado Joaquín Palacín. También IU se opuso a la unión de estaciones por «su coste económico y medioambiental». Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.