Iglesias no renuncia a una ley de montaña, pero defiende las directrices parciales del pirineo

El portavoz de CHA en las Cortes, Chesús Bernal, preguntó este viernes a Iglesias por los motivos por los que ha renunciado a su «compromiso formal», reiterado en varias ocasiones, de regular por ley el desarrollo y protección de la montaña, «más allá de unas simples directrices parciales».

Las directrices, explicó Iglesias, obligan a las administraciones a su cumplimiento «exactamente igual» que una ley y tiene «la misma eficacia y autoridad». En todo caso, Iglesias reiteró que no renuncia, por ejemplo, a que «en un futuro» pueda haber una ley, sobre todo porque en la legislatura pasada el Gobierno de coalición PSOE-PAR, entonces en minoría, presentó un proyecto de ley que, recordó Iglesias, fue rechazado por la mayoría parlamentaria «antes de debatirla», cuando los grupos de la oposición tenían entonces la oportunidad de introducir modificaciones.
«Así es el juego democrático»

La mayoría parlamentaria, insistió, «impuso su criterio» para retirar la ley y la mayoría actual del PSOE y el PAR no han considerado oportuno presentarla y han optado por elaborar unas directrices. «Así es el juego democrático», apuntó Iglesias.

En todo caso, opinó que las directrices cumplirán su objetivo, que no es otro que «conseguir conciliar la posición de quienes quieren mantener el Pirineo y de quienes quieren mantener un umbral de desarrollo que mantenga vivos los valles», es decir, de quienes apuestan por un desarrollo sostenible. Si no son suficientes, sin embargo, el propio Iglesias dijo que reconocerá en la Cámara, si la «voluntad soberana» del pueblo se lo permite, «que no han funcionado bien» y serán revisadas para, en su caso, «hacer una ley».

Bernal, por su parte, recordó que el presidente Iglesias ha prometido una ley del Pirineo o de la Montaña en varias ocasiones, entre ellas en sus discursos de investidura.

La última vez, insistió, en febrero de 2005, cuando a una pregunta suya anunció la inminente presentación de la nueva Ley de Ordenación Territorial (que se retrasó luego casi un año), de la que «penderían» dos directrices parciales; las generales de Ordenación Territorial y las de la Montaña.

Biel dice que «no hace falta» la ley de montaña

Pero mientras la LOTA acaba de entrar en las Cortes para su tramitación, las directrices que deberían depender de ésta «ya andan solas». Además, apuntó que aunque Iglesias no renuncie a ley, su vicepresidente, José Ángel Biel, ha dicho que «no hace falta», cuando en esta ocasión, reiteró, sí tienen mayoría para traerla a las Cortes.

Pero lo más grave, a su juicio, es que mientras «se va posponiendo el debate de fondo», que no es otro que la necesidad de establecer un «marco general de actuación, un modelo equilibrado para las montañas, que «fije cauces y límites al desarrollo», algo que «sólo puede marcar una ley, no las directrices».

Bernal instó a Iglesias a no buscar «excusas» y a que no insinúe que CHA no quiere hacer cosas en las montañas, porque el problema no es si se hacen o no, sino «cómo se hacen».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.