Graves problemas en las obras de formigal

C
ARLOS VILLANOVA. Zaragoza |
La Plataforma en Defensa de las Montañas expuso ayer que los problemas geológicos originados y sufridos por las obras de ampliación y mejora de la estación de Formigal se han agravado notablemente tras el deshielo. En opinión de esta entidad conservacionista, los dos procesos de deslizamiento de ladera que se han producido por sendas excavaciones en las zonas del Portalet y de Sestas no se pueden solucionar y, ante los riesgos que representan, exigió el abandono de las actuaciones iniciadas el año pasado por Aramón (Montañas de Aragón), la empresa gestora del centro invernal.

Los portavoves de la Plataforma, Mariano Polanco y Francisco Iturbe, explicaron que, con la licuación de la nieve, el efecto del agua «ha acelerado la inestabilidad de las laderas, que había sido provocada por unas excavaciones desmesuradas». Como puede verse en las fotografías, las grietas detectadas en otoño de 2004 han crecido considerablemente en longitud y anchura al aumentar la velocidad del corrimiento de tierras. Además, aseguraron que «han aparecido otras nuevas».

Por lo que respecta a la zona del Portalet (en la margen izquierda del río Gállego), Polanco remarcó que la grieta de la imagen «tiene una longitud de varios cientos de metros en paralelo al frente de excavación del aparcamiento y está localizada unos 650 metros ladera arriba». La Plataforma entiende que «lo prudente es no poner en marcha ese aparcamiento por el peligro potencial para los usuarios». Además, Polanco se preguntó «cómo ha podido la Dirección de Carreteras de la DGA aprobar el proyecto de, cuando se acabase el aparcamiento, pasar la carretera del Portalet al pie de este talud y que ahora guarde silencio administrativo».
Riesgos y responsabilidades

Sobre la zona de Sestas (en la margen derecha y aguas abajo del Portalet) y el cambio de la telecabina conocida como «el huevo» por un telesilla de ocho plazas, que ahora tendrá que ser reubicado, Polanco remarcó que «se ha hecho al revés, se ha adaptado la montaña al proyecto y la excavación para lograrlo ha producido el deslizamiento».

Ese corrimiento de tierras no sólo afecta a las pilonas del telesilla, sino que también ha dejado inservibles dos puentes nuevos sobre el Gállego, deformados por la tensión del terreno en movimiento. El portavoz de la Plataforma destacó el riesgo de que el deslizamiento «se convierta en un derrumbre brusco que invada el cauce del río y cree un peligroso represamiento de agua».

Los ecologistas tambien denunciaron que el nuevo edificio de servicios en el que han aparecido grietas se asienta «sobre un vertedero ilegal, que se ha utilizado para las obras, y una zona de drenaje natural». Según ellos, el origen de las grietas en este caso es que el agua circulante arrastra el suelo. Para la Plataforma, todas estas actuaciones en Formigal «han supuesto un daño medioambiental imposible de restaurar, como mucho se puede hacer una restauración paisajística».

Polanco e Iturbe recordaron que Aramón está constituida al 50% por el Gobierno aragonés e Ibercaja y que «en estas obras se está actuando con dinero público». «Alguien debe pedir responsabilidades a los políticos y a los gestores por una negligencia que raya en la malversación de fondos públicos», dijeron. La Plataforma va a elaborar un informe que presentará ante la DGA, el Gobierno central y la CHE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.