Aramon y nozar se unen en la especulación urbanística de castanesa

La inmobiliaria Nozar, propietaria de Boí-Taúll, participará en la expansión de la estación aragonesa de Cerler en la montaña de Castanesa. Así lo confirmó ayer Javier Blecua, director general de ARAMON, la empresa participada por el Gobierno de Aragón e Ibercaja que gestiona Cerler y otros complejos de esquí en territorio aragonés. Blecua señaló que Nozar es una empresa de nuestra confianza y un buen compañero de viaje en el proyecto de Castanesa, si bien puntualizó que otras empresas del sector inmobiliario podrían participar también en esta operación. Los propietarios de Boí-Taúll participarán en la construcción de hoteles y viviendas ligadas a la estación de esquí. El director general declinó precisar cuantas casas y plazas de alojamientos supondrá la ampliación de Cerler, aunque puntualizó que ARAMON dará prioridad a la construcción de establecimientos hoteleros frente a las segundas residencias. Impulsaremos un desarrollo urbanístico equilibrado entre los diferentes núcleos de la zona, para favorecer el equilibrio territorial, subrayó Blecua, que indicó que las nuevas urbanizaciones se plantearán como prolongación de pueblos ya existentes.

120 millones de inversión

El director general de ARAMON indicó que la expansión del dominio esquiable y el desarrollo urbanístico en los diferentes núcleos de Montanuy supondrá una inversión de 120 millones de euros. ARAMON, que negocia actualmente a compra de fincas con los vecinos del municipio, prevé presentar el proyecto de ampliación de Cerler el próximo mes de enero, una vez Montanuy apruebe su nuevo plan urbanístico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.