Castanesa, montanuy y algunas verdades y mentiras

El valle de Castanesa es un área ganadera situada a las puertas del Parque Natural Posets-Maladeta. Aún se conserva virgen y salvaje. Verde de pino y boj, música de buitre y quebrantahuesos. Por ahora. Hace ya algunos años se realizó un estudio socioeconómico que daba una serie de pautas para el desarrollo del valle, basado en la calidad de su paisaje como en una economía ganadera, que con pequeñas ayudas podría obtener muy buenos rendimientos. Aunque corría un rumor. El Ayuntamiento de Montanuy y Aramón ya pensaban en la implantación de pistas de esquí en la zona.

El Ayuntamiento de Montanuy desestimó -¿escondió?- el estudio, apostando por la masificación, las urbanizaciones y las inversiones públicas, contando, aseguraba el alcalde, con el apoyo de los vecinos para la ampliación de Cerler hacia el valle. En las poblaciones de Fonchanina, Castanesa, Ribera, Siscarri, Ardanuy, Ervera y Benifons, viven de forma estable durante todo el año unas 26 personas. La media de edad es de 55 años aproximadamente y la mayoría perciben algún tipo de pensión o prestación social. Consecuencia de la despoblación de los años sesenta y setenta, sus habitantes optaron, en su mayoría, por abandonar sus refugios oscenses y lanzarse a otra vida en Lérida, Barcelona… o a otras poblaciones Aragonesas como Pont de Suert, Vilaller y Boí, que sí apoyan el proyecto.

Cuál es la realidad. «El Ayuntamiento de Montanuy encargó al sociólogo David Varingo, en enero del 2001 un trabajo de 264 paginas que con el título ‘Estudio de potencialidades de desarrollo social y económico del municipio de Montanuy, horizonte año 2011´, desestimaba directamente la ampliación de las pistas de esquí. Por este motivo y al no obedecer a las expectativas e intereses del Consistorio, el contenido del estudio no fue desvelado a los propios vecinos.

Los vecinos de Castanesa no nos merecemos que el Ayuntamiento nos engañe haciéndonos creer que todas estas inversiones multimillonarias son para beneficio nuestro y evidentemente no queremos cargar con esa responsabilidad. La pretensión del Ayuntamiento de Montanuy es únicamente enriquecerse como entidad por los impuestos derivados de la actuaciones urbanísticas que se pretenden implantar en su municipio. Como vecino de Castanesa me creo con el derecho y la obligación de hacer notorio que la inversión prometida de 90 millones de euros no se justifica con el único objetivo de consolidar a los 26 vecinos de la cabecera del valle. Y lo que no puede decir el Ayuntamiento, es que los vecinos del valle ven con buenos ojos el proyecto porque evidentemente no es verdad».

La misiva la firmaba Manuel Badi Tolo, Presidente del grupo Naturaleza Rural – asociación de propietarios y vecinos del valle de Castanesa. Por no tratar de adivinar los motivos que llevan a este tipo de inversiones -tirándome al río sólo me vienen a la cabeza los intereses electorales-, simplemente es algo incendiario el hecho que los vecinos de la zona se sientas mentidos, estafados, olvidados… debido al propósito de construir una estación, que en el mejor de los casos y teniendo en cuenta el cambio climático -exista o no, el clima se está volviendo un poco loco- contará, probablemente, con una presencia estéril y sin nieve.

Arrasando valles, devorando montañas
El proyecto, según el estudio, arrasaría la configuración del valle, cuyo valor ecológico y paisajístico es de los más destacados de nuestros suelos, sin contar que su destacada actividad ganadera no tiene parangón en el pirineo aragonés. Por otro lado, en cuanto a Aramón, ¿es lícito un plan urbanístico municipal impulsado por el cesado Javier Blecua, actualmente imputado por corrupción urbanística en Huesca?.

Lo cierto es que la repercusión sobre el territorio será extremadamente agresiva, tanto por la presencia humana masiva como por la urbanidad, en una tierra que durante milenios ha sido silvestre y libre. El trasporte del agua para la fase de construcción hace necesario un sistema de zanjas profundas, en fuertes pendientes, para acabar en un gran depósito, necesario para el almacenamiento de miles de metros cúbicos de agua que será distribuida por los cañones de innivación artificial. Relieve, suelo, vegetación, fauna… ni voz ni voto. Y luego está el ruido de las bombas de impulsión, de las máquinas… El agua que se le quita a los ríos de los que siempre se surtieron fauna y flora, la artificialización de la zona… Ni caso. Así funciona el urbanismo, así funciona Aragón. Así se devoran montañas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.