Unir candanchú, formigal y astún costaría 42 millones de euros

EL PERIODICO DE ARAGON

Unir Candanchú, Formigal y Astún costaría 42 millones de euros 

Unir la estaciones de esquí de Candanchú y Astún con Canfranc y Formigal tendría un coste de 42,3 millones de euros y convertiría a los valles del Aragón y de Tena en la mayor superficie esquiable de España y una de las diez primeras del mundo. El proyecto Aragón Ski Circus, presentado ayer por la empresa canadiense Ecosign a la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), implicaría un gran aumento del número de esquiadores, por lo que se requeriría la construcción de un estacionamiento de vehículos en Rioseta.

La Torre de Fusileros de Canfranc fue escenario ayer de la presente de este estudio, que es la segunda parte de otro informe presentado en el 2010 y que se centraba en las diferentes opciones de conexión entre los valles del Aragón y de Tena.

PROYECTO «VIABLE» El nuevo plan general del proyecto Aragón Ski Circus considera «viable» y «lógico» crear un gran complejo de esquí y propone instalar un telecabina con capacidad para ocho personas y de tres tramos que transportaría esquiadores desde Canfranc-Estació y Rioseta a Candanchú y Astún.

Además, indica la necesidad de otro enlace desde la parte más alta de Astún hasta Formigal, a través del valle de Canal Roya, a través de un telecabina con capacidad para ocho personas y de dos tramos, con una estación intermedia. El trayecto entre Canfranc, Rioseta, Candanchú y Astún duraría 23 minutos y costaría 25,72 millones de euros.

Por su parte, el recorrido entre Astún, el collado de Anayet y Formigal Espelunciecha costaría 13,5 minutos y tendría un coste aproximado de 15,6 millones.

Tras estudiar la capacidad de Astún Candanchú, Ecosign concluye que ninguna de las dos áreas podría satisfacer los objetivos del plan general en cuanto a la capacidad de absorción de vehículos, por lo que aconseja la construcción de un estacionamiento en Rioseta que permitiría la llegada de 3.500 esquiadores adicionales.

El estudio señala que la conexión entre Astún y la estación de Formigal es técnicamente posible, si bien se deberá tener en cuenta que será preciso realizar una revisión ambiental, así como informes detallados de los riesgos de avalancha. 


DIARIO DEL ALTO ARAGON

Unir el valle del Aragón y Formigal tendría un coste de 41,3 millones

La conexión entre el valle del Aragón (Astún y Candanchú) y la vecina estación de Formigal, el gran proyecto que reordenaría el sector de la nieve en la provincia de Huesca, precisa una inversión de 41,3 millones de euros y las obras de ejecución del mismo tendrían una duración de dos años y serían asequibles, según se desprende del estudio elaborado por la empresa responsable Ecosign, que fue presentado ayer tarde en Canfranc Estación. 


RADIO HUESCA

La ATVA deja en manos de la DGA la unión de estaciones Candanchú-Astún-Formigal

La Asociación Turística del Valle del Aragón ha presentado el estudio definitivo de la unión de estaciones Astún-Candanchú-Formigal, que deja en manos del Gobierno de Aragón para que el ejecutivo autónomo lo haga propio y lo ejecute. En esta nueva fase del proyecto se ha unido Aramón y la DGA como agentes que han financiado el estudio. Desde el Gobierno de Aragón ya han indicado que no hay fondos, y no se habla de plazos, pero ‘el apoyo político no debe cuestionarse’. La ATVA quiere demostrar que la unión de los valles es posible a todos los niveles y deja encima de la mesa del Gobierno de Aragón la decisión de si se hace o no.

Este anteproyecto denominado “Aragón Ski Circus”, para la unión de las estaciones de esquí de Astún, Candanchú y Formigal ha sido redactado por la empresa canadiense Ecosign, y en el que se han invertido 139.200 euros, financiados principalmente con recursos propios y mediante aportaciones a través de diferentes convenios.

La primera fase del proyecto contempla la unión mediante remontes de Canfranc Estación con Rioseta, y de allí Astún y Candanchú, cuyo coste sería de 25,5 millones de euros. Esta unión tendría capacidad para 17.000 esquiadores diarios. La segunda fase estudia la unión con Formigal, que podría ser a través de dos fórmulas, con dos remontes o con un teleférico. La primera opción costaría 16 millones de euros, la segunda 35. Esta unión de los dos valles supondría crear la octava área esquiable más grande del mundo, con capacidad para 40.000 esquiadores diarios. El proyecto, técnicamente se podría hacer en dos años.

Los organizadores han indicado que el proyecto es técnicamente viable, económicamente sostenible y sólo falta el apoyo político. El presidente de la ATVA, Fernando Sánchez, ha reconocido que ‘la situación económica actual es complicada, pero se puede empezar a trabajar ya’.

Por su parte, el Director General de Turismo de la DGA; Gonzalo Lapetra, ha dicho que ‘el apoyo político no se cuestiona’, pero ahora ‘no hay fondos ni plazos previstos’.

El presidente de la Comarca de la Jacetania, José María Abarca, ha indicado que ‘estaríamos muy satisfechos si el Gobierno de Aragón hiciera un compromiso formal’, ahora ‘esperamos que hagan el proyecto suyo, y sabremos esperar’.

Desde las Estaciones de esquí de Astún y Candanchú, así como desde la AEJ, Asociación de Empresarios de la Jacetania, se ha expresado la buena disposición para ejecutar este proyecto que sería muy bueno para el Valle del Aragón, a todos los niveles, porque se pasaría de ser un destino turístico de uno o dos días a una semana.

El proyecto tiene tres fases, la primera uniría a través de cable la base de Canfranc Estación con Rioseta, la segunda desde Rioseta a Candanchú y Astún, y la tercera desde Astún a Formigal. La primera fase constaría 10 millones de euros, la segunda alrededor de 20 y la tercera, depende de cómo se haga, 16 o 35.

Pero esta unión de estaciones debería ir acompañada de una modernización en las estaciones, sobre todo en Candanchú, y también de un aumento del número de plazas de aparcamiento y alojamientos. En cuanto a los parkings, el propio proyecto prevé dos zonas, una en Canfranc y otra en Rioseta, esta última con capacidad para 1350 coches.

Según los estudios que se han presentado, con la unión de Astún y Candanchú habría capacidad para 17.000 esquiadores diarios, con casi 23.000 plazas de alojamiento en el Valle del Aragón, y las aspiraciones por temporada serían entre el millón y medio y los dos millones de esquiadores. Pero si se uniera con Formigal habría capacidad de hasta 40.000 esquiadores diarios, y sería la octava superficie esquiable más grande del mundo.


ABC 

Empresarios piden a la DGA que «haga suyo» el proyecto unión de estaciones

La Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) ha pedido hoy al Gobierno autónomo que «haga suyo» el proyecto de unión de las estaciones de esquí de Astún y Candanchú con Formigal, un concepto que el Ejecutivo «apoya» pero para el que «no garantiza financiación». 

Así se ha puesto de manifiesto en la presentación de la conclusión del estudio de unión de las estaciones que encargó la citada asociación, compuesta por agentes públicos y privados, hace dos años a la empresa canadiense Ecosing cuyo presidente, Paul Mathews, ha aseverado que «técnicamente el proyecto podría realizarse en dos años».

Hoy se han dado a conocer las dos posibilidades de unión de Astún con Formigal que pasan por la creación de dos remontes con una estación intermedia que daría origen a dos nuevas pistas de esquí y cuyo coste supondría 16 millones de euros o bien la instalación de un teleférico entre ambos centros invernales que no haría posible que Canal Roya fuera esquiable y que tendría un coste de entre 35 y 40 millones de euros.

La decisión sobre una u otra opción la determinarán los estudios medioambientales y también la decisión final de quien lleve a cabo el proyecto, según han explicado los promotores del mismo.

En la rueda de prensa han estado presentes el presidente de la ATVA, Fernando Sánchez; Paul Mathews; el director general de Turismo del Gobierno de Aragón, Gonzalo Lapetra; el presidente de la Jacetania; José María Abarca; el presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania, Pedro Marco, y representantes de las estaciones de Astún, Candanchú y del Ayuntamiento de Jaca.

La fase presentada hoy se une a la dada a conocer con anterioridad que supondría la unión de Astún y Candanchú, con la creación de una zona de aparcamiento y servicios en Rioseta, y la unión por cable con la estación internacional de Canfranc, en la que también se crearía un aparcamiento.

Fernando Sánchez ha insistido en que se trata de «un único proyecto con tres fases «y que el orden de ejecución no está determinado, al tiempo que ha señalado que es un proyecto «que nace desde el territorio» y que al mismo se ha incorporado, en esta última fase, el grupo Aramón y también el Gobierno de Aragón con la financiación de una parte del estudio.

En total, la elaboración del mismo ha supuesto un desembolso de 140.000 euros y Sánchez ha querido recordar que tanto Luisa Fernanda Rudi como Mariano Rajoy cuando eran candidatos a la presidencia del Gobierno aragonés y del Ejecutivo central apoyaron en Astún la realización del mismo el pasado mes de abril.

Para el presidente de la ATVA se trata de un proyecto «técnicamente viable y económicamente sostenible», toda vez que ha reconocido la difícil situación económica existente, aunque se podría empezar a trabajar, ha dicho, en la tramitación del proyecto y en las cuestiones medioambientales.

Al respecto, Lapetra ha destacado el apoyo manifestado ayer por el consejero de Turismo «a este concepto», si bien ha subrayado que el Gobierno aragonés «no puede comprometerse económicamente» con el mismo, por lo que » tampoco se puede comprometer en fechas», ha concluido.

Por su parte, Mathews ha destacado que el proyecto total tendría un coste cercano a los 50 millones de euros y, aunque no recomienda un orden en la ejecución del mismo, ha considerado que la unión de Astún y Candanchú, que supondría 20 millones de euros, sería «interesante» porque crearía un estacionamiento que aliviaría ambas estaciones y juntas podrían reunir a 650.000 esquiadores, logrando además ser «socios equilibrados» de la estación de Formigal.

Esta unión podría combinarse posteriormente con Formigal, con un coste de 16 ó entre 35 y 40 millones de euros según las opciones anteriormente citadas y ello daría lugar a una zona esquiable «con grandes posibilidades de futuro», ha dicho Mathews.

En su opinión, la conexión con Canfranc es «menos atractiva» en la actualidad debido a la situación de la burbuja inmobiliaria, pero cuando el mercado se recupere, ha dicho, «se podría hacer la telecabina en 5 meses y con 10 millones de euros».

El presidente de la Jacetania también ha pedido al Gobierno de Aragón que «haga suyo» el proyecto y ha señalado que la comarca tendrá «capacidad para saber esperar» el tiempo que sea preciso, si bien ha mostrado su deseo de que sea «relativamente corto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.