El rescate de los esquiadores finaliza tras una larga noche de evacuaciones

Más de un millar de personas se vieron atrapadas en la estación de Panticosa después de que rachas de viento de hasta 110 kilómetros por hora obligaran  a cerrar los remontes que enlazan las pistas con la base de la estación desde las 15.00. de este miércoles. Aunque en principio estaba previsto que la operación de rescate acabara durante las primeras horas de la madrugada, finalmente se ha alargado más de lo esperado y se ha prolongado durante toda la noche.

Pasadas las 6.00, todavía quedaban medio centenar de esquiadores atrapados y, alrededor de las 8.30, Aramón ha informado de quehabían llegado a la base los últimos 17 evacuados, que han estado atrapados en el área de restauración de la estación durante 15 horas. A las 9.29 se ha desactivado el dispositivo de emergencia y a lo largo de este jueves se revisarán los remontes de la estación «para poder abrir cuando antes con total seguridad», informan desde Aramón.

Los 1.200 esquiadores, entre los que se encuentran niños de distintas edades, han sido trasladados en máquinas  hasta el límite donde termina la nieve, desde donde eran transportados, mediante un dispositivo de 15 todo terrenos, a Hoz de Jaca y a la localidad de Panticosa. La operación de desalojo de la estación ha estado coordinada por efectivos de la Guardia Civil los servicios de Protección Civil, que permanecerán en la zona hasta que no finalice la evacuación en la que intervienen 200 personas. También han participado Bomberos, personal sanitario y trabajadores de la estación, así como voluntarios de Panticosa y Hoz de Jaca.

Entre los esquiadores que quedaban por evacuar a última hora de la noche se encontraba el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti,que esquiaba en las instalaciones en el momento de quedar cerrada la estación. Desde la estación también han pedido disculpas a todos los afectados por las molestias causadas tras el repentino cambio de las condiciones meteorológicas.

Cierre de la estación a las 15.00

Sobre las 15.00 y como consecuencia de las fuertes rachas de viento que se levantaron en Panticosa y que alcanzaron los 110 kilómetros por hora, los remontes del centro invernal pararon su actividad. 

Esta situación obligó  a planificar la evacuación de las más de mil personas que se encontraban esquiando en la parte alta del centro invernal hasta la base del mismo. La evacuación se realizó en principio en grupos de cincuenta personas, y en cinco máquinas pisa pistas, hasta la zona de 1.500 metros (Selva Verde), y con el telesilla Santa Cruz, que comunica a esa área con la base. 

Los expertos bajaron esquiando

Asimismo, alrededor de 300 esquiadores más expertos, acompañados por monitores, pudieron bajar esquiando y andando, según las zonas. En todo momento, los esquiadores han estado dentro del área de restauración de Petrosos, atendidos por el personal de la estación y de los servicios de Protección Civil y tranquilos, han informado fuentes del Gobierno de Aragón y de Aramón. 

Los que todavía quedaban en Petrosos cenaron y los niños vieron dibujos animados y cantaron canciones. Además desde la estación se repartieron pañales y comida para todos, según narran en twitter.

Además, Cruz Roja en Huesca habilitó un equipo de atención a los ciudadanos por si fuera necesario actuar en las próximas horas. En el lugar permanecían dos ambulancias de soporte vital básico, dos vehículos de transporte de personas y un puesto de socorro avanzado. Todo ello, complementado por 1600 mantas repartidas en caso necesario por el equipo de Cruz Roja Española en Huesca.

Los consejeros aragoneses de Política Territorial e Interior, Antonio Suárez, y de Presidencia, Roberto Bermúdez, se han trasladado a Panticosa para hacer el seguimiento del dispositivo establecido y atender las posibles necesidades de los esquiadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.