Aramon alquila una montaña para ampliar cerler hacia el pont y vilaller.

Aramon, la sociedad formada por el gobierno aragonés e Ibercaja para gestionar complejos de esquí, está decidida a ejecutar sus planes de expansión para acercar el dominio de sus pistas de esquí a la Ribagorza catalana. El consorcio formalizó el pasado sábado el alquiler de unas 500 hectáreas de la montaña de Castanesa, en el municipio aragonés de Montanuy, con el fin de ampliar en el futuro la estación oscense de Cerler en dirección a las poblaciones de El Pont de Suert yVilaller. La operación supondrá acercar Cerler al complejo de Boí-Taull (propiedad de la inmobiliaria Nozar con intereses en Aragón) y a la carretera que constituye el principal acceso a Baqueira-Beret, la N-230. Fuentes de Aramon consultadas por SEGRE confirmaron el acuerdo con la sociedad de propietarios de la montaña de Castanesa, que se produjo tras una reunión de esta entidad el pasado sábado. Un total de 34 miembros de la sociedad votaron a favor del arrendamiento, mientras que tres expresaron su desacuerdo. A la reunión asistieron miembros de la plataforma conservacionista Ecologistas en Acción, que expresaron su rechazo a la ampliación de las pistas de esquí, al entender que hay otras alternativas para el desarrollo del territorio. El alquiler se hará por un periodo de más de 50 años y supondrá, para Aramon, el desembolso de unos 120 euros por hectárea arrendada y año. La cifra empezará a pagarse ya. En cuando al inicio de la ampliación, el consorcio aragonés estima que los proyectos y trámites administrativos supondrán un plazo mínimo de dos años. Los planes de Aramon prevén el inicio de los remontes en el núcleo de Ribera, para cuyo acceso hará falta mejorar la vía actual, y las conexiones con la estación de Cerler. Fuentes consultadas estiman que la puesta en marcha de las pistas podría ser efectiva en el 2010.

Nueva fase del despliegue.

El arrendamiento de la montaña de Castanesa supone una nueva fase en el despliegue de Aramon hacia el área de la N- 230 cerca de la Ribagorza catalana. El consorcio aragonés, que integra a los complejos de Cerler, Formigal, Panticosa, Javalambre y Valdellinares, firmó a principios de año una opción de compra sobre unos terrenos de entre 40 y 50 hectáreas en el mismo municipio de Montanuy, iniciativa precisamente ligada a la ampliación de Cerler. En estas hectáreas Aramon pretende ubicar una urbanización con edificios de baja altura y una zona de servicios que incluiría apartamentos, hoteles, equipamientos, comercio e instalaciones de ocio. La ejecución de ambos proyectos, no obstante, depende de los proceso de recalificación urbanística y la obtención de permisos ambientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.