Boí taüll pide otro crédito al govern para la temporada y la plantilla denuncia impagos

El grupo inmobiliario Nozar, propietario de la estación de BoíTaüll, está negociando con la empresa pública de la Generalitat Avançsa que le conceda un nuevo crédito para tener liquidez en un momento en que el complejo no tiene ingresos y para afrontar la temporada de verano, que empezará este sábado día 21 con la apertura parcial de algunos hoteles y apartamentos del Pla de l’Ermita. Fuentes próximas a las negociaciones indicaron que la cuantía del préstamo estaría alrededor de los 600.000 euros, frente a los 400.000 que pidió el pasado año por motivos similares y que fue liquidado hace unos meses.

Un portavoz de la empresa, por su parte, aseguró que el importe no está decidido y que lo que ha hecho Nozar ante la Generalitat es “presentar una documentación para solicitar un crédito de tesorería de cara al funcionamiento de la empresa”. La misma fuente especificó que el destino del préstamo es “gastos corrientes de operaciones” dado que en estos momentos la estación no tiene ingresos fijos (ha acabado la temporada de invierno y la de verano aún no ha empezado) pero sí tiene gastos de pago a proveedores. “Esperamos una respuesta de la Generalitat en los próximos días y es que, en definitiva, el funcionamiento del complejo da un claro beneficio a terceras personas en la comarca”.

La falta de liquidez en este JOSEP DE MONER momento del año se suma, por otra parte, a las reclamaciones de los trabajadores, colectivo que denuncia desde hace más de un año retrasos en los pagos de mensualidades. La asamblea de empleados, en este sentido, decidió ayer denunciar públicamente que se les adeudan, entre salarios desde el mes de marzo y liquidaciones a los discontinuos de invierno, unos 430.000 euros, según explicó un portavoz del colectivo. La misma fuente concretó que se han presentado 162 reclamaciones de cantidad ante el departamento de Empresa y Ocupación, correspondiente a los salarios desde marzo. La empresa, por su parte, indicó que el pasado lunes hizo efectivo un primer pago a los trabajadores y que prevé tener liquidada todo lo que les adeuda “en un plazo máximo de tres o cuatro semanas”. Y ello será posible, según el portavoz de la empresa, al cobro de las reservas que hay para la temporada que empieza este sábado y a los ingresos por las estancias de turistas. Los trabajadores, asimismo, pidieron en la asamblea de ayer la dimisión del director general de la estación, Antoni Doménech.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.