El consejo de la naturaleza rechaza 3 de los 4 sectores de la ampliación de cerler

HERALDO DE ARAGON

El Consejo de la Naturaleza rechaza 3 de los 4 sectores de la ampliación de Cerler

El máximo órgano consultivo en materia ambiental solo respalda las actuaciones en Castanesa.

El Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón (CPN), máximo órgano consultivo de la DGA en materia ambiental, ha emitido un dictamen en el que, «en esta fase del proyecto, con la documentación aportada y los impactos sobre el medio natural descritos», rechaza tres de los cuatro sectores previstos por el grupo Aramón para la ampliación de la estación de Cerler.

El documento, aprobado con 16 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones, solo apoya la expansión del actual dominio esquiable por el valle de Castanesa. Por contra, el CPN dice que «no puede suscribir la aprobación de algunas de las actuaciones propuestas como el sector Ardonés, el sector Ronda de Isábena y el sector Aneto».

El acuerdo da como principal argumento para adoptar esta postura que en el proyecto y en el estudio de impacto ambiental «no se incluye claramente la pérdida de biodiversidad o la afección a especies de fauna y flora o al propio paisaje como elementos definitorios a la hora de valorar alternativas, cuestión que se considera prioritaria en el análisis ambiental de un estudio de impacto».

El dictamen también hace distintas recomendaciones y sugerencias profundizando «en aquellos aspectos que considera menos acertados y que podrían ser modificados» para mejorar el proyecto desde el punto de vista ecológico, social y cultural.

Recomendaciones y sugerencias

Entre esas cuestiones, el CPN destaca que la ampliación de Cerler se localiza dentro del plan de ordenación de los recursos naturales (PORN) del Parque Natural Posets-Maladeta, algunos de cuyos artículos «pueden resultar ambientalmente incompatibles con las actuaciones previstas».

«El documento de aprobación del proyecto deberá atender a estas posibles incompatibilidades dándoles solución en la forma jurídica y técnica que corresponda», avisa el acuerdo. No obstante, también recuerda que ese plan puede ser modificado mediante un decreto «cuando las circunstancias hagan necesaria la adopción de un modelo territorial distinto».

El dictamen destaca otras afecciones «importantes» como las sufridas por el lugar de interés comunitario (LIC) Río Isábena, por diversos montes de utilidad pública o por el área crítica del quebrantahuesos -en la zona hay tres núcleos reproductores-.

Además, y por citar otras sugerencias, los miembros del Consejo de Protección de la Naturaleza sostienen que el procedimiento seguido por Aramón «pone de manifiesto ciertas carencias en la comprensión del funcionamiento de los ecosistemas de la alta montaña»; piden un análisis más riguroso de la importancia de la cobertura nival y de los efectos de la compactación de la nieve; reclaman una valoración «exhaustiva» de los impactos en la cabecera del Isábena y en el Baliera; echan en falta un mapa geomorfológico completo realizado ex profeso; detectan distintas carencias en los estudios sobre la fauna; piden la realización de prospecciones paleontológicas y arqueológicas «intensivas»; y reivindican que se analicen y se prevengan con más detenimiento las afecciones a la ganadería.

«Excesivamente simple»

En cuanto al análisis de alternativas, el dictamen no considera «suficientemente justificado» el descarte de la opción de no ampliar Cerler. Sobre el proceso por el que se desaconseja suprimir alguno de los cuatro sectores previstos para la expansión, el CPN afirma que «el peso de los criterios ambientales o socioeconómicos se asigna de modo poco fundamentado».

«El análisis de las alternativas se estima excesivamente simple y se reduce a una valoración de la inclusión en el proyecto de una o más de las distintas áreas esquiables propuestas», concluye el Consejo. No obstante, al principio del dictamen se recuerda que la decisión final sobre la ampliación de Cerler será «de carácter político» y que la misión de este órgano consultivo es «aportar a quien ha de tomar la decisión última argumentos ampliamente debatidos y consensuados».

La DGA también lo apoyó

En el CPN están representados la DGA, las diputaciones provinciales, las agrupaciones de municipios, los sindicatos, las organizaciones empresariales, los grupos ecologistas, la Universidad de Zaragoza, el CSIC, la CHE, las entidades agrarias… En la votación del dictamen sobre Castanesa estuvieron presentes 20 de sus 27 miembros, y llama mucho la atención que todos los representantes del Gobierno de Aragón -entre ellos los directores generales de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, Urbanismo y Patrimonio- votaron a favor de un acuerdo que, aunque no sea vinculante, supone un varapalo para los planteamientos de Aramón -grupo participado al 50% por la propia DGA e Ibercaja-.

Uno de los votos en contra fue el de los ecologistas, que hicieron un voto particular explicando que el dictamen «no rechaza con claridad y firmeza» el proyecto para ampliar la estación de Cerler. Su representante quería que también se rechazara el sector de Castanesa.


EL PERIODICO DE ARAGON

Visto bueno, con condiciones, al proyecto de Castanesa

Deberán modificarse las actuaciones en tres de los sectores afectados.

El consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón dio luz verde, a través de un dictamen, al proyecto de ampliación de la estación de Cerler. Pero condiciona su visto bueno. Dice que en esta fase es necesario introducir modificaciones en las actuaciones previstas en el sector Adonés, Ronda de Isábena y Aneto.

El informe no es vinculante pero sirve para establecer una serie de recomendaciones que deberían tenerse en cuenta en la valoración del impacto del proyecto. La ampliación de Cerler se encuentra en estos momentos en proceso de exposición pública y todavía no cuenta con los permisos medioambientales pertinentes. El dictamen del consejo responde a una petición formulada por el propio Gobierno de Aragón, del que depende este órgano y a su vez impulsa el proyecto de Castanesa. En principio sus preceptos se incorporarán en la redacción definitiva de la iniciativa que transformará Cerler.

El dictamen, aun siendo positivo, pide un buen número de mejoras en el proyecto. Por ese motivo la plataforma en Defensa de la Montaña solicitó, una vez más, que se frene esta iniciativa, puesto que «cuestiona severamente su impacto ambiental y su coste».

En el informe se solicita que se «completen o se elaboren otros estudios complementarios» sobre el medio natural, aunque se reconoce que es un proyecto «ambicioso» y que levanta «muchas espectativas». Con todo, recuerda que la actuación se desarrolla en una zona «frágil y de gran interés natural, que afectará a los ecosistemas presentes».

Además, el consejo hace constar que el proyecto requiere modificar diversos artículos del plan de ordenación de los recursos naturales del parque natural Posets-Maladeta, puesto que sus propuestas afectan al conjunto del entorno protegido. Esto podría generar «incompatibilidades», a las que habría que dar «solución en la forma jurídica y técnica» que corresponda.

El informe pone también en duda algunos de los análisis que se hacen respecto al impacto ambiental. Por ejemplo, recomienda «analizar la importancia de la cobertura nival de manera más rigurosa». O estudiar las consecuencias que el proyecto tendrá en el caudal del río Baliera. Del mismo modo, se solicita un mapa geomorfológico o articular medidas compensatorias para la mejora del hábitat. Además, lamenta el papel secundario concedido a la ganadería.


DIARIO DEL ALTOARAGON

Satisfacción institucional por el dictamen del CPN de la ampliación de Cerler

HUESCA.- Satisfacción institucional por el dictamen del Consejo de Protección de la Naturaleza (CPN) sobre la ampliación de la estación de esquí de Cerler, al considerar que no cuestiona la actuación en Castanesa, según fuentes próximas al ejecutivo aragonés.

De acuerdo con esta argumentación, por un lado queda claro que el proyecto de ampliación está todavía abierto en su tramitación, especialmente en la definición medioambiental, que será la que determine esta actuación.

Como segundo argumento, el dictamen del Consejo no es condicionante, sino consultivo. Eso sí, de acuerdo con las mismas fuentes, el CPN «no ha visto problemas en Castanesa, que es el valor fundamental de este proyecto, ya que sin la ampliación de la estación no hay posibilidades del acceso por esta parte ni se puede colocar el telecabina. Sin duda, este aspecto tiene su lectura positiva para redactar el proyecto».

Por su parte, la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón reiteró ayer su petición para que se retire el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler por el valle de Castanesa, «tras conocer el dictamen del Consejo de Protección de la Naturaleza (CPN) que cuestiona severamente el proyecto». Así lo indicó ayer la plataforma en una nota de prensa, en la que explica que, «a pesar de que el CPN emitió un dictamen que no compartimos por no ser suficientemente contundente, sí que resulta sintomático que ese dictamen cuestione severamente el proyecto tanto por su impacto ambiental como por su coste económico».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.