Aramón cifra en más de 40 millones la inversión necesaria en candanchú

 HERALDO DE ARAGON

Aramón cifra en más de 40 millones la inversión necesaria en Candanchú

El director de la estación asegura que el precio de tasación «no será problema» para cerrar la venta con la DGA Los empresarios de la Jacetania piden la implicación pública porque hay en juego un millar de empleos

El hólding aragonés de la nieve, Aramón, estima que hará falta invertir más de 40 millones de euros en Candanchú para lograr que cumpla los niveles de calidad y servicio de sus estaciones. Así lo indica un informe interno, elaborado durante la etapa del Gobierno de Iglesias, y que refleja la necesidad de poner al día las instalaciones para hacerla realmente competitiva. En este sentido, incide en que se requeriría potenciar la infraestructura de innivación la creación de nieve artificial y, especialmente, la modernización de su red de remontes.

Esta inyección económica preocupa en Ibercaja, que comparte el accionariado de Aramón con la DGA a partes iguales, ante el elevado endeudamiento que ya tiene la sociedad mixta, más de 88,8 millones. De hecho, consideran, al igual que la DGA, que el precio que se debe pagar por su integración en el hólding debe ser simbólico y que ahora no son momentos para acometer grandes inversiones.

El director y accionista de Candanchú, Eduardo Roldán, subrayó ayer que el precio de tasación no será un problema para llegar a un acuerdo, pese a que las actuales diferencias de valoración entre las partes siguen siendo abismales. La estación partía de una petición de 28 millones, que ha ido reduciendo hasta los 10 millones, pero la DGA está muy lejos de esta cifra y considera que tiene que fijarse «un precio testimonial».

Roldán manifestó que la tasación «no será problema» para alcanzar a un acuerdo y se mostró convencido de poder cerrar antes de la próxima campaña, que empieza en dos meses, la integración por una «valoración digna y sostenible para las dos partes». Y a renglón seguido subrayó que el objetivo es sacar a la estación de la crisis y lograr la unión de estaciones «en beneficio del valle del Aragón y del esquí en la Comunidad».

Asimismo, el director de la estación negó de forma taxativa que la estación requiera una fuerte inversión y defendió que solo se necesitan acometer «detalles» porque, a su juicio, está «bien equipada» tanto en pistas como en remontes y material. «Que se les quite el miedo a algunos. Candanchú no supone un agujero en cuanto a inversiones», dijo antes de cuestionar la política inversora de Aramón en los últimos años. «Si el horizonte de Formigal es complicado es por el exceso de inversiones, que ha provocado el endeudamiento», añadió.

El valle del Aragón vive con incertidumbre y preocupación ante la delicada situación de Candanchú, que negocia su integración en Aramón en una crítica situación financiera que ha provocado que lleve tres meses sin luz y sin pagar las nóminas a sus trabajadores. El presidente de la Asociación Turística Valle del Aragón y alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, subrayó que si Candanchú no puede abrir finalmente este temporada «sería algo catastrófico para el valle» por lo que «hay que hacer todos los esfuerzos posibles para que esté en funcionamiento».

Sánchez manifestó que la incertidumbre «genera desconfianza hacia el valle», por lo que reivindicó la implicación de la DGA. «Parte de lo que ha pasado se debe a la fuga de esquiadores al valle vecino, debido a las inversiones realizadas», dijo en referencia al impulso Formigal.

El alcalde de Jaca, Víctor Barrio, recordó que la cabecera de la comarca se está «moviendo» por el bien del valle, por lo que se ha implicado en los contactos. La última reunión con el director de Candanchú se mantuvo el lunes y recordó que la estación es uno de los motores de desarrollo de la Jacetania: «Ha sido la estación pionera en España, aunque ahora atraviesa una mala situación debida a la mala gestión o la forma de actuar del gobierno anterior creando las estaciones de Aramón e invirtiendo en el otro valle».

Severo impacto

La misma recriminación fue hecha por el presidente de los empresarios de la Jacetania, Pedro Marco, quien advirtió de que será más caro para las arcas públicas asumir el impacto de un hipotético cierre de Candanchú por el millar de puestos de trabajo indirectos que el coste de solventar el futuro de la estación.

Por último, José Juan Prado, presidente de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania, insistió en pedir el apoyo de la DGA porque Candanchú «significa mucho en el valle» y planteó que el Ayuntamiento de Aísa, propietario de los terrenos de la estación, «debería decir algo».


HERALDO DE ARAGON

Candanchú, el coste, la inversión y el momento

La primera estación de esquí que se construyó en España atraviesa momentos duros, con la luz cortada, deudas e incertidumbre sobre su continuidad. Pero, ¿es momento para un rescate público?

Hoy envejecida y con muchas dudas sobre su viabilidad, la estación de esquí de Candanchú fue durante años uno de los principales motores del valle del Aragón. Con su nieve auspició la construcción de apartamentos de Jaca a Canfranc, animó el negocio de la hostelería y fomentó la afición a un deporte en el que fue pionera en España. Ahora, la DGA ha vuelto a negociar su compra, según dicen, por un «precio testimonial», pero la inversión necesaria para modernizarla y ponerla al nivel de otras de Aramón superaría los 40 millones de euros. En otro momento, esas cifras no asustarían –el Pabellón Puente de Zaragoza costó bastante más–, pero cuando se acaba de dejar sin beca para comedor o libros a 33.000 solicitantes que cumplían las condiciones resultaría bastante difícil de entender lanzarse a un proyecto así con dinero público.


RADIO HUESCA

Roldán convencido de que habrá acuerdo en la venta de Candanchú al GA

El Director de la estación de Candanchú, Eduardo Roldán, se ha mostrado convencido de que se firmará un acuerdo con el actual gobierno autónomo que garantice la viabilidad de la estación. Roldán ha negado que se hubiera negociado con anteriores gobiernos, y reconoce que los actuales gestores tienen la suficiente sensibilidad para cerrar un acuerdo. 

Roldán ha explicado las dificultades económicas por las que pasa la estación. Los trabajadores, incluido su director, no cobran desde junio y la factura de la luz no ha podido ser asumida. Sin embargo, el director está convencido de que en la próxima temporada Candanchú abrirá, muy posiblemente, con un nuevo propietario, el Gobierno de Aragón. 

No esconde Roldán las numerosas dificultades que tiene que estar sorteando en este proceso de venta. Además, añade el director del centro invernal, hay algunas personas que quieren dinamitar la operación y son los que están facilitando la publicación de datos que están haciendo mucho mal al futuro de Candanchú y, por tanto, al futuro de la nieve aragonesa. 

Por últimos, Eduardo Roldán ha dejado claro que no abandonará Candanchú, pase lo que pase, aunque no quiere ni imaginar un escenario en el que el Gobierno de Aragón no fuera el propietario de la estación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.