Cambio climático: el techo del mundo se deshace

Malas noticias para los amantes de la nieve y el alpinismo: el Everest mengua año a año. Esta frase puede parecer una broma o exagerada, pero desgraciadamente, no es así. El cambio climático provoca que cada 10 años aumente la temperatura terrestre unos 0,5 grados. Este aumento, aunque pueda parecer muy leve, ya está causando graves efectos: sequía, huracanes, inundaciones… Uno de los más importantes es el deshielo de los casquetes y glaciares polares, que provoca la subida del nivel del mar, lo que podría significar que en unos años desaparecieran las costas españolas y del noroeste europeo, llegando a cubrir ciudades como Amsterdam o Venecia, ambas por debajo del nivel del mar.

Uno de los puntos de donde los meteorólogos toman referencias para sus estudios es el Everest, el techo del mundo. Este invierno, las temperaturas en la cumbre de la montaña han superado a las más altas de todos los tiempos, registradas en 1951. Toda la zona ha aumentado entre 2 y 4 grados más que la media mundial en los últimos años, temperaturas superiores en 4 o 5 grados a las habituales. Además, científicos chinos aseguran que el Everest ha menguado de tamaño, noticia que en octubre del año pasado destapaba una expedición científica de dicho país al cifrar en 8.844,43 metros la altura de la montaña, casi 4 metros menos que en la anterior medición.

El Everest mengua
Lo que sí es seguro, es que cada año nieva menos en todo el mundo. Un grupo de escaladores patrocinados por el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente han detectado síntomas de que las nieves han empezado a retirarse y de que el paisaje que rodea al Everest ha cambiado respecto al que conocieron Sir Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay, los primeros que alcanzaron la cumbre en 1953.

Este equipo ha comprobado que el glaciar que antes llegaba hasta el primer campamento de Hillary y Norgay se había retirado casi cinco kilómetros y que una serie de estanques situados junto a la llamada Isla Peak se habían convertido en un gran lago.

Estudio de Javier Corripio
Pero no sólo en Asia nieva menos, también en nuestro país se han registrado en los últimos años una disminución considerable de las nevadas. Uno de los estudios más recientes sobre el tema es el de Javier Corripio, Dr. en Geociencias, quien actualmente investiga los recursos hídricos derivados de la nieve y glaciares en el Centro Federal de Tecnología de Suiza.

El informe de Corripio se centraba sobre todo en San Glorio, a propósito de la polémica sobre la creación de una nueva estación de esquí en este puerto leonés. Corripio estaba en contra de la nueva estación, pero su opinión se basaba en el cambio climático, que está ocasionando la disminución de precipitaciones nivológicas, lo que hace cuestionarse la viabilidad económica que pueda tener una estación de esquí si dentro 10 años apenas si nevará un mes en todo el invierno, con lo que las posibilidades para los esquiadores de disfrutar de este deporte serán más reducidas.

El aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones disminuyen el nivel de nieve cada año, y para los próximos años se espera un cambio más drástico, a no ser que se tomen medidas radicales para paliar el efecto invernadero, el cambio climático, la contaminación…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.