La onu desdice a aramón

El análisis se basa en datos del Panel Internacional sobre Cambio Climático (IPCC). Un colectivo de 2.000 científicos de todo el mundo ha analizado el futuro de las estaciones de Suiza, Italia, Austria, Australia, Estado Unidos y Canadá. Aunque no se incluyen los Pirineos, el estudio precisa que «el impacto del cambio climático sobre el turismo de invierno puede ser más grave en países donde las estaciones de esquí están a menor altitud y latitud».

Y esto sólo es el principio…

Los esquiadores veteranos pueden atestiguarlo. En La Molina, por ejemplo, era habitual salir esquiando de casa; en la actualidad hay que ir a pie de pista y a menudo con nieve artificial. Pero los cambios registrados hasta ahora solo son un aperitivo de lo que se avecina. Si en el siglo XX la temperatura media de la Tierra ha subido entre 0,6 y 1 grado, el IPCC calcula que el XXI aumentará entre 1,4 y 5,8.

«El cambio climático es el mayor reto al que se enfrenta el mundo» ha declarado Klaus Toepfer, director ejecutivo del PNUMA. «Este estudio sobre deportes de invierno muestra que también las naciones ricas se enfrentan a cambios con profundas implicaciones económicas, sociales y culturales».

El cambio climático, recuerdan los investigadores «será especialmente acusado en los continentes, en el hemisferio norte y en invierno», es decir, justo donde se encuentran las estaciones de esquí y en la época en que necesitan nieve. En los Alpes suizos, por ejemplo, casi la mitad de las 230 estaciones de esquí dejará de tener niveles suficientes de nieve en un plazo de 30 a 50 años, predice el estudio. Es fácil calcular lo que sucederá con las estaciones situadas al sur de los Pirineos.

Rolf Buerki, especialista en recursos turísticos de la Universidad de Zurich (Suiza) y director de la investigación ha declarado que «a medida que las estaciones de altitudes bajas se enfrenten a la bancarrota, aumentará la presión en áreas de alta montaña todavía más sensibles ecológicamente». La viabilidad de las estaciones situadas en cotas bajas dependerá inicialmente de los cañones de nieve artificial. Pero a la larga, advierte el estudio, el aumento de temperatura hará que la producción de nieve sea cada vez menos eficiente y más costosa». El PNUPA presentó el estudio el martes en Turín (Italia). Tras hacerse públicas las conclusiones, Pal Schmit, representante del COI, declaró que el cambio climático «probablemente afectará a cómo el Comité Olímpico elige las sedes de Los Juegos de Invierno».

A la larga, Formigal será inviable

En Aragón, frente a las advertencias y a las evidencias de cambio climático, ARAMÓN (fusión de Gobierno de Aragón e Ibercaja, la principal financiera aragonesa) impulsa una descabellada ampliación en la estación de esquí de Formigal, en el valle del río Gállego. Por otra parte es inadmisible que el propio Gobierno Aragonés margine al valle del río Aragón, destinando el grueso de los recursos públicos exclusivamente a Formigal.

Es urgente diversificar la economía, mejorando los servicios actuales y orientando los 66 millones de euros presupuestados para el monocultivo de la nieve hacia la implantación de pymes y artesanías; potenciando actividades relacionadas con el patrimonio natural y cultural que garanticen un futuro creíble y sostenible.

Hoy en día ¿quién habla seriamente de unas Olimpíadas de Invierno en Jaca?

LOS VERDES-SOS NATURALEZA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.