La estación de cerler tendrá acceso por teleférico desde castejón de sos

La estación de esquí de Cerler, en el valle de Benasque, contará en el futuro con un nuevo acceso desde Castejón de Sos mediante la instalación de una telecabina que llegue hasta el collado de Liri, donde también se plantean siete nuevas pistas y tres remontes que conectarían con la actual zona esquiable de Cogulla, collada del Ampriú y Gallinero.

La nueva entrada a Cerler es una de las cuatro actuaciones claves que se recogen en el documento básico del plan integral específico del Plan de Desarrollo Turístico de la Ribagorza Norte, elaborado por la empresa mixta Aramón con el objetivo de desarrollar socioeconómicamente la zona creando empleo estable y evitando la despoblación.

El Plan, como ha informado este periódico, se basa en la ampliación de la estación de Cerler por el valle de Castanesa, la construcción de tres campos de golf en Montanuy, Laspaúles y Bisaurri, la creación de un «resort» (complejo residencial, hotelero y de ocio de gestión común) repartido por varios núcleos de Montanuy y la apertura de nuevos accesos al centro invernal.

Dentro de este último punto se señalan dos telecabinas, una para acceder a la ampliación de Castanesa desde el término municipal de Montanuy (del que ya informó HERALDO en su día) y otra que tendría una zona próxima a Castejón de Sos como punto de partida. Además, Aramón se ha comprometido con el Ayuntamiento de Benasque, conforme al convenio firmado entre ambas entidades para la modernización y ampliación de Cerler, a instalar un tercer teleférico de gran capacidad que vaya desde esta localidad hasta el área esquiable. Esta infraestructura será sufragada a partes iguales por la empresa y el Consistorio.

Aunque no se incluye expresamente, todo indica que la telecabina de Castejón de Sos seguirá el mismo modelo, ya que se apunta que su desarrollo está «dentro del marco de colaboración de Aramón con el Ayuntamiento».
Expandir el desarrollo

El objetivo que se pretende alcanzar con el teleférico de Castejón de Sos (y también con el de Castanesa) es triple. Por un lado, se busca descongestionar la única entrada actual a la estación, por el núcleo de Cerler, un tramo carretero con problemas de saturación en determinadas fechas, especialmente si hay mal tiempo, y en el horario de apertura y cierre de la estación.

Con la telecabina, los esquiadores que lo deseen podrán llegar hasta las pistas aparcando su coche unos veinte kilómetros antes, que es la distancia entre el actual acceso y Castejón de Sos.

Por otra parte, se lograría un aumento de usuarios, ya que, como se señala en el documento, la capacidad de la estación viene limitada no por las pistas y los remontes, sino por «la capacidad de los aparcamientos». La ganancia potencial de esquiadores se calcula en unos 5.000 por día, ya que el teleférico tendría una capacidad de transporte de 2.500 personas por hora.

Como tercer beneficio se cita «el evidente empuje económico» que supondría para Castejón y Bisaurri, que ahora están «muy alejados del centro neurálgico de la estación».

Siete kilómetros y medio

El trazado del remonte que se plantea, una telecabina bicable o tricable, arranca en las inmediaciones de Castejón de Sos, en una zona al norte del municipio próxima al río Ésera donde se construirá un aparcamiento de cinco hectáreas de superficie y 2.000 vehículos de capacidad. En la explanada también se prevé la instalación de edificios de información, taquillas y diferentes servicios, como, por ejemplo, el de alquiler de esquís.

Desde allí, recorrerá siete kilómetros y medio hasta el collado de Liri, que también se conoce como la colladeta del Ampriú. El recorrido empieza a 920 metros de altitud y acaba a 2.250, aunque antes pasa por un punto situado a 2.315. El estudio prevé la instalación de entre seis y nueve torres para hacer posible el trayecto.

En el collado de Liri, donde se conectará con las zonas esquiables de la colladeta, Cogulla y Gallinero y la futura ampliación de ronda por la cabecera del Isábena mediante tres nuevos remontes (un telesilla y dos tapices), está previsto desarrollar un nuevo dominio esquiable de 27 hectáreas idóneo para debutantes.

En esta nueva área está planteado el desarrollo de siete pistas, con una longitud total de 3.310 kilómetros. Tres de ellas serán verdes y cuatro azules. La realización de esas pistas supondrá el movimiento de 200.000 metros cúbicos de tierra.

En las estimaciones económicas del documento básico se cifra en 50 millones de euros la inversión necesaria para la telecabina, mientras que el coste de las actuaciones en el collado de Liri se calcula en cuatro millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.