Intentan controlar el frente este del incendio en la ribagorza

HERALDO DE ARAGON

Intentan controlar el frente este del incendio en la Ribagorza

El fuego en Montanuy está siendo más difícil de controlar. El viento permanece en calma y los medios aéreos trabajan en la zona. El 90% del perímetro del incendio está estabilizado y se encuentra bajo control de los efectivos que trabajan en él.

El operativo antiincendios desplegado en la comarca de la Ribagorza se marca como objetivo principal de las próximas horas la estabilización de la zona este, en el término de Montanuy, donde el fuego está siendo más difícil de controlar. A primeras horas de este lunes el viento permanece en calma y los medios aéreos están comenzando a trabajar, , según han informado fuentes del Gobierno de Aragón.

El puesto de mando ha cambiado de ubicación y se ha trasladado desde Neril, en el término municipal de Laspaúles, hasta el municipio de Montanuy, más próximo al punto en el que el fuego es más activo.

El 90% del perímetro del incendio está estabilizado y se encuentra bajo control de los efectivos que trabajan en él.

Así también, y hasta que se celebre una nueva reunión a lo largo de la mañana, los habitantes de los núcleos afectados (Ardanué, Ardanuy, Benifons, Castanesa, Denuy, Erberá, Fonchanina, Llagunas y Ribera) permanecen desalojados. Aunque ya son tres las pedanías que han recobrado la normalidad, Señiú, Neril y Noales.

En la zona del incendio continúan el director general de Gestión Forestal, Roque Vicente, la directora general de Bienestar Social, Cristina Gavín, además del Delegado Territorial en Huesca, José Luís Moret, que siguen colaborando con las necesidades de los desplazados.

El equipo de trabajo, coordinado por el Gobierno de Aragón, está compuesto a esta hora por más de 300 personas, tres cuadrillas helitransportadas (Alcorisa, Peñalba y Ejea), tres hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, dos hidroaviones AT de la Generalitat de Cataluña, dos helicópteros bombardero Kamov, dos helicópteros de la UME (uno de extinción y otro de coordinación) y un helicóptero medicalizado del 112 SOS Aragón.

Además de cinco cuadrillas terrestres (Boltaña, Bailo, Calamocha, Montalbán y Planizar), tres autobombas del Gobierno de Aragón (Plasencia, Adahuesca y Labuerda) y otras siete de la comarca de la Ribagorza, del Ayuntamiento de Huesca, la Comarca de la Hoya y la Diputación Foral de Navarra. Por su parte la Unidad Militar de Emergencias (UME) colabora con un equipo sanitario, dos secciones completas provistas de 5 autobombas, 2 camiones nodrizas y un bulldozer, además de Policía Militar. El despliegue antiincendios se completa con otros 3 bulldozer del Gobierno de Aragón. 


EL PERIODICO DE ARAGON

El fuego se ceba en la parte alta de Castanesa y está bajo control al sur

Ahí se concentró ayer la mayor parte del esfuerzo de los medios aéreos (ocho helicópteros y tres hidroaviones), dado que por su altitud, por encima de los 1.700 metros sobre el nivel del mar, resulta muy difícil combatir el incendio desde tierra. Además, la dirección del dispositivo antiincendios se trasladó de Laspaúles a Montanúy, que está más próximo a los focos más activos.

El viento volvió a amainar ayer, tras reavivarse la tarde del sábado, y permitió seguir adelante con las labores de extinción. Sin embargo, el dispositivo montado en el lugar del incendio no baja la guardia, pues las llamas podrían avanzar hacia los pueblos de Estet y Forcat, que pertenecen a Montanúy.

Con todo, no es en estos núcleos de escasos habitantes donde se emplean a fondo las brigadas terrestres, sino entre los despoblados de Seu de Dalt y Seu de Baix, que están situados algo más al sur. Allí cuatro bulldozers se dedican a limpiar el terreno y a abrir cortafuegos para impedir el paso de las llamas y, al mismo tiempo, posibilitar la llegada de maquinaria.

SIN CAMINOS Las laderas de las montañas, en cambio, son el objetivo preferente de los medios aéreos, en gran medida porque «ni siquiera existen caminos para llegar a muchos sitios», según señalaron ayer fuentes del parque de bomberos de Benabarre.

«Están bajo control dos tercios del territorio incendiado», aseguraron fuentes del Gobierno de Aragón, que no obstante precisaron que 40 de las 69 personas que fueron desalojadas el pasado jueves, cuando se declaró el fuego, todavía no pueden volver a sus hogares en las aldeas situadas a una y otra orilla del río Baliera, en el valle de Castanesa.

De forma que en estos momentos los vecinos todavía no pueden volver a 11 de los 14 núcleos que fueron evacuados como medida preventiva ante el avance de las llamas, que se vieron favorecidas por la sequedad del terreno y la vegetación y las elevadas temperaturas que se registran para esta época del año.

HIDROAVIONES Durante el día de ayer, los responsables de Protección Civil mantuvieron varias reuniones con los alcaldes de las localidades afectadas para estudiar el regreso de los desalojados. Sin embargo, existen muchas dudas sobre la conveniencia de esa medida. «El problema es que, al sur del valle de Castanesa, no se puede rematar el fuego», relató un bombero que forma parte del equipo de extinción. «Hay todavía brasas en puntos a los que no se puede llegar y existe el riesgo de que el viento las reavive y el incendio cobre fuerza de nuevo».

De hecho, ni siquiera el núcleo de Noales, situado a la entrada del valle, está enteramente a salvo del fuego. «Según cómo sople el aire, las llamas pueden cobrar fuerza de nuevo y avanzar hacia ese punto», indicó Nacho Escot, alcalde de Laspaúles.

En la jornada de ayer, la cuarta desde que empezó el incendio, los medios aéreos no cesaron de realizar pasadas sobre los sitios incendiados para descargar agua. Los ocho helicópteros movilizados se aprovisionan en una piscina del pueblo leridano de Vilaller y en otra del cámping de Laspaúles.

Los hidroaviones, tres en total, deben desplazarse más lejos para conseguir agua. Realizan un viaje tras otro al embalse de Mediano, situado al suroeste, a unos 45 kilómetros de distancia en línea recta. El recorrido completo, entre la ida y la vuelta, les cuesta 20 minutos, aproximadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.