Otro nuevo embargo complica aún más la apertura de la estación de candanchú

HERALDO DE ARAGON

Otro nuevo embargo complica aún más la apertura de la estación de Candanchú

La Seguridad Social reclama a la concesionaria casi 1.100.000 euros. Desde la DGA condicionan el acuerdo que salvaría la temporada a la resolución del conflicto económico

La apertura de Candanchú se complica aún más. La concesionaria de la estación de esquí, Etuksa, acaba de recibir la notificación de otro nuevo embargo de la Seguridad Social por valor de casi 1.100.000 euros. Es el segundo en apenas cuatro días y llega tan solo una semana después de que el Gobierno de Aragón alcanzara un acuerdo con la empresa para salvar la temporada. Desde la DGA reiteran su intención de salvar la estación de esquí, aunque siguen condicionándolo a que se resuelva el conflicto económico.

Como ya publicó este periódico, la deuda de la estación asciende a 6,5 millones de euros y esto podría obligar a los accionistas a afrontar una ampliación de capital. Ya se ha convocado una junta de accionistas para analizar la situación, que se celebrará a finales de este mes. Por su parte, el director de la estación, Eduardo Roldán, reconoció que la empresa carece de liquidez y tendrá que hacer frente ahora a este nuevo embargo de la Tesorería de la Seguridad Social por valor de 1,1 mil l ones que se suma al de casi 950.000 euros con la Agencia Tributaria.

Además, también es pública una «anotación de embargo» sobre una finca de la estación, promovida por la Unidad de Recaudación Ejecutiva de la Tesorería General de la Seguridad Social «en reclamación de 153.500,71 euros de principal » , tal y como consta en las últimas cuentas presentadas por la empresa concesionaria, l as de l a temporada 2010-2011.

Los responsables de Candanchú aseguraron que confían en lograr un aplazamiento del pago de la deuda con Hacienda. De esta forma, se podría salvar el importe del contrato de alquiler aún pendiente de firma con Aramón.

Además, como era previsible han aflorado nuevos acreedores y aún podrían aparecer más que reclamen su deuda. La empresa debe nóminas a los trabajadores, adeuda recibos de la luz a Endesa y facturas a sus proveedores, además de acumular impagos con la administración central, autonómica –debe los impuestos ambientales– y con el Ayuntamiento de Aísa –a quien no le ha pagado el canon por el uso de monte público–.

Si no se concediera el aplazamiento solicitado por la empresa para el pago a Hacienda y se firmara el contrato, el dinero de alquiler que recibieran de la DGA iría a parar a las arcas estatales y la estación no podría salvarse del cierre. Sin embargo, el grupo de la nieve –empresa participada al 50% por el Gobierno de Aragón e Ibercaja– no está dispuesto a asumir una inyección extra. Una postura con la que también se mostraron de acuerdo los principales grupos de la oposición.

El contrato de alquiler

Hace justo una semana, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y el consejero de Presidencia, Roberto Bermúdez, pactaron con el director de Candanchú que Aramón asuma la gestión de la estación durante un año. Para ello, se firmaría un contrato de alquiler por valor de 690.000 euros. Con esta cantidad se saldaría la deuda contraída con los trabajadores, que no cobran sus nóminas desde el pasado verano, y con Endesa, que cortó la luz por los impagos. También se cubren los gastos para la puesta en marcha de las instalaciones.

Fuentes oficiales del Gobierno de Aragón insistieron ayer en que tienen la intención de salvar la temporada, pero antes la concesionaria de la estación de esquí de Candanchú deberá resolver la complicada coyuntura financiera de la empresa.

En este sentido, todos los grupos de la oposición aseguraron que hay que garantizar la apertura de la estación para minimizar el impacto económico en el valle, pero sin gravar las arcas autonómicas. Ninguno considera que el Ejecutivo autonómico tenga que aumentar la cantidad económica prevista en el acuerdo ni ser el encargado de resolver la situación de una empresa privada.   

153.500

Las cuentas de la estación de esquí de Candanchú correspondientes a la temporada 2010-2011 –las últimas presentadas– ya reflejaban la anotación de un embargo sobre una finca. La Tesorería General de la Seguridad Social reclamaba la cantidad de 153.500,71 euros.  

6.500.000

La deuda de Etuksa asciende a 6,5 millones de euros. Esto podría obligar a los accionistas a afrontar una ampliación de capital. De hecho, se ha convocado una junta de accionistas para analizar la situación. El acuerdo de alquiler propuesto por la DGA y pendiente de firma sería de 690.000 euros.  

950.000

La Agencia Tributaria comunicó el pasado lunes una diligencia de embargo a la concesionaria, Etuksa, por un importe de casi 950.000 euros y también solicitó información al grupo aragonés de la nieve, Aramón, sobre el contrato de alquiler pactado con la DGA para garantizar su apertura.

1.100.000

La empresa concesionaria de la estación recibió ayer otro nuevo embargo. Esta vez de parte de la Tesorería de la Seguridad Social y por valor de casi 1.100.000 euros. Era previsible que aparecieran nuevos acreedores que reclamaran sus deudas y podría haber más, ya que la lista es larga.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.