800.000 personas saben por «as» lo que aramón «quiere» a espelunciecha

ACTA DE DEFUNCIÓN POR ESPELUNCIECHA.

Por Sebastián Álvaro, Director del Programa de TVE «Al filo de lo imposible».

Hoy no es un buen día. Seguro que un vistazo a los periódicos o a los telediarios nos cargarán de razones para confirmar tan sombría opinión. Sin embargo, también hay otras noticias que no van a merecer ni siquiera un hueco en la vorágine de los medios de comunicación pero que tienen la cualidad de convertirse en faros que nos advierten del peligro. Hoy no es un buen día porque las máquinas de las empresas constructoras han entrado en el valle pirenaico de Espelunciecha. Y hoy quiero ceder este rincón de AS para que resuenen algunas de las sabias palabras que mi amigo el profesor y geógrafo Eduardo Martínez de Pisón ha escrito sobre el tema, quien ha abanderado la lucha que muchos hemos asumido durante los meses pasados en defensa de ese espacio natural. «… No han podido esperar ni a que se quitara la nieve, como si se tratara de resolver un desafío o como si hubiera prisa en desfigurarlo para que no haya nada que conservar si acaso las cosas tomaran otro rumbo… Hemos perdido otro valle. En este momento todos somos, no sólo el lugar, algo menos de lo que éramos hace unos días. Escribo ahora porque hay que levantar acta. El acta de defunción por Espelunciecha… El estado de un paisaje es un implacable espejo de los hombres que lo cuidan o lo maltratan. Tal vez alguien desde dentro del sistema debería pensar y planificar una opción más refinada, una alternativa más cultural para el Pirineo que su entrega progresiva a un tosco turismo de hierro, cemento y multitudes. Ojalá fuera la última vez que tuviéramos que recordar en éste u otro asunto aquella ironía de Machado sobre quienes confunden valor y precio… No quiero ahora mostrar mi tristeza a los que no le concedieron el indulto. Como le gustaba decir también a aquel escritor, no he pretendido enseñar nada, acaso en un momento arar algún barbecho que me pareció olvidado, pero encontré en él y en la
misma labor numerosas y excelentes personas. Para las próximas Espelunciechas ya sabemos que estamos juntos.»
Desde luego que estaremos juntos en las próximas batallas. Nuestro compromiso con una forma noble y solidaria de entender la aventura, el alpinismo, y la defensa del paisaje que nos rodea, en relación con el hombre, es decir con humildad y respeto, tiene que ser constante. Nos va en ello el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.