Las estaciones miran al cielo

La temporada de esquí no ha comenzado como se esperaba. La estación de Cerler era la única esperanza para los esquiadores y tampoco pudo abrir ayer debido a las fuertes rachas de viento. Aún así, los hoteles del valle de Benasque mantuvieron su ocupación entorno al 90% y los comercios, bares y cafeterías se frotaron las manos en una jornada en la que el número de clientes fue más elevado del habitual. El resto del Pirineo mantiene las reservas entre el 60 y el 70%, mismas cifras que en años anteriores.

Desde Aramón explicaron que con ráfagas de viento superiores los 70 kilómetros por hora la estación no se puede abrir «por seguridad». «Con estas rachas los remontes no pueden funcionar».

Las previsiones para hoy no son mucho mejores. Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) habrá rachas de viento fuerte y muy fuertes en el Pirineo oriental. De hecho, la Dirección General de Interior mantiene activa la alerta amarilla por vientos en el Pirineo y en la zona del Maestrazgo por ráfagas de hasta 80 kilómetros por hora.

La buena noticia es que los cañones de nieve funcionaron a pleno rendimiento en todas las estaciones del grupo Aramón gracias a las bajas temperaturas que se registraron ayer de hasta menos 3 grados en Benasque y en Formigal.

Si el tiempo acompaña, mañana se podrían abrir los 9 kilómetros esquiables de Cerler y durante esta semana el resto de estaciones de forma parcial.

SIN CANCELACIONES

El cierre de Cerler no perjudicó al sector hotelero. Es más, se convirtió en una oportunidad para los comercios y bares del valle. El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Huesca, Roberto Pac, confirmó que el número de cancelaciones había sido mínimo y se habían mantenido las previsiones.

El gerente de la Asociación Turística del Valle de Benasque, José Luis Hernández, aseguró que «la mayoría de los que han venido se han quedado a pesar del viento y de no poder esquiar».

Si por algo se caracteriza esta zona es por la gran oferta de actividades de ocio, montaña y descanso que ofrece como alternativa.

Ayer por la tarde el hotel Ciria solo había tenido dos anulaciones. Su director, José María Ciria, informó que en caso de producirse anulaciones sería para las reservas de esta noche. «Si mañana –por hoy– hace mal tiempo entonces si que se volverán a sus casas», explicó.

Este año el consumo se «está animando», comentó Ciria aunque, admitió, a partir de ahora todo dependerá de la nieve. Una idea que compartió con Pac.

En Huesca prácticamente todos los hoteles y casas rurales mantenían el cartel de completo. Al margen de la capital, solo el valle de Benasque rozó el 90% de ocupaciones. El resto de cabeceras de comarca como Jaca, Sabiñánigo o Biescas no superaron las cifras del 2013, entre el 60 y el 70%.

La duración de tres días del puente de la Constitución de este año ha animado al turismo. En la provincia de Teruel practicamente todas las comarcas rozaban el 90% de las ocupaciones, principalmente de las casa rurales. En Zaragoza, la capital tenía el cartel de completo colgado en los hoteles del centro de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.