Los empresarios de la jacetania insisten en que el futuro del valle pasa por la unión de pistas

Doscientos desempleados más, la paralización de las obras de la autovía, la fuga de más de 150.000 esquiadores en el último lustro y el descenso de la cuota de mercado a un 28%, 14 puntos menos que hace una década, son algunos datos que pone sobre la mesa la Asociación de Empresarios de la Jacetania (AEJ). Todos ellos se recogen en un informe que ha realizado a partir del análisis de las cifras de varios estudios de Gobierno de Aragón e Ibercaja y de estadísticas oficiales. El colectivo, además, se apoya en estos números para insistir en que el futuro del valle pasa por unir Astún y Candanchú, y llegar en una segunda fase hasta Formigal, por supuesto, contando con el «imprescindible» apoyo de las instituciones.

El estudio hace un extenso análisis del sector de la nieve en el valle del Aragón que, según dicen, es el «motor de desarrollo», pero también reflexiona sobre el futuro y reclama un trato similar al que ha tenido el valle de Tena, donde la fuerte inversión de Aramón (‘holding’ formado por Gobierno de Aragón e Ibercaja) ha conseguido un gran empuje. «Es un informe especial de la nieve porque queríamos revindicar una vez más que no es justo que quienes nos gobiernan se olviden del valle del Aragón y de la Jacetania», comentó Cristóbal Sánchez, presidente de la AEJ.

Este empresario jaqués no oculta la preocupación por la fuga de esquiadores al valle vecino, donde las inversiones han sido millonarias en los últimos años, y cómo este hecho repercute en el descenso de la contratación (un 15,20% menos en los cuatro últimos años según el estudio ‘El impacto económico y en el empleo del esquí’ de Ibercaja) o en el cierre de algunos negocios. «No es que Candanchú y Astún no quieran modernizarse, sino que no pueden ir al mismo ritmo que el ‘holding’ de la nieve», recalcó Pedro Marco, vocal de Turismo. Ambos insistieron en que la paralización de obras de la autovía tampoco ayuda. «Un 80% de nuestros esquiadores llega por Monrepós, para el que no hay ni plazo ni compromiso de retomar obras», recalcó Marco.

El informe de los empresarios, además de críticas, aporta soluciones. Su apuesta para que el valle de Canfranc salga del bache pasa por atraer a clientes de semana, ya que según los estudios que analizan un 80% de esquiadores se concentran en puentes, Navidad y fines de semana. Pero para resultar atractivos en este mercado, advierten, hay que presentar un gran dominio esquiable como Grandvalira en Andorra o cualquiera de los Alpes. Unir Candanchú, Astún y Formigal es para ellos la solución, aunque de momento no encuentran apoyo en el Gobierno aragonés.

Todos estos datos se harán públicos hoy, en el último número de la revista ‘Burnao’, una edición trimestral que publica la AEJ, y que a lo largo de esta jornada empezará a distribuirse a las asociaciones del Valle de Canfranc y a los socios de la organización empresarial, pero también a las administraciones, a los ayuntamientos, a los políticos que guardan relación con la comarca y al Gobierno aragonés.

David frente a Goliat

«¿Debemos seguir peleando en inferioridad de condiciones, como David frente a Goliat, o llegarán a involucrarse nuestro gobernantes en un plan de nieve que nos incluya?», concluye la editorial de esta publicación especial con la que los empresarios quieren conseguir el apoyo de la DGA para «resucitar» el motor económico del valle. Porque tan solo un 22% de lo que gasta un esquiador se queda en las arcas de la estación. El resto de los 237 millones que dejaron los amantes del esquí en 2008/2009 begin_of_the_skype_highlighting 2008-2009 en todo Aragón -según un informe de Ibercaja-, va para empresas de restauración, servicios, hoteles, transporte…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.