La familia iglesias, tras la ampliación de cerler

La polémica ampliación de las pistas de esquí de Cerler (Huesca) cuenta con un padrino de lujo: Marcelino Iglesias, el presidente socialista de Aragón, nacido en Bonansa, un municipio cercano al faraónico proyecto pirenaico, apoyado desde las instituciones aragonesas. No está sólo. En los distintos proyectos, modificaciones de planes de ordenación urbana y manifestaciones a favor de la ampliación han participado su hijo, su hermano y sus primos, como atestigua la foto que ilustra esta información.

El proyecto es cada vez más polémico, según se van conociendo detalles. La empresa Aramón, que lleva varios años comprando fincas en el territorio donde va a realizar su propio proyecto, ha costeado la redacción del PGOU aprobado para beneficio de sus fincas, que precisamente está firmado por Alejandro Royo Iglesias, arquitecto y primo carnal de Marcelino Iglesias. Y el técnico municipal que ha dirigido el PGOU desde los despachos del Ayuntamiento de Montanuy es Javier Iglesias Ricou, otro primo del presidente.

La ampliación de las pistas de esquí de Cerler, que en realidad significa hacer nuevas pistas y una estación, a las que habría que llegar con nuevos remontes y teleféricos, va acompañada de la construcción de 4.000 viviendas y tres campos de golf, según afirma la Plataforma de las Montañas, una entidad que agrupa, entre otras, a las organizaciones SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción, que rechazan los proyectos.

El plan de ampliación es de la empresa Aramón que, según ha comunicado, invertirá nada menos que 400 millones de euros. Para dar realce a su plan ha pedido a la firma Foster+Partners el diseño de tan costoso proyecto. Según Aramón, «la nueva superficie esquiable tendrá una superficie de 457 hectáreas, 100 kilómetros de nuevas pistas y un mínimo de 27 nuevos remontes con capacidad para 300.000 esquiadores más».

Esta empresa reconoce que, junto a tal despliegue en la montaña oscense, se construirán «diferentes infraestructuras» y «se llevará a cabo la construcción de primeras y segundas residencias, hoteles y otras modalidades de alojamiento», y cuantifica estas inversiones en 300 millones.

Para garantizar la rentabilidad de tan impresionante flujo de capital, Aramón no sólo ha logrado el apoyo de las Cortes de Aragón y los principales partidos de la región, sino que ya ha conseguido que dos planes de ordenación urbana se hayan modificado para construir urbanizaciones, campos de golf, viviendas y las nuevas infraestructuras para ampliar Cerler.

El 23 de diciembre pasado, la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio de la Diputación de Huesca dio el visto bueno al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Montanuy, municipio que agrupa a otros 17 más pequeños. Sólo siete días más tarde, el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón consideró que las cuatro ampliaciones previstas junto a Cerler (Ardones, Castanesa, Ronda sur y Aneto) recibieran la consideración de «proyecto supramunicipal de utilidad pública».

«El PGOU de Castanuy va a permitir construir 4.000 viviendas donde actualmente residen 304 personas censadas», asegura Manel Badía, presidente de la Asociación de Vecinos y Propietarios del valle de Castanesa. «Un territorio bien conservado va a tener flujos de cientos de miles de personas, con el impacto que tiene todo ello», añade.

Hay pueblos, como el de Noales, que de las 37 viviendas actuales, pasará a tener 389. En Ardanuy también se multiplicarán por 10 sus siete casas. Y así en los 18 municipios ligados a Montanuy.

«Es una barbaridad que nunca nadie antes se había atrevido a realizar en el Pirineo», afirma Luis Tirado, delegado de SEO/BirdLife en Aragón. «Es un puro ladrillazo», remacha. Según esta ONG y las que le acompañan, el valle de Castanesa «alberga algunos de los valores más importantes del Pirineo, con poblaciones en peligro de extinción como el urogallo, la perdiz nival, el mochuelo boreal o el quebrantahuesos, que ha vuelto a colonizar la zona».

«Ese proyecto no se aprobará. Todo él se encuentra dentro de un Area Importante para las Aves (IBA), que es como si fuera una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) a efectos legales.Saben que no es posible, que nunca lo permitirá la CE ni nuestras leyes», dice este biólogo. Y lamenta que Marcelino Iglesias y su familia figuren entre sus más conocidos valedores. «Nosotros ya se lo hemos dicho».

Manuel Galán, jefe del Gabinete de Prensa de Marcelino Iglesias, considera que el hecho de que el hijo, el hermano y un primo del presidente estén en la foto de la manifestación a favor del proyecto es «razonable». «Hablamos de un valle donde hay 400 habitantes y todos son familia. El presidente ha nacido allí y su familia vive en el valle. ¿Acaso no tienen derecho a manifestarse?».

Un derecho que también tiene Amaral, pero que usa en sentido inverso. Este grupo, que quizá sea la imagen de marca actual de Aragón, ha participado recientemente en el festival A favor de las montañas, para recaudar dinero con el fin de tramitar las denuncias judiciales al proyecto estrella de la Presidencia de Aragón. Y Mallacán, Frutas y Verduras, Violadores del Verso o Comando Cucaracha ofrecieron sus actuaciones contra la ampliación de Cerler.

Urbanizar Astún Un nuevo Plan Parcial aprobado en enero permitirá la construcción de 70.000 metros cuadrados en Astún. Esta zona es un territorio de montaña de altos valores naturales, que hasta ahora habían logrado escapar de otro plan urbanístico de 1991 que pretendía construir 190.000 metros cuadrados. El nuevo proyecto contempla el soterramiento de 600 metros del río Aragón en su nacimiento y la edificación de 900 viviendas a casi 2.000 metros de altitud.Alegaciones de la Chunta Aragonesista y de Foro 21 de Jaca reclaman que cualquier actuación en el valle tenga criterios sostenibles.«Desgraciadamente, vemos que se sigue apostando por el pelotazo urbanístico», señalan las alegaciones presentadas.

FOTOGRAFÍA

La familia, unida tras la pancarta Hasta tres parientes de Marcelino Iglesias aparecen en esta fotografía, tomada en Fonchanina hace 15 días en una concentración a favor de la ampliación de Cerler: su hijo Marcelino Iglesias Cuartero (1), su primo y arquitecto Alejandro Royo Iglesias (2) y su hermano Javier Iglesias (3).Además, están una hija del teniente de alcalde socialista de Montanuy (4) y una hermana de la edil Laura Vigo (5).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.