El valle del aragón pierde un 15% de cuota de mercado desde 2003

El valle del Aragón, que engloba a las estaciones de esquí de Astún y Candanchú, cedió un 15,24 por ciento de su cuota de mercado, en el conjunto de Aragón, a favor principalmente del centro de Formigal, desde el año 2003 a la actualidad, según indican desde la Asociación de Empresarios de la Jacetania (AEJ), tras analizar las cifras publicadas por el INE, el Inaest, Atudem y Aramón.

La región antaño pionera en el mundo del esquí, según las cifras estudiadas, habría sufrido una disminución de 193.000 esquiadores durante los últimos ocho años, mientras que las estaciones del holding (Formigal, Panticosa, Cerler, Javalambre y Valdelinares) habrían experimentado un incremento de 330.000 usuarios, en el mismo periodo.

Esta temporada, el número de esquiadores «se ha visto reducido» en todos los centros invernales, indican desde la entidad empresarial, si bien se produjo «una mayor bajada» en el valle del Aragón, donde la disminución fue del 7,6 por ciento, muy por encima de la media extraída del conjunto de las estaciones de la comunidad, que se sitúa en un 4 por ciento.

«Es evidente que las inversiones de 160 millones (de euros) realizadas por Aramón –formado al 50 por ciento por el Gobierno de Aragón e Ibercaja– decantan de manera agresiva los resultados, perjudicando a este valle», apuntan desde la AEJ, cuyos representantes reclaman «el apoyo decidido» de las nuevas administraciones y los esfuerzos «conjuntos» con las asociaciones empresariales.

BAJA OCUPACIÓN

Los malos resultados del sector blanco se unen a «la bajísima ocupación» registrada en el mes de abril en el conjunto de la Comarca de la Jacetania, con un 32,49 por ciento, frente al 34,11 por ciento del pasado año, «en el que no había Semana Santa (fue en marzo) y las estaciones de esquí estaban cerradas», recuerdan los empresarios.

En este sentido, los únicos datos optimistas son los que hacen referencia a que la Jacetania «tuvo más pernoctaciones que el resto de comarcas pirenaicas» y los que señalan que Jaca obtuvo «un mejor grado de ocupación», frente a periodos similares de estos últimos años.

La caída del esquí y la ocupación hotelera inciden muy directamente en el desempleo de la región, que sigue alcanzando «máximos históricos».

Nunca se había llegado a la cifra de 1.113 parados en la comarca, de los que 721 pertenecen al sector servicios y un total de 270, a la construcción.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.