La dga deja a aramón en situación crítica al no hacer frente a la ampliación de capital

HERALDO DE ARAGON

La DGA deja a Aramón en situación crítica al no hacer frente a la ampliación de capital

El Gobierno de Aragón ha puesto al grupo Aramón en situación crítica al no hacer frente a la ampliación de capital pactadas a final del año pasadocon sus socios de Ibercaja, que implica una primera aportación este año de 8,6 millones de euros a partes iguales. Esta operación fue determinante para poder refinanciar la sustancial deuda del holding de la nieve, 95 millones, pero ahora la DGA alega problemas presupuestarios para acudir a la ampliación y desembolsar únicamente el 25% al que obliga la ley. Es decir, aportará solo 1,075 millones. Primer consejo de administración de Aramón, en noviembre, tras los cambios en su dirección. El consejo de administración convocado para mañana prevé tratar la cuestión, ya que la sociedad atraviesa una gravísima tensión de tesorería que le está obligando a vender incluso propiedades en Formigal y Cerler para poder atender sus pagos a los proveedores. Fuentes del Gobierno de Aragón señalaron ayer a este diario que, en el mejor de los casos, estarían en condiciones de suscribir la ampliación la semana que viene, ya que ni siquiera hay partida presupuestaria y el fondo de contingencia, de 10 millones de euros, está «pulido». De hecho, habrá que aprobar una modificación presupuestaria y detraer fondos de otras partidas, sin que se haya analizado qué departamento se quedará sin este dinero pese a los duros ajustes que ya han sufrido. «El problema no es solo Aramón. Se necesitan un montón de millones para las distintas sociedades públicas, como la plataforma logística de Zaragoza (Plaza) o Zaragoza Alta Velocidad», argumentaron. Desde la DGA se subrayó que el acuerdo del Consejo de Gobierno para acudir a una ampliación de capital de Aramón a tres años y por un importe total de 19 millones no le obligaba a hacer un primer desembolso en 2012. «Eso es lo que querían los bancos e Ibercaja, que se fijaran aportaciones anuales», señalaron. Otras fuentes implicadas en la negociación aseguraron a este diario que sí se concretaron las aportaciones anuales que tenía que afrontar Aramón, l o que obliga a desembolsar los citados 8,6 millones este mismo año. «El Gobierno de Aragón no va a poder aportar su parte (le corresponderían 4,3 millones) y ya advertimos que no podíamos afront arlo con l as cuentas de este año», sentenciaron. La solución que se plantea la DGA es suscribir la ampliación y desembolsar solo el 25% y, al mismo tiempo, renegociar la financiación con las entidades bancarias para cubrir el dinero restante. Lo que está descartado es la posibilidad de dejar solo al socio, Ibercaja, en la ampliación de capital, como dejaron muy claro fuentes del Gobierno de Rudi. «Lo importante es desembolsar el 25%, porque eso visualiza ante los bancos que no queremos dejar caer el holding de la nieve. Y ni la DGA ni Ibercaja vamos a quebrar», añadieron. Una tercera posibilidad hubiera sido dar un préstamo participativo desde la DGA, al igual que se hizo con Plaza al negarse Ibercaja y CAI a acudir a otra ampliación de capital. En este caso, el importe ascendió a 7,5 millones y se incluyó en los presupuestos, cosa que se no llegó a plantear para el Aramón. La primera polémica, los avales Esta no es la primera vez tensión a la que enfrenta el grupo de la nieve por las estrecheces económicas del Gobierno de Aragón y que han complicado la refinanciación de la deuda. El holding inició las negociaciones con los bancos hace más de un año y estaban más que encauzadas hasta que el gabinete de Rudi se negó inicialmente a firmar las nuevas garantías exigidas por los bancos. La situación se salvó en el último Consejo de Gobierno del año, el pasado 29 de diciembre, con la autorización de las cartas de compromiso. Los créditos contratados por las distintas sociedades del grupo contaban con sus respectivas garantías, emitidas por la Corporación Empresarial Pública de Aragón entre julio de 2009 y el pasado mes enero. Estas cartas de compromiso obligan a los socios a mantener un 50% del capital, en solitario o de forma conjunta. El último paso lo dio la Comisión de Hacienda de las Cortes a mediados de enero al aprobar -con los votos a favor de PP, PSOE y PAR- un aval de seis millones de euros para cerrar la refinanciación de la sociedad mixta Aramón.  

94,9

Aramón llegó a un acuerdo con las entidades crediticias para refinanciar su deuda, que asciende a 94,9 millones de euros y que se repartía entre las distintas sociedades del grupo en créditos a corto y a largo plazo.  

MÁS DE CUATRO MILLONES EN FORFAITS GRATIS

El grupo Aramón pretende dar una vuelta a su modelo de gestión ante las pérdidas derivadas de su explotación y la imposibilidad de cuadrar las cuentas por la judicialización en su día de la operación inmobiliaria ligada a la ampliación de Cerler. Un informe encargado a la consultora Price Waterhouse Coopers evidencia que se debería cambiar el modelo de contratación de la plantilla, renegociar los pagos a los municipios de las estaciones por el uso del monte público, recortar de forma drástica los forfaits gratuitos que tienen garantizado los habitantes de los valles de las estaciones y renegociar las condiciones con las escuelas de esquí . Además, plantea que Panticosa y una de las dos estaciones turolenses solo abran los fines de semanas, salvo en las puntas de las temporada. Dicho informe incide en que solo los pases de temporadas gratuitos para los vecinos de los valles suponen más de cuatro millones de euros, según manifestaron fuentes del Gobierno de Aragón. Lo que no será tan fácil será renegociar las tasas por el uso del monte público, ya que los municipios tienen las competencias en exclusiva y su importe no es tan elevado. En el caso de Formigal, Sallent ingresa 230.000 euros, un pago que se reduce a 2.000 en el caso de Panticosa. Las mismas fuentes de la DGA explicaron que la flexibilización en los contratos se ha aplicado este año para ahorrar, ya que hasta ahora se hacía contratos fijos discontinuos toda la temporada de invierno.  

EL FUTURO DE ARAMON

La viabilidad de Aramón, el grupo empresarial compuesto por cinco estaciones de esquí aragonesas, requiere que el Gobierno de Aragón materialice el compromiso adquirido para refinanciar la deuda mediante ampliación de capital. La DGA alega dificultades financieras, pero el retraso en aplicar el plan acordado por el ‘holding’ – integrado por la propia DGA e I bercaja– tendría nocivos efectos EL grupo de la nieve aragonesa, Aramón, afronta un complicado final de temporada. Por un lado, la falta de nieve y la crisis han provocado que la campaña 2011-2012 se haya cerrado para las cinco estaciones del grupo (Cerler, Formigal, Javalambre, Panticosa y Valdelinares) con una merma de ingresos de 20 millones de euros respecto de la temporada anterior. Pero, con independencia de estos resultados y de la necesidad de revisar las cuentas de explotación y la gestión del grupo, existe un compromiso para refinanciar la deuda del ‘holding’, que asciende a los 94,9 millones de euros. Su refinanciación fue uno de los primeros cometidos a los que se aplicó Manuel Guedea, responsable de Aramón en sustitución de Francisco Bono, nombrado consejero de Economía. Las entidades financieras se comprometieron a refinanciar, pero con la condición de recuperar el 60% de la cantidad en un plazo de tres años. De ahí que la sociedad, afectada por la paralización de proyectos inmobiliarios como fuente de ingresos, exija que tanto Ibercaja como la DGA aporten las cantidades correspondientes a la ampliación de capital que acordaron. El Gobierno se muestra remiso, alegando la inexistencia de plazos y sus problemas financieros, pero los daños que podría sufrir un sector fundamental de la economía aragonesa aconsejan reconsiderar esa actitud.  

LA NIEVE, UNA APUESTA ESTRATÉGICA E IMPRESCINDIBLE

El Gobierno no debería poner en riesgo el futuro de Aramón, una de las piezas clave para el futuro de la Comunidad HAY que tener mucho cuidado para no perjudicar los intereses generales de los aragoneses y distinguir los objetivos y las prioridades para afianzar los sectores estratégicos. Una cosa es reordenar las sociedades públicas y otra poner en riesgo las apuestas de futuro. El Gobierno de Aragón tiene que aprender de sus errores (Plaza por ejemplo), para no repetirlos. La rentabilidad de las inversiones no solo se cuantifica en dinero, también en desarrollo social y económico. En este apartado está Aramón, vital para seguir diversificando la economía y mantener el PIB. Todo el sector ha permitido liberar lastre y tener expectativas más allá de las plataformas, el transporte y la automoción. El Ejecutivo PP-PAR no mide bien su postura sobre la ampliación de capital. Aunque sea una forma de presión para renegociar acuerdos con ayuntamientos y entidades y para cambiar las contrataciones. Es un error de graves consecuencias. Y de alto precio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.