Boné cree que la ampliación de cerler servirá para desarrollar una zona que se muere

 EL PERIODICO DE ARAGON

Boné cree que la ampliación de Cerler servirá para desarrollar una zona que se muere

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha asegurado hoy que el proyecto de urbanización del Valle de Castanesa y la ampliación de la estación de Cerler se debe poner en marcha con todas las garantías y de forma sostenible para que contribuya al desarrollo de una zona de los Pirineos que está «muriendo«.

En la Comisión de Medio Ambiente de las Cortes de Aragón, Boné ha insistido en que esta iniciativa se encuentra en una fase inicial, ya que los promotores deben presentar el estudio del impacto ambiental y el proyecto concreto, y entonces comenzará la fase de información pública, durante la cual todas las personas o instituciones afectadas podrán opinar sobre el mismo.

«Dejemos que el proceso siga su camino» y «evolucione«, ha dicho el consejero, al tiempo que ha recalcado que «existen los mecanismos suficientes para garantizar la conservación de los valores naturales y suprimir o minimizar los impactos que puedan producirse como consecuencia de esta actuación«.

En su intervención, a propuesta de CHA, Boné ha considerado que «éste puede ser un proyecto sostenible«, pero en todo caso «tiene que ser compatible con los valores ambientales que hay que preservar», y en este sentido ha resaltado el compromiso del Gobierno autonómico con el desarrollo sostenible del territorio.

El titular de Medio Ambiente ha explicado que en el Valle de Castanesa vivían en 1960 unas 972 personas y en la actualidad sólo 307, con una población mucho más envejecida que en otras zonas de Aragón, y por ello ha defendido un proyecto que «puede cambiar el panorama» de esos habitantes.

Si el proyecto es aceptado por la gente del territorio, evita que los habitantes sean 50 en pocos años y es respetuoso con los valores naturales, entonces se conseguirá que esta zona, actualmente vacía, tenga el mismo desarrollo que el Valle de Benasque, ha apuntado Boné, quien no cree que los promotores vayan a presentar una actuación que suponga, por ejemplo, la desaparición de una especie protegida.

A su juicio, hay que intentar que ese valle no se siga muriendo, pero «de forma sostenible«, y «entre todos» se contribuirá a que siga avanzando y que finalmente se pueda llevar a cabo de forma sostenible, porque «no puede ser de otra manera«.

El diputado de CHA Bizén Fuster ha lamentado que sea el Gobierno de Aragón, a través de Aramón, el impulsor de proyectos de este tipo cuando su función es «velar por la protección de un entorno de alto valor ecológico«, y ha calificado de «barbaridad» la actuación urbanística que se plantea en el Valle de Castanesa.

Por su parte, Javier Gamón, del PP, ha dicho que su partido estará «especialmente vigilante» y luchará lo que sea necesario si el Ejecutivo de Marcelino Iglesias «cae en la tentación de dar cobertura a desarrollos inviables y desmesurados«.

No obstante, ha reconocido que se trata del proyecto «más importante» de los últimos años, sobre todo teniendo en cuenta las repercusiones económicas, sociales y laborales que puede tener en la zona, durante la ejecución de las obras pero también una vez esté en marcha la ampliación de la estación de esquí.

En este mismo sentido se ha pronunciado el diputado del PSOE Javier Sada, quien ha hecho hincapié en la importancia del desarrollo de estas zonas pero «con el máximo consenso posible«, y ha recordado que «existen mecanismos de control y transparencia» para que haya la suficiente participación.

«Podrá gustar más o menos» el proyecto, pero no deben haber dudas de que se garantizará la sostenibilidad ambiental, ha agregado Sada.

Para Joaquín Peribáñez, del PAR, resulta «prematuro» emitir una valoración sobre las supuestas afecciones medioambientales cuando el estudio aún no está presentado y ha considerado que una actuación como ésta debe tener apoyo legal pero también «consenso social«.

 


HERALDO DE ARAGON

 

Boné dice que la ampliación de Cerler servirá para desarrollar una zona que se muere

on anadirParametro(url) { var strUrl=url; var dominio=’http://www.heraldo.es’; var aleatorio = Math.random(); if (-1!=url.search(/^/w+.php/.+/)) { strUrl=dominio+strUrl+»/p.»+aleatorio; } else { var _glue = (-1 != url.search(/?/)) ? «&» : «?»; strUrl=dominio+strUrl+_glue+»p=»+aleatorio; } window.location.href=strUrl; } // ]]>

 

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha asegurado que el proyecto de urbanización del Valle de Castanesa y la ampliación de la estación de Cerler se debe poner en marcha con todas las garantías y de forma sostenible para que contribuya al desarrollo de una zona de los Pirineos que está «muriendo».

En la Comisión de Medio Ambiente de las Cortes de Aragón, Boné ha insistido en que esta iniciativa se encuentra en una fase inicial, ya que los promotores deben presentar el estudio del impacto ambiental y el proyecto concreto, y entonces comenzará la fase de información pública, durante la cual todas las personas o instituciones afectadas podrán opinar sobre el mismo.

«Dejemos que el proceso siga su camino» y «evolucione», ha dicho el consejero, al tiempo que ha recalcado que «existen los mecanismos suficientes para garantizar la conservación de los valores naturales y suprimir o minimizar los impactos que puedan producirse como consecuencia de esta actuación».

En su intervención, a propuesta de CHA, Boné ha considerado que «este puede ser un proyecto sostenible», pero en todo caso «tiene que ser compatible con los valores ambientales que hay que preservar», y en este sentido ha resaltado el compromiso del Gobierno autonómico con el desarrollo sostenible del territorio.

El titular de Medio Ambiente ha explicado que en el Valle de Castanesa vivían en 1960 unas 972 personas y en la actualidad solo 307, con una población mucho más envejecida que en otras zonas de Aragón, y por ello ha defendido un proyecto que «puede cambiar el panorama» de esos habitantes.

Si el proyecto es aceptado por la gente del territorio, evita que los habitantes sean 50 en pocos años y es respetuoso con los valores naturales, entonces se conseguirá que esta zona, actualmente vacía, tenga el mismo desarrollo que el Valle de Benasque, ha apuntado Boné, quien no cree que los promotores vayan a presentar una actuación que suponga, por ejemplo, la desaparición de una especie protegida.

A su juicio, hay que intentar que ese valle no se siga muriendo, pero «de forma sostenible», y «entre todos» se contribuirá a que siga avanzando y que finalmente se pueda llevar a cabo de forma sostenible, porque «no puede ser de otra manera».

Un proyecto importante

El diputado de CHA Bizén Fuster ha lamentado que sea el Gobierno de Aragón, a través de Aramón, el impulsor de proyectos de este tipo cuando su función es «velar por la protección de un entorno de alto valor ecológico», y ha calificado de «barbaridad» la actuación urbanística que se plantea en el Valle de Castanesa.

Por su parte, Javier Gamón, del PP, ha dicho que su partido estará «especialmente vigilante» y luchará lo que sea necesario si el Ejecutivo de Marcelino Iglesias «cae en la tentación de dar cobertura a desarrollos inviables y desmesurados».

No obstante, ha reconocido que se trata del proyecto «más importante» de los últimos años, sobre todo teniendo en cuenta las repercusiones económicas, sociales y laborales que puede tener en la zona, durante la ejecución de las obras pero también una vez esté en marcha la ampliación de la estación de esquí.

En este mismo sentido se ha pronunciado el diputado del PSOE Javier Sada, quien ha hecho hincapié en la importancia del desarrollo de estas zonas pero «con el máximo consenso posible», y ha recordado que «existen mecanismos de control y transparencia» para que haya la suficiente participación.

«Podrá gustar más o menos» el proyecto, pero no deben haber dudas de que se garantizará la sostenibilidad ambiental, ha agregado Sada.

Para Joaquín Peribáñez, del PAR, resulta «prematuro» emitir una valoración sobre las supuestas afecciones medioambientales cuando el estudio aún no está presentado y ha considerado que una actuación como esta debe tener apoyo legal pero también «consenso social».


ARAGON DIGITAL

Boné asegura que la ampliación de Cerler, si es sostenible, evitará la despoblación en el valle de Castanesa

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha defendido este viernes en las Cortes de Aragón que la ampliación de Cerler se realizará si es sostenible. Además, ha reconocido que este tipo de actuaciones ayudará a evitar que desaparezca la población del valle de Castanesa.

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha defendido este viernes en las Cortes de Aragón que la ampliación de Cerler se realizará si es sostenible. A pesar de ello, Boné no ha querido opinar sobre el proyecto puesto que la actuación se encuentra en fase de consultas previas. “Sería prematuro y precipitado hablar de impactos y medidas correctoras”. Sin embargo, ha querido aclarar que “existen mecanismos suficientes para garantizar la sostenibilidad de los valores naturales”.

Boné ha reiterado que una actuación de este tipo tiene que ser sostenible medioambientalmente, socialmente y económicamente para ser viable. Además, ha recordado que el Gobierno de Aragón “es terriblemente escrupuloso con las normas”.

El consejero ha recordado que el valle de Castanesa ha perdido el 68% en los últimos 50 años y que la edad media de la población actual es superior al de zonas aledañas. “Me gustaría que Castanesa, al igual que el Maestrazgo o las serranías de Albarracín no se desertizasen. Tenemos que hacerlo posible para que no ocurra y lo tenemos que hacer de una manera sostenible”.

Boné se ha mostrado convencido de que “entre todos” se contribuirá a que este proyecto vaya avanzando y ha defendido que tanto la ampliación de Cerler como la creación de un complejo de viviendas en el valle se realizarán respetando la legalidad y “teniendo en cuenta todos los informes sobre afecciones medioambientales”.

Con respecto a la urbanización del valle, el consejero ha manifestado que desde su Consejería únicamente se tiene conocimiento del Plan General de Ordenación Urbana de Montanuy. En él, se establece que no quedaría afectada ninguna zona protegida.

Grupos parlamentarios

El consejero ha comparecido en la Comisión de Medio Ambiente, a petición de Chunta Aragonesista. Su portavoz, Bizén Fuster, ha mostrado su preocupación porque el consejero sea el encargado de velar “por la protección de un conjunto de alto valor ecológico”. Además, ha calificado esta actuación de “barbaridad urbanística” y ha criticado que “esté basado en un modelo urbanístico, especulativo y rechazado por la Unión Europea”.

El PP ha remarcado la importancia del proyecto y las repercusiones que tendrá en el turismo. Además, ha destacado que permitirá fijar la población en el territorio e incluso incrementar la población “ante las expectativas de negocio”, tal y como ha indicado su portavoz, Javier Gamón.

Desde el PAR, su portavoz, Joaquín Peribáñez, ha destacado que “se está en el camino de un consenso social” y ha querido remarcar que este proyecto “dará la posibilidad de que la gente pueda permanecer en el territorio”. Por su parte, el PSOE ha defendido el modelo de estaciones de esquí del Grupo Aramón y ha lamentado la despoblación existente en el Pirineo. Además, su portavoz, Javier Sada, ha querido manifestar el compromiso del Ejecutivo “con la sostenibilidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.