Acuerdo definitivo para unir astún y candanchú con canfranc mediante un telesilla

HERALDO DE ARAGON

Acuerdo definitivo para unir Astún y Candanchú con Canfranc mediante un telesilla 

El presupuesto de la conexión asciende a 25,5 millones de euros, de los que 6 serían para el trayecto Canfranc Estación- Coll de Ladrones; 6,5 hasta Rioseta; otros 5 millones hasta Candanchú y los ocho últimos hasta la base de Astún.

La Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) ha alcanzado el acuerdo definitivo para unir las estaciones de Astún y Candanchú con Canfranc mediante un telesilla, cuyo coste superaría los 25 millones de euros. 
El acuerdo definitivo cuenta con el consenso de todas las partes implicadas, las estaciones del Valle del Aragón, así como los Ayuntamientos de Canfranc, Jaca y Aísa, a los que pertenecen las estaciones de Astún y Candanchú. 
El proyecto definitivo, que será presentado al Gobierno de Aragón, ha sido realizado durante el último año por la empresa canadiense Ecosign, que trabaja también sobre la segunda fase, la prolongación del telesilla hasta la estación de Formigal, en el vecino valle de Tena. 
La principal novedad es la creación de un aparcamiento y zona de servicios en Rioseta, así como que el telesilla llegará a las bases de las estaciones de Astún y Candanchú y no a las zonas altas como la Raca, como estaba previsto inicialmente. 
De este modo, el cable partiría de Canfranc Estación, donde se prevé crear un aparcamiento, continuaría por Coll de Ladrones hasta Rioseta, donde se crearía otro de 1.400 plazas y una zona de servicios, proseguiría hasta la base de Candanchú y concluiría en la base de la estación de Astún. 
El presupuesto de la conexión asciende a 25,5 millones de euros, de los que 6 serían para el trayecto Canfranc Estación- Coll de Ladrones; 6,5 hasta Rioseta; otros 5 millones hasta Candanchú y los ocho últimos hasta la base de Astún. 
A este coste habría que sumar el de los aparcamientos, según han destacado hoy en la presentación de este acuerdo el presidente de la ATVA, Fernando Sánchez; el alcalde de Jaca, Víctor Barrio; el presidente de la empresa Ecosign, Paul Mathews; el presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania, Pedro Marco, y Jesús Sanclemente en representación de la estación de Candanchú. 
La prolongación del cable de Astún a Formigal supondría un coste de unos 18 millones de euros, aunque esta opción se está estudiando todavía y se espera tener concluida para noviembre. 
Si este proyecto llega a realizarse, podrían llegar a la zona entre 1,5 y dos millones de esquiadores por temporada, además de convertir este dominio esquiable en el octavo del mundo. 
Con el telesilla se tardaría 13 minutos en llegar por telesilla desde Canfranc hasta Candanchú, 17 desde Canfranc a Astún y 30 desde Canfranc hasta Formigal. 
El proyecto reduciría así los impactos medioambientales al evitar la circulación de gran número de vehículos por la zona alta del valle del Aragón, resolvería los problemas de aparcamiento y estimularía la construcción de más hoteles y nuevos negocios a pie de pistas, según sus promotores. 
Se trata, sostienen, de un proyecto de «desarrollo económico fundamental» para el tejido empresarial no sólo de las estaciones sino de todo el valle, que debería ir «paralela» a la modernización de Astún y Candanchú. 
El proyecto se podría llevar a cabo en un año y podría dar servicio no solo en invierno sino también el resto del año, como medio de transporte que evitara la circulación de vehículos y autobuses por la zona.  


EL PERIODICO DE ARAGON

Acuerdo para el telesilla que conectaría el valle del Aragón

El proyecto requiere 25 millones de , y aún no se ha presentado a la DGA.La unión de Astún, a Canfranc atraería a 1,5 millones de esquiadores.

La Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) ha alcanzado el acuerdo definitivo para unir las estaciones de Astún y Candanchú con Canfranc mediante un telesilla, cuyo coste superaría los 25 millones de euros. Si este proyecto llega a realizarse, según las estimaciones de sus promotores, podrían llegar a la zona entre 1,5 y dos millones de esquiadores por temporada. Convertiría este dominio en el octavo mayor del mundo.

El acuerdo definitivo cuenta con el consenso de todas las partes implicadas, las estaciones del Valle del Aragón, así como los ayuntamientos de Canfranc, Jaca y Aísa, a los que pertenecen las estaciones de Astún y Candanchú. El proyecto, que será presentado a la DGA, ha sido realizado durante el último año por la empresa canadiense Ecosign. Todos destacaron que las obras podrían completarse en un solo año.

RECORRIDO De este modo, el cable partiría de Canfranc Estación, donde se prevé crear un aparcamiento, continuaría por Coll de Ladrones hasta Rioseta, donde se crearía otro de 1.400 plazas y una zona de servicios, proseguiría hasta la base de Candanchú y concluiría en la base de la estación de Astún.

El presupuesto de la conexión asciende a 25,5 millones de euros, de los que seis serían para el trayecto Canfranc Estación- Coll de Ladrones; 6,5 hasta Rioseta; otros cinco hasta Candanchú y los ocho últimos hasta Astún. A este coste habría que sumar el de los aparcamientos, según destacaron ayer en la presentación del acuerdo el presidente de la ATVA, Fernando Sánchez; el alcalde de Jaca, Víctor Barrio; el presidente de la empresa Ecosign, Paul Mathews; el presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania, Pedro Marco, y Jesús Sanclemente en representación de la estación de Candanchú.

SEGUNDA FASE La prolongación del cable de Astún a Formigal, en la que trabaja ahora Ecosign, supondría un coste de unos 18 millones de euros, aunque esta opción se está estudiando todavía. Se espera tener un proyecto para noviembre.

El proyecto reduciría los impactos medioambientales al evitar la circulación de gran número de vehículos por la zona alta del valle del Aragón, resolvería los problemas de aparcamiento y estimularía la construcción de más hoteles y nuevos negocios a pie de pistas, según sus promotores. Se trata, sostienen, de un proyecto de «fundamental» para el tejido empresarial del valle. 


DIARIO DEL ALTOARAGON

El telesilla entre Candanchú y Astún llegará a las bases de ambos centros

El futuro telesilla que se encargará de conectar las estaciones de Astún y Candanchú llegará finalmente sólo hasta la base de ambos centros invernales, en lugar de ascender hasta zonas de mayor altitud como La Raca, según se desprende del proyecto definitivo, aprobado en consenso entre la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) y los ayuntamientos, y presentado ayer en Jaca, por su responsable, la empresa Ecosign.

La pérdida de altura del telesilla representa el principal «cambio» de un proyecto que ahora «es técnicamente mejor», según Fernando Sánchez, alcalde de Canfranc y presidente de la ATVA. Pero ésta no sería la única novedad, ya que también se contempla la creación de un aparcamiento con capacidad para 1.500 plazas y una zona de servicios, en Rioseta.

Estas dos modificaciones implican que el cable partiría de la localidad de Canfranc Estación, donde se levantaría un primer aparcamiento, y continuaría hacia Coll de Ladrones y de allí a la zona de Rioseta, en la que se construiría un segundo gran parquin, además de un centro de ocio para esquiadores. En su recta final, la conexión alcanzaría la base de la estación de Candanchú y después la de Astún.

Los cambios anteriores recibieron el visto de todos los ayuntamientos implicados (Canfranc, Jaca y Aísa), en la reunión celebrada el pasado miércoles, en la que se puso fin a la primera fase del proyecto. Ahora, se da paso a la esperada segunda fase, que consistirá en analizar la unión entre Astún y Formigal, la cual finalizará el próximo mes de noviembre, si se cumplan las previsiones de la ATVA.

El presupuesto de la conexión ascendería a 25,5 millones de euros (la opción más barata de las dos contempladas) y el montante se repartiría entre los tramos Canfranc-Candanchú (17,5 millones) y Candanchú-Astún (8 millones). Más concretamente, se gastarían 6,5 millones entre Canfranc y el Coll de Ladrones, 6,5 hasta Rioseta, 5 millones en dirección a Candanchú, y, por último, 8 millones para enlazar con Astún, detalló Sánchez.

Las obras del proyecto se podrían finalizar en el plazo de un año, aunque lo recomendable sería que los trabajos avanzaran en dos años y por fases. Así, «se generaría riqueza» en el valle y, al mismo tiempo, «se amortizaría» las propias obras, con unos resultados que serían «reales y tangibles», declaró Paul Mathews, responsable de la empresa Ecosign, la cual impulsó otras siete conexiones en centros de todo el mundo.

En este caso, la tarea de conectar Candanchú y Astún sería «simple», además de «rentable», en palabras del empresario canadiense. El concepto escogido por la ATVA «resolvería el problema» que existe en la zona en lo referente a aparcamientos y «estimularía la creación de hoteles», más en Canfranc que en las propias estaciones. Lo anterior generaría además un viento a favor de la instalación de «restaurantes, pubs o tiendas».

Dos de los puntos favorables del proyecto son su carácter «sostenible», mediante el que se reducirían los impactos medioambientales, y la adaptación de las instalaciones para su uso fuera de la campaña de esquí. En concreto, el telesilla podría unir las estaciones todo el año, lo que supondría «un menor consumo de energía», debido a que el cable sustituiría a un porcentaje de los vehículos que llegan hasta ambas estaciones.

Según los promotores, el telesilla sería capaz de conectar Canfranc y Candanchú en 13 minutos, y desde este punto a Astún sólo se tardarían 4 minutos, por lo que la ciudad ferroviaria y el centro blanco de Aísa estarían separados por apenas 17 minutos.

Si el proyecto llega a buen puerto, la región formada por Astún, Candanchú y Canfranc podrían recibir más de 1,5 millones de esquiadores al año, aunque no se descarta llegar a los dos millones. La unión de estos con Formigal daría lugar al «Aragón Ski Circus», el primer dominio blanco de España y el octavo del mundo.

«FUNDAMENTAL» PARA EL VALLE

Para Pedro Marco, presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania (AEJ), la unión es importante de cara a «desestacionalizar el turismo y atraer a esquiadores entre semana». Igualmente, la conexión promovería la apertura de negocios hoteleros y haría que el valle del Aragón «pudiera competir con otros destinos nacionales» como Andorra o Baqueira.

En su caso, Víctor Barrio, alcalde de Jaca y nuevo integrante de la ATVA, hizo hincapié en que el proyecto «es fundamental» para el desarrollo del valle del Aragón y de toda la comarca de la Jacetania.

Por último, Jesús Sanclemente, responsable de instalaciones técnicas de Candanchú, aseguró que el proyecto «es bueno» y que despierta «ilusión», aunque advirtió de que hace falta «modernizar las estaciones», si se quiere llegar al octavo escalafón mundial.

En las próximas fechas, los responsables del plan de conexión lo presentarán ante el nuevo Gobierno de Aragón, en Zaragoza. Por ahora, ya se han mantenido contactos con el grupo Aramón, de cara a la segunda fase. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.