El gobierno de aragón proyecta unir las estaciones de astún, candanchú y formigal en diez años

EL PERIODICO DE ARAGON

El Gobierno de Aragón proyecta unir las estaciones de Astún, Candanchú y Formigal en diez años

El Gobierno aragonés proyecta llevar a cabo la unión de las estaciones de esquí pirenaicas de Astún, Candanchú y Formigal en un plazo de diez años y con una inversión aproximada de unos 60 millones de euros.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación, en la Estación Internacional de Canfranc, del plan de interés general de la unión de las estaciones, al que han asistido la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, el presidente de las Cortes, José Ángel Biel, y los consejeros de Presidencia, Roberto Bermúdez de Castro, Obras Públicas, Rafael Fernández de Alarcón, y Política Territorial, Antonio Suárez.

El proyecto prevé desarrollar un dominio esquiable de unos 220 kilómetros mediante infraestructura de transporte por cable para unir Astún, Candanchú y Formigal y la utilización de la estación de Canfranc como punto de salida hacia las pistas de esquí.

Según ha explicado Rudi, el objetivo de la iniciativa es dinamizar el desarrollo socioeconómico de la zona y conseguir que los esquiadores de fin de semana «pasen a ser de semana completa».


HERALDO DE ARAGON

El Gobierno no confía en poder unir las estaciones de Astún, Formigal y Candanchú antes de diez años

El Gobierno aragonés proyecta llevar a cabo la unión de las estaciones de esquí pirenaicas de Astún, Candanchú y Formigal en un plazo de diez años y con una inversión aproximada de unos 60 millones de euros.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación, en la Estación Internacional de Canfranc, del plan de interés general de la unión de las estaciones, al que han asistido la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, el presidente de las Cortes, José Ángel Biel, y los consejeros de Presidencia, Roberto Bermúdez de Castro, Obras Públicas, Rafael Fernández de Alarcón, y Política Territorial, Antonio Suárez.

El proyecto prevé desarrollar un dominio esquiable de unos 220 kilómetros mediante infraestructura de transporte por cable para unir Astún, Candanchú y Formigal y la utilización de la estación de Canfranc como punto de salida hacia las pistas de esquí.

Según ha explicado Rudi, el objetivo de la iniciativa es dinamizar el desarrollo socioeconómico de la zona y conseguir que los esquiadores de fin de semana «pasen a ser de semana completa».


DIARIO DEL ALTOARAGON

El Gobierno de Aragón proyecta unir las estaciones de esquí del Pirineo en diez años

Luisa Fernanda Rudi durante la presentación del Plan de Interés General de Aragón de la unión de estaciones de los Valles de Tena y del Aragón.

La iniciativa contará con una inversión aproximada de unos 60 millones de euros

El Gobierno aragonés proyecta llevar a cabo la unión de las estaciones de esquí pirenaicas de Astún, Candanchú y Formigal en un plazo de diez años y con una inversión aproximada de unos 60 millones de euros.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación, en la Estación Internacional de Canfranc, del plan de interés general de la unión de las estaciones, al que han asistido la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, el presidente de las Cortes, José Ángel Biel, y los consejeros de Presidencia, Roberto Bermúdez de Castro, Obras Públicas, Rafael Fernández de Alarcón, y Política Territorial, Antonio Suárez.

El proyecto prevé desarrollar un dominio esquiable de unos 220 kilómetros mediante infraestructura de transporte por cable para unir Astún, Candanchú y Formigal y la utilización de la estación de Canfranc como punto de salida hacia las pistas de esquí.

Según ha explicado Rudi, el objetivo de la iniciativa es dinamizar el desarrollo socioeconómico de la zona y conseguir que los esquiadores de fin de semana «pasen a ser de semana completa».

El contenido del plan, que se someterá ahora a un periodo de información pública, prevé llevar a cabo la unión de las estaciones pirenaicas a través del collado de Canal Roya, la opción más viable a nivel medioambiental y a su mayor impacto económico en la zona.

La unión de las estaciones y su enlace con un aparcamiento en la zona de Rioseta y la estación internacional de Canfranc se proyecta realizar en cuatro fases, la primera de las cuales contempla la unión de las estaciones de Formigal y Astún mediante un telecabina o un telesilla que recorrería 3,8 kilómetros.

La segunda fase de este proyecto de unión de los valles del Aragón y de Tena prevé enlazar las estaciones de Astún y Candanchú mediante un remonte por cable aéreo de unos 3 kilómetros de longitud.

Una tercera fase permitiría unir Candanchú y el aparcamiento proyectado en Rioseta mediante un remonte de 1,4 kilómetros, y una cuarta que uniría esta infraestructura con la estación de Canfranc a través de otro remonte de 2,7 kilómetros.

Con este proyecto, en cuya financiación se combinarán las iniciativas pública y privada, se pretende dar un impulso al destino turístico de la nieve en Aragón y fomentar el desarrollo socioeconómico de los municipios que se ubican en el entorno de las referidas estaciones invernales.

El documento, que ha presentado la técnico Patricia Sierra, prevé que este nuevo dominio esquiable podría lograr una media de 1,1 millones de esquiadores por temporada, cifra similar a lo que logran en la actualidad las estaciones de esquí aragonesas en su conjunto.

La presidenta de Aragón, tras valorar el valor «simbólico» del espacio elegido para la presentación del proyecto, ha explicado que la tendencia actual en el sector de la nieve se dirige a la consecución de grandes dominios esquiables, «con buenos accesos y conexiones aéreas».

Rudi ha destacado que con proyectos como el de la unión de las estaciones de esquí pirenaicas se pretende conseguir que la Comunidad aragonesa sea un destino turístico de referencia y no un lugar de paso.

Tras resaltar que se trata de un proyecto «ambicioso y sostenible», se ha mostrado convencida de que su repercusión económica y social en la zona fomentará la actividad económica en la zona y dará mayor estabilidad al empleo vinculado a la nieve.

Ha afirmado, además, que el proyecto requiere de «tiempo, voluntad y tenacidad», pero ha advertido al tiempo de que si hay «confluencia de intereses» entre las partes implicadas el plazo de diez años previsto podría acortarse.

La presidenta ha reivindicado, por otra parte, de forma implícita la reapertura de la conexión ferroviaria de Canfranc al afirmar que «este valle tiene que volver a ser puerta fundamental de conexión con el exterior».

Por su parte, el presidente de las Cortes de Aragón, José Ángel Biel, ha reclamado el máximo de acuerdo entre las partes implicadas en el proyecto y «cuidado» en su ejecución ya que, según ha advertido, habrá «detractores» que se opondrán a la iniciativa.

En el acto ha intervenido el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, quien ha vinculado el desarrollo socioeconómico de los valles afectados a la unión de la estaciones.

«Es el momento de hechos y no de palabras, porque no podemos esperar más», ha subrayado el edil.


 

RADIO HUESCA

La Unión de Estaciones, un plan estratégico que busca financiación

Presentación por todo lo alto del plan de interés general de Aragón, el de la Unión de Estaciones Formigal-Astún-Candanchú-Canfranc, para el que no hay fondos ni plazos de ejecución. Desde el Gobierno de Aragón se insiste en la inversión público-privada, y para empezar, se habla de unos 60 millones de euros. Si este proyecto se lleva a cabo, Aragón tendría la mayor superficie esquiable de España, 220 kilómetros, pero a largo plazo, desde que se empiece, 10 años.

La Presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha insistido en que el sector de la nieve es uno de los motores de la economía aragonesa, y por eso este proyecto es estratégico para la comunidad autónoma. Calificativos de ‘ambicioso y sostenible, imprescindible pero firme’.

El plan de interés general se ha presentado y ahora pasa a exposición pública. Patricia Sierra, técnico de la DGA, ha explicado los pormenores del proyecto, resaltando el orden: primero Formigal-Astún, después Astún Candanchú, de ahí a Rioseta y finalmente Rioseta con Canfranc.

El Presidente de las Cortes, José Ángel Biel, ha destacado algunos aspectos del plan, insistiendo en que sector público y privado deben ir de la mano para que salga adelante. Pero no será posible, ha dicho, ‘sin la implicación de la gente del territorio’.

Por su parte, el acalde de Canfranc, ha aprovechado la apertura del acto para volver a poner sobre la mesa la falta de inversiones en el Valle del Aragón y sus estaciones por parte del Gobierno de Aragón, y ‘los impuestos de todos’, ha dicho, mientras en otras estaciones la financiación pública es muy alta.

La unión de las estaciones de los valles de Aragón y Tena supone crear un espacio de 220 kilómetros esquiables, convirtiéndose en el primero de España. Las expectativas son muchas, y los datos de estimación de usuarios hablan de más de un millón cien mil esquiadores por temporada, creación de 1.300 empleos directos, y la generación anual de más de 200 millones de euros. Sin embargo, muchos, no se lo creen.


 

ARAGON DIGITAL

Aragón unirá sus estaciones en diez años y atraerá más de un millón de esquiadores por temporada

La Unión de Estaciones de Aragón se desarrollará en un período de diez años y atraerá un millón cien mil esquiadores por temporada. La inversión aproximada será de 60 millones de euros. Permitirá desarrollar un dominio esquiable de 220 kilómetros, el mayor de España y uno de los más grandes de Europa.

El proyecto permitirá desarrollar un dominio esquiable de 220 kilómetros

Aragón tendrá uno de los mayores dominios esquiables de España y Europa en diez años. La Unión de Estaciones, presentada este viernes en Canfranc Estación, atraerá a más de un millón de esquiadores por temporada y costará unos 60 millones de euros. El Plan de Interés General (PIGA) permitirá desarrollar una superficie esquiable de 220 kilómetros.

El Plan se desarrollará en cuatro fases que suman más de 106 hectáreas. La primera se centra en la unión de Formigal y Astún a través de Canal Roya mediante un telesilla que recorrería 3.800 metros. La segunda uniría Astún y Candanchú mediante un remonte por cable aéreo.

La tercera fase enlazaría Candanchú y Rioseta mediante un remonte que recorrería 1.400 metros. Por último, una cuarta fase uniría Rioseta con Canfranc Estación también a través de un remonte.

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha destacado que multiplicará el turismo de la Comunidad y dinamizará el desarrollo socioeconómico de la zona, “consiguiendo que los esquiadores de fin de semana pasen a ser de semana completa».

Según Rudi, el objetivo es convertir Aragón es un destino de “calidad” y en un “territorio de estancia prolongada”. Esto, ha añadido, se conseguiría con la unión de los dos grandes dominios esquiables del Pirineo.

Rudi ha recordado que “la propuesta es esencial para lograr la transformación de un turismo de nieve de fin de semana en otro modelo de semana. Los beneficios son claros: mayores ingresos, empleo más estable, así como la dinamización de los sectores del ocio y de la hostelería”.

Con el proyecto, el Ejecutivo autonómico pretende fijar población, rejuvenecerla y mejorar la dotación de servicios de las poblaciones directa o indirectamente beneficiadas por el proyecto.

Por su parte, el presidente del PAR y de las Cortes, José Ángel Biel, ha recalcado que será necesaria la colaboración público-privada y ha asegurado que el proyecto será respetuoso con el medio ambiente. Biel ha reclamado el máximo de acuerdo entre las partes implicadas en el proyecto y un «máximo cuidado” en su ejecución.

Proyecto respetuoso con el medio ambiente

La gerente de Nieve de Aragón, Patricia Sierra, también ha explicado de qué manera se respetará la naturaleza: “No se prevén impactos de relevancia en el suelo ni en la vegetación ni sobre las figuras de especial protección como son los montes de interés público y las vías pecuarias”, ha sostenido.

El alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, espera que el proyecto se desarrolle lo antes posible: “El proyecto tiene visos de ser muy positivo para toda la comarca. Eso sí, es el momento de hechos y no palabras. No podemos esperar mucho más”.

El sector de la nieve es estratégico para la Comunidad Autónoma, ya que cuenta con 7 de las 29 estaciones de esquí alpino españolas y concentra el 30% de los kilómetros esquiables del país.

El negocio del esquí genera 200 millones de euros en Aragón, 1.300 empleos directos y 15.000 indirectos.

El proyecto de la unión de estaciones permitirá que las estaciones aragonesas puedan competir con el mercado ruso, británico o francés, además de desestacionalizar el sector de la nieve en Aragón, es decir, incrementar los periodos de asistencia y pasar de un modelo de fin de semana a otro de semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.