La plataforma pide el parque de los pirineos

El pasado 2 de febrero, la Mesa de las Montañas aprobó –ya con la ausencia de la Plataforma– un documento con catorce criterios exigibles a cualquier proyecto de nieve, incluido el de la ampliación de la estación de esquí de Cerler por Castanesa. Sin embargo, antes de la aprobación de este documento, se habían iniciado los trámites administrativos del proyecto de Castanesa. Este hecho motivó el abandono de la Mesa por parte de la Plataforma.

El documento recoge las conclusiones obtenidas por la Mesa para convertirse en un compromiso de los poderes públicos ante cualquier proyecto que se presente y que afecte, de manera sustancial, a los territorios de montaña, explicó el director general de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón, Ignacio Celaya. Entre sus intenciones está la de evitar nuevas urbanizaciones en áreas altas de montaña para «frenar esa especie de amenaza de que con la excusa de un proyecto de nieve puedan crecer núcleos de manera desmesurada». A juicio de Ignacio Celaya, el acuerdo reune las inquietudes de todos los grupos participantes.

Pero no es así para la PDMA que no ha regresado a la Mesa –como esperaba Celaya– sino que ha confirmado su abandono. Lo ha ratificado después de la reunión interna celebrada el 23F de la que ha informado con esta nota de prensa:

La asamblea informativa de la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón ha contado con una gran asistencia -más de un centenar de personas que han abarrotado la sala en representación de decenas de organizaciones- y participación, lo que avala el resultado de la misma y refrenda y refuerza la posición de la propia Plataforma.

Como resultado de lo allí expuesto:

1.- El gran avance del proyecto de Castanesa se entiende que hace incompatible nuestra presencia en una mesa de diálogo, tal y como ya habíamos formulado al inicio del proceso. No se puede estar hablando y que los hechos no acompañen a las palabras. Por tanto, la suspensión cautelar de nuestra presencia en la Mesa de la Montaña se convierte en una decisión final y nuestra salida de la Mesa es ya definitiva.

En las numerosas intervenciones la posición de refrendo de la salida ha sido contundente y unánime. También han estado marcadas dichas intervenciones por incidir en la gravedad del proyecto de Castanesa.

En este sentido, se debe recordar que Castanesa es un proyecto de nueva estación, una descomunal estación de decenas de kilómetros invadiendo cotas de alta montaña en las puertas del Parque Natural de Posets-Maladeta. Además, implica la construcción de miles de edificios en un valle de apenas 300 habitantes.

2.- Nuestra salida de la Mesa de la Montaña no es óbice para esperar que el trabajo de la Mesa desemboque en la aprobación en las Cortes de una Ley de Protección de la Montaña. El trabajo en la Mesa ha sido interesante y con aspectos valiosos, por lo que ese trabajo, íntegro y con todas las aportaciones, debería ser tenido en cuenta.

Precisamente por ello la irrupción del proyecto de Castanesa nos produce una doble tristeza: por el hecho en sí y por alterar el proceso de la Mesa.

3.- En paralelo a esta decisión, la Plataforma retoma e impulsa una vieja reivindicación: el Parque Internacional de los Pirineos. Una iniciativa apoyada puntualmente hasta ahora pero en la que se va a empezar a trabajar de forma continuada desde este momento. Se trata de abrir una línea propositiva, en positivo, como alternativa al modelo urbanístico del holding Aramón, al modelo olímpico de obras faraónicas. Una iniciativa, la del Parque Internacional de los Pirineos, mucho más realista, posible, asumible y eficaz para los territorios de montaña. El arranque de esta línea de trabajo tendrá lugar el 21 de marzo en la VII Concentración de Espelunciecha.

La denominada Mesa de Debate sobre la Montaña se constituyó el 9 de junio de 2009 con el fin de explorar las posibilidades de acercamiento y acuerdo en referencia a los conflictos de la montaña. “Su objetivo será elaborar una Ley de la Montaña que haga compatibles el desarrollo de estas zonas, con el deseo de la gente de vivir con dignidad en el territorio. Asimismo, ese desarrollo debe ser sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental” informaron entonces. Formaban parte:

1 Representante del Presidente del Gobierno de Aragón,

2 representantes de ADELPA,

2 representantes de la Plataforma en Defensa de las Montañas.

1 Representante de las comarcas de ámbitos diferentes al Pirineo.

1 Representante de los empresarios.

1 Representante de los Sindicatos Agrarios.

1 Representante de la Federación Aragonesa de la Montaña.

1 Representante del Instituto Pirenaico de Ecología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.