Agilizan la ampliación de cerler hacia cataluña

La Mañana
Comarcas
Agilizan la ampliación de las pistas de Cerler hacia Catalunya

El holding Aramon (Montañas de Aragón), participado en un 50% por el Gobierno de Aragón (DGA) y en otro 50% por la entidad financiera Ibercaja, trabaja con el objetivo de iniciar ya el próximo año las primeras obras para ampliar la estación de esquí de Cerler hacia el valle de Castanesa, lo que dejaría el complejo aragonés a menos de 15 kilómetros del límite con Catalunya, es decir, de la N-230 a la altura del Pont de Suert, según informaron ayer fuentes de la DGA.

Castanesa – N.Castells / C. Quintana

Las mismas fuentes señalaron que la inversión necesaria para esta expansión ya figura en el plan financiero de Aramon para los próximos años, por lo que tendría la financiación asegurada.

En estos momentos, Aramon se encuentra en la fase de realización de los pertinentes estudios que exige la administración sobre este nuevo campo de nieve y también ha iniciado la tramitación de permisos. Esta ampliación supondría que Cerler ganaría casi 400 nuevas hectáreas, con unos 30 kilómetros más de pistas, lo que la convertiría en el complejo invernal más grande de Aragón junto con Formigal. Respecto a crecimientos urbanísticos asociados a este proyecto, fuentes de la DGA afirman que para nada se contempla construir ámbitos residenciales o hoteleros a pie de pistas, sino que la previsión es que se produzca crecimiento en poblaciones del valle. Las estaciones de esquí leridanas de Boí Taüll y Baqueira Beret podrían resultar perjudicadas de esta ampliación de Cerler hacia la Franja de Ponent ya que su acceso sería mucho más rápido desde la N-230 al quedar prácticamente el dominio junto a ésta, mientras que Boí Taüll queda un poco más lejos de este corredor y Baqueira Beret aún más alejado.

El alcalde de Montanuy (municipio al que pertenece Castanesa), Josep Maria Agullana, manifestó ayer que el proyecto pretende frenar la despoblación de la zona que en los últimos años ha perdido un 60 por ciento de habitantes y ser un revulsivo económico sin impacto ecológico. De las 18.000 hectáreas del municipio, 4.000 están protegidas por el parque Posets Maladeta (un 23 por ciento del municipio) y las 400 hectáreas de área esquiable nueva representarán un 3 por ciento de la superficie del municipio. Los vecinos de los núcleos afectados por el proyecto (Castanesa, Ribera, Ardanuy y Fonchanina) hicieron una junta general la semana pasada y acordaron respaldar en principio el proyecto. Aramon debe negociar con 70 propietarios de la montaña, una parte constituidos en comunal de vecinos y otra en partidas de cinco particulares.

Agullana aseguró que el proyecto no plantea urbanizaciones a pie de pistas, sólo se prevén instalar remontes y servicios y las plazas hoteleras se ubicarán en los cascos urbanos. En una primera fase esta ampliación asumirá el acceso de 6.000 esquiadores y unas 3.000 plazas hoteleras en Castanesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.